Bajaron en Estados Unidos los pedidos semanales de subsidios por desempleo hasta su punto pre-pandémico

El número de solicitudes fue más bajo que el estimado por los analistas y señala una recuperación de la economía pese a la desaceleración de la actividad

Vista de la oficina del Departamento del Trabajo de Nueva York, en una imagen de archivo. EFE/Justin Lane
Vista de la oficina del Departamento del Trabajo de Nueva York, en una imagen de archivo. EFE/Justin Lane

Si bien el anuncio del día con respecto a economía es el 2 por ciento de desaceleración en el crecimiento en el tercer trimestre del año, este fin de octubre también ha traído buenas noticias relacionadas al desempleo.

Hace un año atrás los reclamos por seguros de desempleo ascendían a 7,7 millones. Hoy, esa cifra disminuyó a 2,2 millones. Aún alto, pero una considerable mejora.

Según reportó esta mañana el departamento de trabajo, la semana del 16 de octubre los nuevos reclamos por seguros de desempleo semanales disminuyeron en 10 mil personas con respecto a una semana anterior. Es decir, esa semana hubo 281 mil nuevos reclamos, una cifra radicalmente inferior a los 900 mil que se sumaban semanalmente al grupo de desempleados a comienzos de enero de 2021. Las cifras de la pasada semana son las mejores que se han obtenido desde marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia. Previo a la pandemia, el promedio semanal de nuevos reclamos era apenas por encima de los 200 mil.

Para los más escépticos que indican que esto puede ser una fluctuación semanal, el promedio de cuatro semanas demuestra un descenso de 21 mil reclamos con respecto al promedio de las cuatro semanas anteriores.

Imagen de archivo de gente haciendo fila afuera de un Kentucky Career Center buscando ayuda con sus solicitudes de subsidios por desempleo en Fráncfort, Kentucky, Estados Unidos. 18 de junio, 2020. REUTERS/Bryan Woolston/Archivo
Imagen de archivo de gente haciendo fila afuera de un Kentucky Career Center buscando ayuda con sus solicitudes de subsidios por desempleo en Fráncfort, Kentucky, Estados Unidos. 18 de junio, 2020. REUTERS/Bryan Woolston/Archivo

La pandemia hizo estragos con las economías de todo el mundo, incluida la estadounidense. Entre marzo y abril de 2020, a consecuencia de los cierres y el miedo generalizado, los empleadores despidieron 22 millones de trabajadores en el país.

Como es sabido la economía se ha recuperado de manera vertiginosa. Con la reapertura de comercios y el proceso de vacunación, se recuperaron 17 millones de los empleos perdidos en un año y cinco meses,aunque aún quedaban 5 millones de personas sin trabajo para el mes pasado. La recuperación en este mes ha sido abrupta.

Ahora el problema parece ser otro. Las empresas no están encontrando trabajadores. La pandemia ha generado un cambio cultural también. Algunos trabajadores no quieren volver al mercado laboral, otros están aún temerosos de las condiciones sanitarias, y muchos otros se han visto complicados para encontrar quién cuide de sus hijos durante la pandemia. Este último punto ha tenido un efecto devastador para las mujeres. Durante la pandemia cerca de 1,8 millones de mujeres han abandonado la fuerza laboral sencillamente porque no tienen dónde dejar a los niños.

Las escuelas reabrieron, pero muchos programas de después de clases aún no están activos y esto complica mucho a los padres que por sus trabajos no pueden ir a las 3 de la tarde a retirar a sus hijos de clases.

Otro factor del mercado laboral tiene que ver con aquellos que no quieren volver a las oficinas. La mayor parte de las empresas ya han regresado al trabajo en persona, pero no todos los trabajadores están dispuestos a hacerlo. Algunos incluso se han mudado de ciudad y no piensan abandonar el trabajo remoto.

“Los negocios se están aferrando a sus empleados porque se sabe que hay faltante de trabajadores”, indicaba Rubeela Farooqi, economista a cargo del reporte laboral en el país.

Si bien hay modificaciones en el mercado laboral, la tendencia es clara: tras el hueco en el desempleo generado a comienzos de la pandemia, la situación se está regularizando y se está llegando a un punto comparable a los tiempos previos a la pandemia. Cabe destacar que antes del COVID 19, Estados Unidos estaba en lo que se denomina pleno empleo, es decir, si bien siempre va a haber un porcentaje de la población desempleada, la oferta es tal que se considera que hay trabajos para todos los residentes que deseen trabajar.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR