La ansiedad generada por la violencia empieza a repercutir en la salud de los mexicanos
La ansiedad generada por la violencia empieza a repercutir en la salud de los mexicanos

Nadie ha encontrado una solución al problema de sobrepeso y obesidad en México, pero ya existe una explicación sobre la raíz psicológica que llevó a engordar a millones de mexicanos.

La psicoterapeuta Sandra Gussinyé Canabal sostuvo en una conferencia en la Universidad Iberoamericana que en ciudades como Monterrey, en el estado de Nuevo León, donde se percibe más violencia, hay más obesidad, porque "comemos para calmar esa ansiedad".

Llamó "hambre emocional" a la ansiedad de comer para encontrar calma ante la incapacidad para sobrellevar una preocupación, como la de vivir en un lugar inseguro.

Sobre la percepción de la seguridad de los mexicanos, las estadísticas señalan que 76% de la población adulta considera que vivir en su ciudad es inseguro, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI.

En tanto que el 72.5% de la población padece obesidad, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (INSP). Entre los adultos mayores de 20 años, 7 de cada 10 tienen sobrepeso.

La población que más presenta el problema son los adultos mayores de 20 años. Siete de cada 10 tiene exceso de peso.

Tres de cada 10 niños de 5 a 11 años padecen sobrepeso u obesidad, mientras que la enfermedad aparece en 4 de cada 10 adolescentes de 12 a 19 años.

Asociaciones civiles critican a la Secretaría de Salud Federal por su incapacidad de abatir la epidemia de sobrepeso y obesidad en México, con campañas fallidas como la "Estrategia Nacional para el control del sobrepeso, obesidad y diabetes".

Pese a que la diabetes es la segunda causa de muerte en México, el presupuesto al sector salud destinado para la prevención se estancó en 452 millones de pesos (22 millones de dólares) tras los recortes de presupuesto federal en 2017.

Simón Barquera, director del área de investigación en Políticas y Programas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública aseguró a la revista Obesity que además de los recursos económicos, faltan especialistas en nutrición, tratamientos actualizados y mecanismos estandarizados para el diagnóstico de la obesidad y diabetes.

Entre las varias causas de la obesidad, además del miedo, están los malos hábitos alimentarios, sedentarismo, componentes genéticos y la interacción con el ambiente, pues vivir en climas fríos y en alturas elevadas, genera predisposición al padecimiento, según Alfredo Martínez, catedrático de la Universidad de Navarra, en España. 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: