Andrés Manuel López Obrador no asistirá a la cumbre del G20 (Foto: Cuartoscuro)
Andrés Manuel López Obrador no asistirá a la cumbre del G20 (Foto: Cuartoscuro)

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, no ha abandonado el país en casi dos años, y no lo hará para la cumbre de los principales líderes mundiales en Japón este mes.

AMLO, como se le conoce, ha centrado sus primeros seis meses como presidente en asuntos internos, desde combatir la corrupción y la inseguridad hasta reforzar la petrolera estatal Petróleos Mexicanos. Eso ocupa tanto de su tiempo que el martes hizo pública una decisión largamente esperada, de faltar a la reunión del Grupo de los 20, que se llevará a cabo en Osaka del 28 al 29 de junio.

En la reunión mundial, México estará representado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el ministro de Finanzas, Carlos Urzua, dijo AMLO el martes. Esta sería la primera vez que un presidente mexicano falta la cumbre de los líderes más poderosos del mundo, que se lleva a cabo desde 2008.

"No voy a viajar sin motivo", dijo en una de sus conferencias de prensa matutinas en marzo. "Es decir, no voy a hacer turismo político. Tengo muchas cosas que hacer en este país. Siempre he pensado que la mejor política exterior es la política interna ".

El énfasis de AMLO

Parece tener detenida la política exterior de México (Foto: Cortesía Presidencia)
Parece tener detenida la política exterior de México (Foto: Cortesía Presidencia)

Esa es una nueva imagen para México, cuya economía depende de la integración global. Llega en un momento en que la nación podría usar más compradores para sus exportaciones ante la amenaza inminente del incremento de aranceles por parte de los EEUU, el comprador del 80% de sus bienes. Atraer a turistas internacionales también es importante, dado que la industria recaudó USD 23.00 millones el año pasado, solo por debajo de las remesas y las exportaciones de petróleo como fuentes de divisas.

"Hay una sensación real de que no le da importancia a lo que sucede internacionalmente, porque todas sus señales han estado en esa línea", dijo Veronica Ortiz, analista política que es anfitriona de un programa en el canal no partidista del Congreso de México.

Un presidente que se pierde el G-20 podría no ser tan importante en una época en que los líderes pueden mantenerse en contacto a través de videoconferencias y teléfonos celulares. Pero con AMLO, incluso ese no es siempre el caso. Mantiene un apretado programa de viajes dentro de México, organizando reuniones y lanzamientos de sus programas sociales en muchas de las ciudades más pobres de la nación. Su decisión de viajar comercialmente y vender el avión presidencial en una muestra de austeridad significa que en ocasiones otros líderes no pueden  ponerse en contacto con él fácilmente.

"Mucho más importante"

López Obrador suele estar de viaje por las partes más pobres del país (Foto: YouTube)
López Obrador suele estar de viaje por las partes más pobres del país (Foto: YouTube)

El mes pasado, cuando el presidente Donald Trump buscaba a AMLO para coordinar un anuncio sobre el alza de las tarifas del acero, no pudo contactarlo. El presidente se encontraba en un viaje de cinco horas a través del estado rural de Chiapas a una ciudad de 5.000 habitantes para un evento sobre un programa de semillas agrícolas, y no recibió recepción por teléfono celular, según el viceministro de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, quien representa a AMLO en las conversaciones comerciales.

"Para el presidente López Obrador, lo que estaba haciendo era mucho más importante que hacer el anuncio", dijo Seade a los reporteros el 17 de mayo.

La falta de interés de AMLO en los viajes internacionales es aún más sorprendente en comparación con los esfuerzos diplomáticos de sus predecesores inmediatos: en sus primeros seis meses en el cargo, Enrique Peña Nieto hizo nueve viajes internacionales, incluidos a China y Japón, mientras que Felipe Calderón viajó alrededor de cuatro veces.

La última vez que AMLO abandonó el país fue en septiembre de 2017, cuando viajó a Washington y a Cantabria, en el norte de España, para visitar las tierras de su difunto abuelo, según su oficina de prensa.

Fuente: Bloomberg