En la zona donde explotó el ducto de gasolina, en Hidalgo, ya estaba el Ejército: trató de persuadir a la población en retirarse, ya que se quería evitar cualquier accidente. Al ver que llegaban más pobladores de Tlahuelilpan, los uniformados decidieron alejarse e intentar controlar a los habitantes que robaban el combustible.

Con respecto al informe de la Secretaría de la Defensa Nacional, se mencionó que recibió un mensaje por parte del mando que estaba en la base de operaciones: 25 elementos realizaron recorridos de los ductos y cuando detectaron la toma clandestina, en un momento que no tenía mucha salida el combustible, había personas cercanas a la toma, pero al aumentar la salida del hidrocarburo, llegó a alcanzar una altura de 6 o 7 metros.

Cuando se incrementó la salida del combustible, se empezó a reunir más gente, los elementos mencionan que había entre 600 u 800 personas que empezaron a llegar al área de la toma.

El ejército trató de persuadir a los pobladores, pero hicieron caso omiso y después se tornaron un poco agresivos; al verse rebasado por la cantidad de gente que llevaba embaces, para llenar de combustible, y se vieron obligados a retirarse a un costado. No buscaron confrontación, aunque aun así siguió llegando e incrementándose la gente.

(foto: especial)
(foto: especial)

Además, informaron que había personas que tenían combustible en sus ropas por la misma presión. Cuando se presentó la explosión se buscó ayudar a los heridos y fue ahí cuando llegaron las tropas. Hasta este momento el comandante 18 de la zona militar, responsable de la seguridad de ahí llegó con 400 elementos más coadyubando en las tareas que se están haciendo sobre las investigaciones.

El titular de la Sedena reiteró que el personal que la dependencia vigiló los ductos con grupos de soldados a una distancia de 20 kilómetros unos de otros, es por eso que el presidente Andrés Manuel señaló que la actitud del Ejército fue correcta y oportuna para evitar una confrontación.

"Nosotros no vamos a apagar un fuego con fuego, está demostrado que no se puede enfrentar el mal con el mal, por eso la decisión que se ha tomado es atender primero las causas que originan los hechos ilícitos, no se resuelve con medidas coercitivas, por eso se agravó la situación en el país porque se optó por la confrontación", explicó en conferencia.

Con respecto a la pelea en contra del huachicoleo, expresó que no es tarea fácil darles a entender a una multitud la explicación sobre los riesgos, "hay constancia de cómo se enfrenta la población al Ejército, a la policía".