Matthew ha estado en rehabilitación tres veces (AP)
Matthew ha estado en rehabilitación tres veces (AP)

"Todo el mundo sabe que tengo un historial de alcoholismo", declaró hace años Matthew Perry, el famoso Chandler de la emblemática serie Friends, y aunque ha estado en rehabilitación tres veces, parece que la estrella no ha dejado del todo la bebida, ahora que lleva una solitaria vida entre su habitación de un hotel y sus citas en el hospital.

De acuerdo con una investigación del portal Radar Online, los únicos compañeros ahora de Perry son los bartenders en el hotel donde se hospeda desde hace meses y que le cuesta nada menos que USD 7.000 por noche.

En 2018 Perry estuvo hospitalizado por una "perforación gastrointestinal", y tras el alta decidió hospedarse en un hotel de la Gran Manzana, aunque Radar Online no reveló el sitio exacto.

Lo que destacó la investigación del portal es que pese a sus problemas de alcoholismo, Perry sigue bebiendo. Una fuente consultada por el medio señaló que al actor no le gusta ser molestado "y se va a las áreas privadas del hotel, donde solo están permitidos los VIP y ordena algunos tragos fuertes".

(Ron Sachs/ CNP)
(Ron Sachs/ CNP)

"Casi nadie lo reconoce porque es un desastre comparado con lo que la gente recuerda. Se mantiene reservado y difícilmente deja su habitación hasta después del anochecer, excepto por un cigarrillo o una cita en el hospital", explicó la fuente consultada.

Otra persona aseguró que el actor se la pasa "escondido en su habitación. Cuando lo vi, parecía fuera de sí y enfermizo".

Según uno más de los testimonios recogidos por Radar Online, Matthew ha pasado tanto tiempo en ese hotel que ya compró su propia tv de gran tamaño para tener en la habitación, así que al menos por ahora no parece que piense abandonar ese lugar.

El mismo portal indicó que recientemente el actor fue captado con un aspecto desaliñado y fumando cigarrillos antes de ingresar al hospital New York University Langone.

Según la historia de Radar Online, aunque Courteney Cox (su compañera en Friends) ha estado en el hotel donde se hospeda Perry, nunca ha convivido con él.

Los amigos de Perry están preocupados por él, pues apenas socializa. Apenas se lo ha visto con algunas mujeres que, al parecer, se desanimaron por el aspecto descuidado del actor. "Necesita ayuda. Esperamos que la obtenga", dijo una fuente cercana.

Perry nunca ha ocultado sus problemas de adicciones, que comenzaron cuando estaba en lo más alto de la fama con la serie Friends (transmitida entre 1994 y 2004).

"Durante unos ocho meses estuve encantado de ser famoso. Hasta que me di cuenta de que la fama no iba a arreglar las cosas que no funcionaban. Creía que la popularidad me haría feliz, pero no fue así. Y me llevé una profunda decepción", dijo en una entrevista sobre la manera en que la popularidad llegó a su vida.

Matthew Perry y Maggie Wheeler en una escena de “Friends”
Matthew Perry y Maggie Wheeler en una escena de “Friends”

Al consumo de alcohol se sumó una adicción a los analgésicos, desatada luego de un accidente en esquí, en 1997. Mientras en la pantalla la gente disfrutaba de las ocurrencias de Chandler, en lo privado, Matthew consumía un litro de vodka y unas 30 pastillas de Vicodin al día.

Lo que sí se notaba era que subía y bajaba de peso constantemente, pero nunca faltó a una sola grabación de la serie. Tener ese empleo lo motivaba a levantarse todos los días.

"Soy una persona bastante reservada, pero estaba en un programa de televisión que veían 30 millones de personas. La gente lo sabía y era público lo que me estaba sucediendo", dijo en alguna ocasión sobre su lucha contra las adicciones.

Tras sus ingresos a rehabilitación, el actor comentó: "No se puede tener un problema de drogas durante 30 años y luego esperar que se solucione en 28 días".