Erika Murray se declaró inocente por la muerte de dos bebés, durante el juicio que se le sigue en en la corte de Massachusetts (Foto: AP)
Erika Murray se declaró inocente por la muerte de dos bebés, durante el juicio que se le sigue en en la corte de Massachusetts (Foto: AP)

En una casa llena de basura, pañales sucios, gusanos y pulgas, policías de Massachusetts, en Estados Unidos, encontraron los cuerpos de dos bebés, un feto y a cuatro menores de edad. La madre de los niños fue detenida y acusada de homicidio en 2014.

Erika Murray se declaró inocente por la muerte de dos bebés, durante el juicio que se le sigue en en la corte de Massachusetts. Renunció a su derecho a tener un jurado y por el momento no tendrá derecho a pagar una fianza.

Fue Betsy Brown quien denunció en 2014 las condiciones denigrantes en que vivían los hijos de la mujer de 35 años, porque un niño con heces fecales en el cuerpo le pidió ayuda para que dejara de llorar un bebé.

"Horrible. Había comida podrida, pañales sucios, muchos pañales sucios, biberones, gusanos por todas partes. Estaba muy oscuro y caliente. Fue horrible", declaró Brown ante la corte.

Fue Betsy Brown quien denunció en 2014 las condiciones denigrantes en que vivían los hijos de la mujer de 35 años (Foto: AP)
Fue Betsy Brown quien denunció en 2014 las condiciones denigrantes en que vivían los hijos de la mujer de 35 años (Foto: AP)

"Justo donde mirabas, había suciedad en las paredes. Había pequeñas huellas de manos, huellas de manos de bebé y heces. Fue horrible. Estaba en todas partes", agregó según el Daily Mail.

Tras la denuncia, la policía de Blackstone arribó al domicilio donde hallaron al bebé de seis meses cubierto de heces fecales y a un niño de tres años con tono muscular deficiente y sin poder hablar; además los oficiales tuvieron que inspeccionar el inmueble con trajes de materiales peligrosos ante la enorme cantidad de basura que encontraron.

Los uniformados hallaron los cuerpos de los bebés, el feto y restos de animales muertos, como: gatos y un perro.

El oficial de policía de Blackstone, Michael Pavone, dijo que los desperdicios hallados dentro de la casa tienen "un par de pies de altura" y las cuadrillas de limpieza tardaron hasta cuatro días en retirar todo.

El fiscal Christopher Hodgens, por su parte, acusó a Murray de la muerte del bebé.

“Justo donde mirabas, había suciedad en las paredes. Había pequeñas huellas de manos, huellas de manos de bebé y heces. Fue horrible. Estaba en todas partes”, declaró Betsy Brown (Foto: AP)
“Justo donde mirabas, había suciedad en las paredes. Había pequeñas huellas de manos, huellas de manos de bebé y heces. Fue horrible. Estaba en todas partes”, declaró Betsy Brown (Foto: AP)

"Erika Murray permitió innecesariamente que sus hijos sufrieran en esa casa, y que Erika Murray causó la muerte de dos de esos bebés", señaló.

Agregó que: "Erika Murray es madre de siete hijos, pero cinco de esos siete niños se mantuvieron en absoluto secreto del mundo".

La defensa de la mujer acusada de asesinar a los bebés, aseguró que su clienta padece sus facultades mentales.

"¿Crees que alguien podría vivir en esas circunstancias y no tener una enfermedad mental grave?", cuestionó el abogado Keith Halpern.

El litigante aseguró que Murray no llamó a la policía después de los decesos porque tuvo miedo.

El Departamento de Niños y Familias del estado mantiene la custodia de los niños.