Estados Unidos aseguró que apoya “una solución integral y negociada” a la crisis en Venezuela

Julie Chung, subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que Washington sigue presionando al régimen de Maduro para lograr “cambios fundamentales” en el país caribeño, incluyendo la liberación de presos políticos y el levantamiento de prohibiciones a partidos opositores

Julie Chung, titular interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EEUU (AP Photo/Luis M. Alvarez)
Julie Chung, titular interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EEUU (AP Photo/Luis M. Alvarez)

El gobierno de los Estados Unidos aseguró este jueves que apoya una solución negociada a la crisis en Venezuela que aborde las condiciones necesarias para unas elecciones libres, pero considera que corresponde al pueblo de ese país decidir si el nuevo Consejo Nacional Electoral, designado por el régimen de Maduro, contribuye a ese objetivo, indicó una alta funcionaria.

“Estados Unidos apoya una solución integral y negociada a la crisis en Venezuela que aborde todos los aspectos de las condiciones necesarias para unas elecciones libres y justas”, indicó Julie Chung, titular interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

La alta funcionaria indicó que “depende de los venezolanos decidir si el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) contribuye a este fin”.

El martes el Parlamento chavista de Venezuela, cuya legitimidad no es reconocida por gran parte de la comunidad internacional, nombró a una nueva directiva electoral compuesta por cinco miembros, dos de ellos figuras ligadas a la disidencia, pero actualmente distanciadas del presidente interino Juan Guaidó.

Chung dijo que Estados Unidos sigue presionando por “cambios fundamentales” para que haya elecciones libres y justas en Venezuela, lo que incluye “levantar prohibiciones a partidos políticos, liberar sin condiciones a presos políticos, invitar a observadores electorales internacionales creíbles y un calendario electoral público”.

Estados Unidos no reconoce al segundo mandato de Nicolás Maduro, al igual que gran parte de la comunidad internacional (incluyendo a la Unión Europea y numerosos países de América Latina), por las irregularidades en las elecciones de 2018.

Vista externa de una de las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas (Venezuela). EFE/Miguel Gutiérrez/Archivo
Vista externa de una de las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas (Venezuela). EFE/Miguel Gutiérrez/Archivo

La Asamblea Nacional chavista nombró a Alexis Corredor Pérez, Tania D’Amelio, Enrique Márquez, Pedro Calzadilla y Roberto Picón para conformar el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) para el período 2021-2028.

De estos cinco miembros, tres están vinculados a la dictadura chavista. Calzadilla es un historiador de 59 años que fue ministro de Cultura del fallecido presidente Chávez entre 2011 y 2013. Maduro lo nombró ministro de Educación Universitaria en 2013, cargo en el que permaneció hasta 2014.

D’Amelio encabezará la Junta Electoral, ente del CNE encargado de la organización técnica de elecciones, y Corredor Pérez se encargará del registro de votantes. Ambos han sido militantes del PSUV.

Los otros dos miembros del CNE -Márquez y Picón- son opositores ahora distanciados del sector que encabeza Guaidó. Márquez fue nombrado vicepresidente del CNE.

Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial que enfrentó a Chávez y a Maduro, estimó la designación como “un primer paso indispensable para abrir caminos en la reconstrucción constitucional y democrática” del país, pero Guaidó rechazó el nombramiento.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó la designación, pero el gobierno de España consideró que es “un primer paso”.

Con información de AFP

SEGUIR LEYENDO: