López Obrador afirmó que este martes sólo hubo el robo de 27 pipas. (Foto: Presidencia de México)
López Obrador afirmó que este martes sólo hubo el robo de 27 pipas. (Foto: Presidencia de México)

A los cambios en el sistema de distribución que han afectado el abasto de combustibles en distintos estados del país, se sumó ayer una fuga en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) que va de la Ciudad de Tuxpan en Veracruz a la alcaldía de Azcapotzalco, en la Ciudad de México.

"No sabemos qué sucedió, si fue intencional o una fuga en el ducto", dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al explicar el problema de abasto de gasolinas que hubo este martes en la Ciudad de México.

"Se está arreglando, hoy va a quedar arreglado por completo", aseguró. Pero aclaró que el problema del retraso en el abasto no fue sólo por el accidente en el ducto, sino por el cambio en el sistema de la distribución, "que se agravó a partir de que se dio esta fuga".

A partir de la puesta en marcha del plan conjunto para frenar el robo de combustible en el país conocido como "huachicol", el gobierno federal y Pemex decidieron racionalizar la distribución de gasolinas y diésel por los ductos, vulnerables a la "ordeña" o robo.

En su lugar, recurrieron a la distribución mediante pipas que ha provocado retrasos en el abasto en el país y la inconformidad de los consumidores.

"Sería fácil abrir los ductos y decir se normalizó la situación", dijo. Pero "no podemos utilizarlos porque existen redes que se crearon para robarse las gasolinas". Por eso, dijo, no abrirán los ductos "a sabiendas del robo".

Frente a las protestas de los ciudadanos, López Obrador pidió prudencia y tranquilidad. "Pido a la gente, los ciudadanos, que nos ayuden para que no se exagere con la idea de que no va a haber gasolina y vamos a aprovechar a llenar el tanque por cualquier cosa, porque si hacen eso entonces se complica más la situación".

En cambio, "si actuamos con tranquilidad, con responsabilidad, entonces nos ayuda mucho a resolver lo más pronto posible", dijo el presidente en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador insistió en que hay gasolina suficiente en el país y pidió el apoyo de los ciudadanos para acabar con el robo de combustible, que ha disminuido considerablemente desde la puesta en marcha del plan, aseguró.

De acuerdo con sus datos, este martes 8 de enero fue el día que menos combustible robaron en la historia reciente: sólo 27 pipas, en comparación con las 700 que en promedio robaban al día antes del plan conjunto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: