El ejido Rincón Colorado o Valle de los Dinosaurios, en el estado Coahuila (Foto: Cortesía INAH)
El ejido Rincón Colorado o Valle de los Dinosaurios, en el estado Coahuila (Foto: Cortesía INAH)

Al caminar por el desértico terreno del ejido Rincón Colorado o Valle de los Dinosaurios, en el estado Coahuila, saltan a la vista huesos que se mimetizan con las grandes rocas que hay ahí.

Esas rocas son piezas clave para armar el rompecabezas de la vida que habitó esas tierras ya hace muchísimos años, la vida que antecedió a la llegada del hombre.

Rincón Colorado, es primera zona paleontológica abierta al público en México,  en la que por dos décadas pobladores de la comunidad y gobiernos trabajaron en conjunto para conservar este  importante patrimonio.

Rincón Colorado, es primera zona paleontológica abierta al público en México (Foto: Cortesía INAH)
Rincón Colorado, es primera zona paleontológica abierta al público en México (Foto: Cortesía INAH)

En el sitio está resguarda una alta concentración de restos de dinosaurios. Es un lugar emblemático para la paleontología mexicana porque luego de descubrir los primeros restos de dinosaurios, en la última década del siglo XX, surgieron las primeras investigaciones sobre estos gigantes prehistóricos y desde entonces Rincón Colorado ha sido estudiado por especialistas de distintas instituciones.

En el lugar se conservan huellas de las playas del periodo Cretácico y se han descubierto restos de dinosaurios herbívoros llamados hadrosaurios en grandes concentraciones.

Con estos descubrimientos se puede hacer un viaje a la Tierra como era hacer 72 millones de años.  Por las orillas del antiguo mar interior de Norteamérica, se pueden encontrar vestigios de lo que fue la vida, existen huellas que permanecen en el desierto en sus rocas, canteras ricas en fósiles marinos, de plantas e insectos

Se puede hacer un viaje a la Tierra como era hacer 72 millones de años ( Foto: Cortesía INAH)
Se puede hacer un viaje a la Tierra como era hacer 72 millones de años ( Foto: Cortesía INAH)

El hallazgo, que se dio hace más de 20 años, se confirmó que en el territorio mexicano existían dinosaurios y elementos para la investigación de esta temporalidad", explicó Felisa Aguilar Arellano, presidenta del Consejo de Paleontología del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Agregó que existen acuerdos para la protección y conservación del lugar. "Existe un decreto en el cual se considera área natural protegida y lo más importante, retomando al espíritu de los primeros investigadores, es que este sitio formará parte de la educación, a nivel de divulgación científica", dijo Aguilar Arellano.

Rincón Colorado esta abierto al público desde el mes de noviembre de 2018, es un lugar donde podemos realmente conocer un poco más sobre cómo fue la vida hace millones de años en nuestro planeta.

Felisa Aguilar Arellano, presidenta del Consejo de Paleontología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Foto: Cortesía INAH)
Felisa Aguilar Arellano, presidenta del Consejo de Paleontología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Foto: Cortesía INAH)

En el marco del 80 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se inauguró la exposición temporal "El INAH y la paleontología mexicana", en el Museo Nacional de las Culturas. En dicha exposición explican el proceso de excavación y ejemplares que se pueden encontrar.

Entre los acontecimientos que marcaron el desarrollo de la disciplina al interior del instituto, mencionan el descubrimiento de implementos de época prehistórica en asociación con restos articulados de mamut en Santa Isabel Iztapan, por Luis Aveleyra (1952); los análisis de Manuel Maldonado Koerdell (1956), en restos de fauna y lítica del Cuaternario y el poblamiento de México, localizados en la Cueva de la Candelaria, Coahuila; la creación de los laboratorios de paleozoología (1963), espacio en el que Ticul Álvarez Solórzano se empeñó en la identificación de los restos y creación de colecciones de comparación.