Un video de tres alpinistas que subieron a la punta del cráter del Popocatépetl el 12 de marzo se volvió viral por la peligrosidad del volcán que ha registrado constante actividad las últimas semanas. En redes causaron admiración pero también se les tachó de "irresponsables"; sin embargo en entrevista con Infobae aseguraron que no quieren que se les criminalice.

En Twitter el Grupo de Operaciones y Respuesta ante Desastres, Ayuda y Salvamento (GORDAS USAR- (Urban Search and Rescue)-) se adjudicaron la grabación del video, pero resaltaron que no fue un acto impulsivo sino planeado y con tres motivos principales.

"Las personas que subieron hasta el cráter lo hicieron para realizar mediciones científicas de altura, temperatura, velocidad del viento, entre otros. El segundo motivo fue acompañar al grupo de pobladores de Santiago, Xalitzintla, Puebla, que cada año van a dejar una ofrenda al volcán", detalló Honorio Hernández, representante legal de GORDAS USAR.

Como tercer motivo, el abogado explicó: "para nosotros era primordial conocer un área de riesgo. Hace algunos años servicios de emergencia se tardaron más de cinco días en rescatara una persona porque no conocían el volcán, no dejaron que se acercara gente de la zona siendo que el conocimiento por parte de estas personas es primordial".

El Grupo de Operaciones y Respuesta ante Desastres, Ayuda y Salvamento se autodefine como un asociación de rescate no lucrativa de voluntarios multidisciplinaria, con experiencia en alpinismo, primeros auxilios, atención médica pre hospitalaria, rescate en alta montaña, rescate espeleológico, rescate urbano y combate de incendios forestales, asimismo señalaron su participación en el sismo de 2017 en Puebla y diversos incendios forestales en varios estados de la república.

"La grabación e ida al volcán no fue 'un improvisado viaje de chavos', fue gente experimentada con objetivos específicos. Desde hace un año se comenzó con el monitoreo, logística, aún sabiendo que la naturaleza puede cambiar en cualquier momento, es gente experimentada, que tiene los conocimientos en zonas de difícil acceso y la condición física y mental. No fue un hobbie sino para tener otro tipo de aprendizaje, de experiencia", añadió Hernández.

De igual manera, apuntó que el viaje se llevó a cabo bajo la propia responsabilidad de cada uno de los integrantes, ninguna instancia ni pública ni privada apoyó esta incursión, "tampoco no hay tintes políticos".

Visita anual de familias

Cada año el 12 de marzo pobladores de Santiago, Xalitzintla, que forma parte del municipio de San Nicolás de los Ranchos, del estado de Puebla realizan un recorrido cercano al volcán para llevarle ofrendas y realizarle una ceremonia, que se celebra desde tiempos prehispánicos.

La ofrenda consta de fruta, semillas, pescado, mole, vino. Se coloca una cruz adornada con flores, se reza y se acompaña con música. Los feligreses suelen pedir salud, abundancia, cosechas, entre otros favores.

Aunque la ofrenda principal se realiza el 12 de marzo, también suben una segunda ofrenda al Popocatépetl el día 2 de mayo, a razón del Día de la Cruz, pero en esa fecha le piden lluvias para apoyar los cultivos de la zona y que se esperan rindan buenos frutos en este año.

Los alpinistas rescatistas que subieron, lo hicieron en compañía de los pobladores, aseguró Hernández. "Ellos son alpinistas y conocen el área perfectamente, cada año suben, son gente experimentada en trabajos agrestes".

"Nosotros también nos percatamos que había gente intoxicada etílicamente así como con estupefacientes, es parte de nuestra responsabilidad, el acompañamiento ya que tenemos capacitación y brindamos primeros auxilios", dijo Honorio.

El litigante, que también forma parte del grupo, explicó que se les acompañó hasta "el ombligo del volcán" y de ahí se emprendió el viaje a la punta, además que el conocimiento empírico de estas personas es muy valioso.

"Ellos tienen formas de saber cuando el volcán va a reaccionar, una de ellas es observar a los animales, si bajan corriendo es una señal de alerta porque son más sensibles y no subirían, ellos saben a dónde dirigirse", expuso.

"Con nosotros iba con una perrita, uno de los pobladores con quien íbamos nos dijo claramente, si la perrita se regresa o se niega a subir, en ese momento nos bajamos, son animales que conocen el área, añadió.

De igual forma señaló que están conscientes de los riegos que implicaba: "no se busca poner en riesgo a otros rescatistas, tenemos claro que no se debe poner en riesgo innecesario a más gente, incluso nosotros solicitamos que no se suba, pero cuando son decisiones propias, planeadas, sí. Incluso firmamos hojas para eximir cualquier tipo de responsabilidad a nuestras familias, no buscamos indemnización de ningún tipo".

Finalmente dijo que su objetivo al escalar el volcán era que: "podemos ayudarlos a crear nuevas políticas públicas de protección civil. Todo el tiempo hay alpinistas subiendo, la diferencia es que algunos lo hacen público y otros no, y es mejor adaptar rutas y señalizaciones".