Los asaltantes abrieron de manera violenta los ataúdes para robar los cráneos.
Los asaltantes abrieron de manera violenta los ataúdes para robar los cráneos.

En su ronda de vigilancia del pasado domingo, al mediodía, el encargado de la seguridad del panteón Capilla de Guadalupe, ubicado en el municipio de Tepatitlán, Jalisco, se topó con una espeluznante sorpresa.

Afuera de sus tumbas había cuatro ataúdes abiertos de manera violenta y, dispersos, los cuatro cadáveres sin su cabeza.

El vigilante llamó a la policía municipal y esta a su vez informó a la Fiscalía Regional del estado, quienes enviaron al lugar dos unidades de la policía investigadora y peritos forenses para realizar las investigaciones correspondientes.

Al recorrer el lugar, las autoridades detectaron que los asaltantes habían intentado abrir otras 5 tumbas y que en el lugar quedaron los ladrillos, pedazos de cemento y destrozados los ataúdes de madera de donde extrajeron los cadáveres.

Los asaltantes rompieron los nichos y las criptas para extraer los cuerpos.
Los asaltantes rompieron los nichos y las criptas para extraer los cuerpos.

Las gavetas de donde se sacaron los cráneos fueron la 19 de la línea 6, la siete de la línea 10 y dos cuerpos de la línea 14. Todas de la sección B.

Las autoridades informaron que el hecho debió ocurrir durante las primeras horas del domingo, y hasta el momento no hay indicios de los responsables ni una hipótesis sobre el destino de los cráneos.

Sin embargo, por antecedentes presumen que pudieron ser robados para venderse a estudiantes de odontología y medicina o para prácticas de esoterismo.

Con ayuda del encargado del panteón, quien aseguró que esta fue una situación inusual, las autoridades identificaron a 3 de los cuatro cuerpos: dos hombres y una mujer.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: