Las cámaras de un negocio captaron cuando un Policía Federal fue asesinado en Xochimilco

La cámara de un negocio captó el momento en el que el policía fue asesinado (Foto: Captura/ Contra Réplica)
La cámara de un negocio captó el momento en el que el policía fue asesinado (Foto: Captura/ Contra Réplica)

El asesinato del policía federal Ricardo Bustamante Tavares quedó registrado gracias a las cámaras de un negocio de Ciudad de México. El agente estaba a punto de concluir los trámites para darse de baja de la corporación policial, cuando fue ejecutado de 7 balazos.

El reloj de la cámara marcó las 6 de la tarde con 16 segundos cuando dos hombres se acercaron al vehículo donde estaba el agente. Uno de los sicarios era robusto y llevaba una playera blanca de manga corta, mientras que el otro era más delgado y llevaba una chamarra. Cada uno llevaba su propia pistola.

Cuando los hombres notaron que la ventanilla del conductor estaba abierta, apresuraron el paso sin titubear.

Mientras un camión del transporte público cargado con pasajeros pasó enfrente del automóvil, los sicarios dispararon en repetidas ocasiones contra el conductor, sin importarles el abundante tránsito de vehículos. La encomienda había sido muy clara: el policía Ricardo Bustamente no podía seguir vivo.

Las autoridades que llegaron más tarde a la colonia Tierra Nueva, en la alcaldía Xochimilco, al sur de la capital mexicana, identificaron al oficial Bustamante gracias a su credencial de trabajo y su teléfono celular. El gafete decía que estaba adscrito a la Dirección Central de Servicios de Seguridad y tenía como vigencia la fecha 31 de diciembre del 2018.

Más tarde también llegaron los peritos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ), quienes recabaron todos los indicios y levantaron el cuerpo. De acuerdo con su informe, alrededor del auto encontraron varios casquillos calibre 40 de la marca "águila"

Ricardo Bustamante Tavares (Crédito: C4Jiménez e Imagen Noticias)
Ricardo Bustamante Tavares (Crédito: C4Jiménez e Imagen Noticias)

La revisión posterior de las cámaras reveló que el agente no había llegado solo a ese lugar. Aunque en el vídeo difundido por el diario ContraRéplica no aparecen las imágenes del momento, los oficiales informaron que Ricardo Bustamente llegó acompañado de otro sujeto.

Sin embargo, minutos antes de que el policía fuera ejecutado el hombre que lo acompañaba bajó del vehículo y se fue del sitio.

La policía de investigación de la PGJ todavía está buscando a aquel hombre, pues sospechan que estuvo implicado en el asesinato. Probablemente él le dijo a los sicarios dónde estaba el agente Bustamante.

Los sicarios se acercaron sin titubear (Crédito: C4Jiménez e Imagen Noticias)
Los sicarios se acercaron sin titubear (Crédito: C4Jiménez e Imagen Noticias)

Las autoridades creen que tal vez se trató de una venganza cometida por narcomenudistas de la zona, aunque aún no han encontrado más indicios que refuercen esta teoría. Actualmente continúan buscando el vehículo en el que huyeron los sicarios.

Cuando la familia fue a reclamar el cuerpo en la fiscalía de Xochimilco, una tía del policía recordó que hace no mucho tiempo Bustamente había sido sorprendido cometiendo un robo. Supuestamente por eso tenía problemas con la Policía Federal y estaba a punto de ser dado de baja.

México: un país peligroso para los policías

Los policías de Michoacán encabezan la lista de corporaciones con estudios más bajos.
Los policías de Michoacán encabezan la lista de corporaciones con estudios más bajos.

Hasta septiembre del 2018 se contaron 326 policías asesinados en la República Mexicana.

En Ciudad de México se registraron 15 casos, mientras que en Guanajuato, entidad que encabeza la lista, ocurrieron 60 ejecuciones contra agentes de diversas corporaciones.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), la mayoría de los asesinatos fueron ataques directos.

Los razones por las que los policías son asesinados varían, aunque se pueden resumir en tres causas principales: por fallas en su actuar policial (falta de preparación), por la detención de algún líder criminal (incluye aseguramiento de armas y drogas), o por su vinculación con grupos delictivos. 

Agentes del la Policía Federal durante el enfrentamiento (EFE)
Agentes del la Policía Federal durante el enfrentamiento (EFE)

Otro factor, según expertos, tiene que ver con la impunidad en el sistema de justicia penal y los vacíos inconstitucionales que ocasionan que los delincuentes no sean detenidos al momento de agredir a un policía.

A diferencia de Estados Unidos, donde asesinar a un policía de cualquier nivel se convierte en un delito federal que es investigado hasta sus últimas consecuencias, en México los criminales saben que las capacidades de investigación son mínimas y que no hay mucha probabilidad de que sean capturados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: 

Joven de 15 años vestido de mujer asesinó a un policía federal para robarle su auto

Así roban en México, ni los policías se salvan

La lamentable formación de los policías en México: más de la mitad estudió hasta secundaria, primaria o es analfabeta