El futbolista Paolo Guerrero y Edwin Oviedo, presidente de la Federación Peruana de Fútbol, se reúnen en la entrada de la sede de la FIFA
El futbolista Paolo Guerrero y Edwin Oviedo, presidente de la Federación Peruana de Fútbol, se reúnen en la entrada de la sede de la FIFA

El futbolista peruano Paolo Guerrero visitó la sede de la FIFA, en Zúrich (Suiza), para reunirse con Gianni Infantino, presidente de la federación. El delantero fue al organismo que regula el fútbol mundial en compañía de Edwin Oviedo, presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), con la ilusión de ser habilitado para jugar el Mundial de Rusia 2018.

Tuvieron una reunión de 1 hora y 45 minutos de la que no se ha conocido el resultado, aunque su situación no ha cambiado. De acuerdo a una declaración de la FIFA emitido tras el encuentro, Infantino le manifestó al jugador su "profunda comprensión" por su decepción pero también le remarcó que la decisión de sancionarlo no corresponde a su asociación.

Tras ser suspendido por 14 meses por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), Guerrero viajó con Oviedo a la FIFA con el objetivo de conseguir el permiso para disputar la Copa del Mundo, una competencia a la que Perú clasificó después de 36 años. "Se ha presentado una esperanza, una oportunidad, espero que esta vez se pueda dar y pueda ser liberado para que pueda jugar el Mundial", manifestó el delantero en redes sociales.

Paolo Guerrero y Edwin Oviedo, en viaje a Suiza para reunirse con Gianni Infantino en la FIFA.
Paolo Guerrero y Edwin Oviedo, en viaje a Suiza para reunirse con Gianni Infantino en la FIFA.

Lo que 'El Depredador' buscaba gestionar en las oficinas del organismo era una amnistía para presentar en el TAS y conseguir la habilitación para jugar el Mundial. La iniciativa fue apoyada por los capitanes de las selecciones de Australia, Dinamarca y Francia, rivales de Perú en la fase de grupos, quienes se unieron al pedido del sindicato internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro) para que la FIFA permita a Guerrero jugar el torneo.

En una carta dirigida a la FIFA, el australiano Mile Jedinak, el danés Simon Kjaer y el francés Hugo Lloris, han solicitado que al capitán peruano se le suspenda provisionalmente la inhabilitación por dopaje.

Guerrero ya cumplió seis meses de sanción impuestos inicialmente por la FIFA pero en su última audiencia ante el TAS recibió un castigo de 14 meses por pedido de la Agencia Mundial Antidopaje.

Esperaba poder contar con el apoyo de Infantino y el gremio de futbolistas para postergar el cumplimiento del resto del castigo a una vez que termine el Mundial, alegando siempre que su dopaje fue accidental e involuntario por haber ingerido un té con restos de mate de coca.

Perú sigue en vilo los intentos de su capitán y máximo goleador histórico por jugar la Copa del Mundo, donde la Bicolor debutará contra Dinamarca el 16 de junio en Saransk. Luego se medirá a Francia el 21 en Ekaterimburgo, y cerrará su participación en el Grupo C contra Australia, el 26 en Sochi.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: