El servicio era el único con los permisos para operar en la capital mexicana (Foto: Cuartoscuro)
El servicio era el único con los permisos para operar en la capital mexicana (Foto: Cuartoscuro)

La empresa de monopatines eléctricos Grin Scooters, la única que operaba con permiso en la Ciudad de México, anunció este martes que suspenderá sus operaciones en la capital del país debido al robo de sus vehículos.

A través de una carta publicada en sus redes sociales y que anteriormente había enviado a sus usuarios, el gerente general de la compañía, Santiago Jiménez, detalló que el cierre no es definitivo, pero que la suspensión se extenderá "hasta nuevo aviso".

El gerente general hizo pública una carta con los motivos de la suspensión temporal del servicio de monopatines (Foto: Grin Scooters)
El gerente general hizo pública una carta con los motivos de la suspensión temporal del servicio de monopatines (Foto: Grin Scooters)

"He tomado la difícil decisión de hacer una pausa en las operaciones de Grin en la Ciudad de México. Esto significa que a partir del día de hoy y hasta nuevo aviso no encontrará monopatines Grin en las calles de la ciudad. Sé que esta decisión limita tus opciones de movilidad. Te ofrezco una disculpa por las complicaciones que esto te pueda ocasionar", señaló Jiménez.

"Desde afuera, parecería una contradicción tomar este tipo justo después de convertirnos en la única compañía de monopatines en obtener el permiso anual de operación en la CDMX", explicó. "Algunos pensarán que después de pagar la contraprestación esto es una locura. Les aseguro que no es el caso", completó.

De acuerdo con medios locales, la contraprestación que pagó Grin fue de unos 24.5 millones de pesos (aproximadamente USD 1.25 millones) y, sin embargo, sufrió el robo de unas 130 unidades nuevas de las 500 que había sacado a la calle el último fin de semana.

La compañía aceptó que el robo de los monopatines representa el mayor reto para su operación (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)
La compañía aceptó que el robo de los monopatines representa el mayor reto para su operación (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)

La suspensión, destacó Jiménez, servirá para que "cientos de personas" en la compañía hagan ajustes para mejorar el servicio y migrar sus sistemas, además de que "sumarán una nueva opción de micromovilidad a la familia Grin".

La sustracción de los monopatines, dijo, representa el mayor reto para la operación de la compañía, que ofreció viajes gratis durante el primer día de su regreso a las operaciones, aunque no dio un estimado de cuándo sucederá.

Grin también tranquilizó a sus usuarios precisando que el saldo que actualmente tienen se respetará para el futuro. "Podrás utilizarlo en cuanto estemos de vuelta, esto solo es temporal", explicaron.

Los usuarios podrán usar su crédito una vez que la compañía retome operaciones, aunque no dieron detalles sobre cuándo será (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)
Los usuarios podrán usar su crédito una vez que la compañía retome operaciones, aunque no dieron detalles sobre cuándo será (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)

La decisión de Grin se une a otros obstáculos en el camino que enfrentan los habitantes de la capital mexicana a la hora de encontrar formas nuevas y más fáciles de movilizarse. La urbe encabeza constantemente las listas de ciudades con peor tráfico del mundo y los altos niveles de contaminación han hecho que algunos busquen alternativas para evitar los automóviles.

Sin embargo, los altos índices de delincuencia y la iniciativa agresiva del gobierno local para regular la joven industria complican las cosas. "Vamos a trabajar en formas de colaborar con el gobierno de Ciudad de México para evitar los robos de scooters", indicó Grin. "Esperamos volver pronto con mayores opciones de movilidad, un mejor servicio y ojalá menos scooters robados".

Grin pagó más de USD 1.2 millones para operar legalmente en la capital mexicana (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)
Grin pagó más de USD 1.2 millones para operar legalmente en la capital mexicana (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)

La nueva administración de la ciudad exigió hace poco que todas las compañías de scooters eléctricos soliciten un permiso anual que incluye una subasta para decidir la cantidad de vehículos que cada empresa podría tener en un espacio determinado.

Solo Grin siguió el proceso. Bird, otra compañía de scooters eléctricos, continúa operando sin permiso. Lime se negó a pagar, argumentando que el proceso no se basa en ninguna legislación.