La actriz confesó que al leer el guion creyó hasta el último momento que su destino cambiaría (Foto: HBO)
La actriz confesó que al leer el guion creyó hasta el último momento que su destino cambiaría (Foto: HBO)

El final de Game of Thrones no solo decepcionó a más de un millón de fans de la serie. También disgustó a algunos de los actores protagonistas, que se mostraron poco convencidos con el destino de sus personajes.

El gesto incómodo de Emilia Clarke cuando le preguntaron hace meses si le había gustado el final de la serie habló por sí solo. Conlet Hill actor que dio vida a Varysse deshizo de forma brusca del guion al leer durante los ensayos uno de los pasajes de la trama. Kit Harington (Jon Snow) no pudo disimular su asombro al saber que asesinaría a traición a su reina. Su reacción y desconcierto vaticinó lo que muchos espectadores sentirían después, durante la emisión del capítulo final.

La última protagonista en confesar su decepción fue Maisie Williams, Arya Stark en la serie. En concreto, a la actriz le disgustó no haber terminado la venganza con la que soñaba desde la primera temporada: asesinar a Cersei Lannister.

Arya huyó por las calles de King’s Landing para salvar su vida, y renunció a la venganza con la que soñaba desde la primera temporada (Foto: HBO)
Arya huyó por las calles de King’s Landing para salvar su vida, y renunció a la venganza con la que soñaba desde la primera temporada (Foto: HBO)

La profecía de Melisandre, que aseguraba que Arya cerraría "ojos marrones, ojos azules y ojos verdes", ilusionó a muchos. La menor de la Casa Stark se encargaría de terminar con la vida de la usurpadora del Trono de Hierro, uno de los momentos más esperados de esta última temporada.

Cuando la pequeña de los lobos partió con The Hound (el perro) hacia la capital para cumplir su propósito, muchos creyeron que la ansiada venganza se acercaba. Lo que ocurrió en los capítulos siguientes fue un doloroso desengaño.

Al llegar a la Fortaleza Roja, Arya se acobardó, y temiendo que la aplastara una piedra, huyó sin cumplir su cometido. La valentía de la menor de los Stark -que la había llevado a sobrevivir hasta la octava temporada- se volatilizó en el momento más trascendental. Los ojos verdes resultaron ser los de Meñique. ¿Era esta la Arya Stark que todos conocían?

Muchos espectadores esperaban que Arya matara a Cersei Lannister (Foto: HBO)
Muchos espectadores esperaban que Arya matara a Cersei Lannister (Foto: HBO)

Ni siquiera Maisie Williams reconoció a su personaje en esa escena.

"Quería que Arya matase a Cersei, aunque ello significara la muerte de mi personaje", reveló en una entrevista con Entertainment Weekly.

Con el deseo de escapar de la aniquilación de Daenerys Targaryen, la menor de las hermanas Stark renunció a asesinar a Cersei Lannister y, para sobrevivir, escapó por los callejones de King's Landing. Mientras, su eterna enemiga y su hermano Jamie morían abrazados y aplastados por los escombros.

"No fue un final para Arya. Es un final feliz. Incluso en el momento en el que Cersei estaba junto a Jaime, mientras leía el guion, pensé: 'Se va a quitar la máscara, aparecerá Arya y ambas morirán'", confesó la actriz.

Maisie Williams habría preferido que Arya utilizara su poder para matar a la mujer responsable de que ejecutaran a su padre, aunque eso significara su propia muerte. Muchos espectadores coincidieron con la intérprete y defendieron que ese era el final que merecía la siempre valiente Arya Stark. Un desenlace que, según opinaron, no se llevó a cabo por la falta de tiempo que habría impedido a los creadores pensar al detalle este desenlace.