Giselle Garrido Cruz, una niña de 11 años, desapareció el sábado 19 de enero y aún no hay rastro de ella.

Eran las 11 de la mañana cuando salió a un cibercafé y luego se encontraría con su papá en el municipio de Chimalhuacán en el Estado de México.

La menor desapareció en la colonia San Lorenzo a escasos 5 minutos de su casa, después del ciber, quedó de encontrarse con su papá quien es chófer de una unidad de transporte pero jamás llegó.

Familiares y amigos comenzaron a buscarla, calle por calle pero la menor no apareció es por eso que se lanzó una Alerta Amber y su madre publicó fotos de ella en redes sociales para averiguar si alguien la ha visto o sabe algo de su paradero.

El día de su desaparición Giselle vestía un suéter verde, pants en color rojo y tenis de color negro. La menor mide 1.50m, es delgada, cara redonda, cabello de color castaño lacio, nariz chata, ojos café de tez morena.

Su seña particular son las pecas que tiene en su rostro y una cicatriz en la frente. Se le pide a la sociedad llamar al 01800 89 029 40 si tiene alguna información.

Giselle desapareció en la colonia San Lorenzo, a menos de 5 minutos de sus casa, se vería con su papá en el semáforo de la avenida
Giselle desapareció en la colonia San Lorenzo, a menos de 5 minutos de sus casa, se vería con su papá en el semáforo de la avenida

Sus padres asistieron a denunciar su desaparición el mismo sábado y para ubicar en las cámaras de seguridad de las vialidades pero las autoridades les señalaron que en esa zona "no servían" por lo que sólo levantaron una Alerta Amber.

El domingo vecinos y organizaciones civiles apoyaron a los padres de la menor y realizaron una marcha para exigir la aparición y búsqueda de la menor, de la cuál no se tiene ningún indicio.

"Entréguenmela, yo no voy a hacer nada, si saben mi domicilio, o de dónde la tomaron, por favor regrésenmela, yo lo único que quiero que esté mi hija conmigo, por favor, hagan una movilización, ayúdenme a buscar a mi hija, por favor, si se puede tocar casa por casa, tienen la posiblidad", expresó ese mismo día su madre quien se encontraba desesperada.

Las desapariciones y feminicidios en el Estado de México han puesto en alerta a diversas organizaciones civiles ya que es alarmante el número de casos que se han registrado en esa entidad y aledañas del Estado de México.

En 2017 conmocionó el rapto y asesinato de Valeria de 11 años en el mismo municipio de Nezahualcoyotl. Su cuerpo fue encontrado sin vida en una combi propiedad de José Octavio "N" quien murió en prisión a días de ser ingresado.

Apenas hace unas semanas, durante las primera horas del 1 de enero de este 2019 la pequeña Camila "N" de nueve años fue violada y estrangulada por un hombre quien la dejó afuera a unos metros de la puerta de su casa para huir, en Valle de Chalco, Estado de México, entidad con alto índice de feminicidios.

La pequeña estaba jugando con cohetes afuera de su casa cuando dejaron de verla alrededor de las 19 hrs. del 31 de de diciembre, fue hasta las 4 horas del 1 de enero que la encontraron asesinada en la misma calle a unos metros donde fue vista por última vez.

Marciano Cabrea Romero fue localizado en Puebla e impugnado por el hecho.