Sergio Ramos, uno de los mejores defensores de la historia: el amante de los tatuajes y los caballos que tiene un minuto de juego propio

Luego de 16 temporadas, el símbolo del Real Madrid abandonó la institución y dejó en sus espaldas una auténtica leyenda en la Casa Blanca

Sergio Ramos se despidió del Real Madrid luego de 16 temporadas (Foto: Reuters)
Sergio Ramos se despidió del Real Madrid luego de 16 temporadas (Foto: Reuters)

Era inexorable. El Real Madrid ya parecía que perdía la final de la Champions League de 2014 ante el Atlético de Madrid, cuando Sergio Ramos, que había ido como siempre, con todo su ímpetu, a cabecear en un córner desesperado, pudo empatar el partido en el tercer minuto de descuento, lo que forzó una prórroga en la que ya anímicamente fortalecidos, los blancos se terminaron imponiendo por 3-0 para el 4-1 final.

Esa “Décima” Champions del Real Madrid en el Estadio da Luz, en Lisboa, también es conocida como “la del Minuto 93” o también como “Zona Ramos”, por el valor (simbólico y deportivo) que tuvo ese gol decisivo, que el defensor del Real Madrid, que acaba de anunciar su salida del club luego de 16 gloriosas temporadas, se tatuó en su pierna izquierda. En la derecha tiene la Copa del Mundo con la fecha de la conquista, en julio de 2010, en Sudáfrica y con la selección española.

Las medias tapan lo evidente: los tatuajes de la Champions y la Copa del Mundo
Las medias tapan lo evidente: los tatuajes de la Champions y la Copa del Mundo

El anuncio oficial de la salida de Ramos (capitán desde 2015) del Real Madrid generó una conmoción en el fútbol de todo el mundo por la absoluta identificación del jugador sevillano con el club blanco. “Se cierra una etapa única y maravillosa en mi vida porque no creo que nada pueda ser como lo que he vivido aquí pero esto no es un hasta siempre sino un hasta luego porque tarde o temprano volveré”, dijo emocionado en la conferencia de prensa de despedida, en la que mencionó hasta a los empleados del club, para afirmar que le hubiera gustado que el acto hubiera sido “con el estadio lleno y con la afición, pero no ha podido ser” y cuando le consultaron si consideraría una oferta del Barcelona sostuvo que “es un no tan grande como el Santiago Bernabeu”.

Sólo Francisco Paco Gento lo supera en cantidad de títulos ganados con el Real Madrid con 4 Champions Leagues, 4 Mundiales de Clubes, 5 Ligas españolas, 4 Supercopas de España, 2 Copas del Rey y 3 Supercopas de Europa, siendo además, con 671 partidos, el cuarto jugador que más veces vistió la camiseta blanca en partidos oficiales en toda la historia detrás de Raúl González (741), Iker Casillas –de quien fue subcapitán- (725) y Manuel Sanchís (708).

A su gran palmarés con el Real Madrid hay que sumarle los títulos con la selección española, nada menos que la Copa del Mundo en Sudáfrica 2010, dentro de un ciclo brillante que incluyó dos Eurocopas, las de 2008 y 2012 y la Copa de Europa sub-19 en 2004. La revista France Football lo incluyó entre los diez mejores marcadores centrales en el Equipo Histórico de todos los tiempos y también se encuentra entre los diez en su puesto con más goles en su carrera y el segundo de la historia de España detrás de Hierro (también ex jugador del Real Madrid) aunque éste llegó a convertir algunos jugando como volante. También es el segundo defensor con más goles en la historia de la Champions League junto a Gerard Piqué y a un solo tanto de Roberto Carlos. Se autodefine como “un defensor con alma de delantero” con 106 goles en 752 partidos en su carrera de clubes y 23 en 177 en la selección española.

Una imagen que repitió varias veces en su carrera (Foto: EFE)
Una imagen que repitió varias veces en su carrera (Foto: EFE)

Fue nominado seis veces para ser Balón de Oro de la temporada, estuvo incluido once veces en el Equipo Ideal del año por la FIFA y ocho veces en el de la UEFA. También tiene el récord de expulsiones (11), superando por una a Fernando Hierro, y es el máximo expulsado de la historia de la Champions League con 4, igual que Zlatan Ibrahimovic y Edgard Davids,

“Me parece un defensor distinto, muy grande, con mucha personalidad en el campo. Tiene unas cualidades que le hacen diferente y por eso puede jugar en varias posiciones. A mí me gusta más de central porque es muy fuerte allí y juega de una forma más natural, donde expone mejor sus cualidades. Va muy bien de cabeza, con los pies, y es inteligente, aunque también debo decir que es un buen lateral”, llegó a afirmar sobre él nada menos que Franco Baresi, histórico líbero del Milan y la selección italiana entre los ochenta y los noventa, considerado uno de los mejores líberos de todos los tiempos.

Su entrenador (también saliente del Real Madrid) y ex compañero, Zinedine Zidane lo trató de “leyenda” y “gran capitán para la historia”, mientras que su ex compañero uruguayo Federico Valverde sostuvo que Ramos “es el capitán que cualquier jugador quisiera tener”, y el volante alemán Toni Kroos lo consideró “el mejor defensa de todos los tiempos”.

“El otro día estábamos tomando un chocolate con churros, algo que hacemos cada quince días –contó el popular conductor del canal de TV española Antena 3 y amigo suyo, Pablo Motos- y le pregunté: ‘¿Qué piensas cuando tiras un penal y todo depende de ti?’ y me dijo: ´Entro en una especie de túnel mental. Doy seis pasos hacia atrás, allano el césped, doy un paso a un lado, soplo fuerte y voy. Y cuando voy todavía no sé a dónde voy a rematar’ y le digo: ‘y en ese momento no tienes miedo?’ Y dice: ‘No, yo en ese momento estoy pensando por dónde voy a salir a celebrar el gol, si por la izquierda o por la derecha’. Esto explica la mentalidad de un ganador que en su cabeza ni siquiera existe la posibilidad de fallar cuando va a patear un penal. En general siempre en ocasiones así aparece el miedo por eso en la cabeza de Ramos no ocurre”. El propio Antonin Panenka, creador del sistema de remate de los penales acariciando la pelota, sostuvo que Ramos “es el mejor imitador de la técnica que conozco”.

Sergio Ramos García nació en Camas, Sevilla, el 30 de marzo de 1986 y desde que era un niño ingresó en las divisiones inferiores del Sevilla hasta llegar primero al Sevilla B (hoy Sevilla Atlético) hasta debutar en Primera el 1 de febrero de 2004 ante Deportivo La Coruña, en Riazor, cuando ingresó en el minuto 64 sustituyendo a Gallardo, con apenas 17 años, y le tocó marcar al internacional Albert Luque.

El entrenador Joaquín Caparrós se apresuró a darle la chance de alternar entre jugadores experimentados en la defensa como Javi Navarro, Pablo Alfaro, Aitor Ocio o Daniel Alves porque Ramos pedía a gritos una oportunidad con sus desempeños en el equipo juvenil, aunque su comienzo en el plantel principal no fue el mejor, al llegar tarde a su primera convocatoria para el entrenamiento. “Perdone, míster, había mucho tráfico”, le dijo. “¿Tráfico? Usted no tenía que irse a dormir a su casa. Tenía que haberse quedado a dormir en el estadio”, le respondió, molesto, el DT.

En el Sevilla coincidió con Jesús Navas (también campeón del mundo en Sudáfrica 2010) y con Antonio Puerta, fallecido en 2007 a causa de un ataque cardíaco y por esta razón, a partir de entonces, resolvió jugar con el número que éste usaba –el 15- en la selección española.

Ramos en el Sevilla, el club que lo vio nacer (Foto: AFP)
Ramos en el Sevilla, el club que lo vio nacer (Foto: AFP)

No duró mucho en el club pese a su pedido al presidente, José María Del Nido, de una mejora en sus condiciones. “Presi, hazme un contrato vitalicio. Quiero quedarme aquí toda la vida”, le dijo. Pero la respuesta del dirigente no le gustó y se dio cuenta de que si aparecía una buena propuesta, sería mejor emigrar: “Ni ti ni ningún jugador de la cantera ganará dinero en el Sevilla”.

Para la temporada 2005/06 llegó una oferta de 27 millones de euros por parte del Real Madrid y terminó yéndose a la capital española con apenas 20 años. Fue el primer fichaje de un jugador español por parte del presidente Florentino Pérez en tiempos de contrataciones “galácticas” como Zinedine Zidane, David Beckham, Ronaldo Nazario o, más adelante, Cristiano Ronaldo, y se encontró compartiendo vestuario con Iker Casillas, Raúl González y Roberto Carlos. Heredó la camiseta número 4 de un ídolo del club, Fernando Hierro.

Su debut se produjo el 10 de septiembre de 2005 ante el Celta de Vigo, cuando ingresó en el entretiempo por Francisco Pavón cuando el entrenador era el brasileño Vanderlei Luxemburgo. Eran los tiempos en los que el Real Madrid era de “los Zidanes y los Pavones”, o grandes contrataciones o jugadores de divisiones inferiores, pero Ramos no encajaba en ninguna de las dos ideas y ya en la primera temporada marcó seis goles entre todas las competencias del equipo y apenas meses más tarde era uno de los referentes con la conducción de Fabio Capello en un equipo que se caracterizó por las remontadas en muchos resultados, hasta alcanzar el título de liga 2006/07. Ramos terminó con el tabique nasal roto por un golpe recibido del holandés Roy Makaay en un partido ante el Bayern Munich cuando el Real Madrid quedó eliminado de la Champions League. Le habían recomendado operarse pero recién lo hizo al finalizar la temporada “porque no es momento de dejar tirado al equipo justo ahora”.

El chico del Sevilla se convirtió luego en el capitán de España (Foto: Reuters)
El chico del Sevilla se convirtió luego en el capitán de España (Foto: Reuters)

Para la temporada 2007/08 y siguiendo con la política de fichajes de alto nivel, el Real Madrid trajo al alemán Christoph Metzelder y al brasileño-portugués Pepe, por lo que aceptó jugar como lateral derecho, dejando su puesto de marcador central, pero no tuvo problemas para seguir rindiendo de la misma manera.

Uno de los momentos más complicados para Ramos fue la etapa de José Mourinho como DT, porque tuvo muchos problemas con él y hasta fue duramente criticado cuando tiró un penal a las nubes en la definición ante el Bayern Munich por la Champions League 2011/12, y otra polémica se generó cuando tras ser expulsado ante el Barcelona por los cuartos de final de la Copa del Rey, se fue del campo de juego y le dijo al portugués algo en el oído cuando se supo que habían discutido en un entrenamiento de esa semana en el predio de Valdebebas. De todos modos, terminaron ganando la liga española con marcas de récord, como los cien puntos cosechados y los 121 goles a favor.

Uno de los hechos más curiosos que protagonizó ocurrió en los festejos de la Copa del Rey ganada al Barcelona en Mestalla (estadio del Valencia) en 2011, cuando se le escapó el trofeo de sus manos y cayó junto a las ruedas delanteras del autobús que transitaba las calles de Madrid, que lo terminaron arrollando.

Un año excepcional para Ramos fue sin dudas 2014. Con el italiano Carlo Ancelotti como entrenador, fue artífice del pase a la final de la Champions League con dos goles al Bayern Munich y en Alemania en la histórica semifinal que el Real Madrid ganó como visitante 4-0 tras haberse impuesto 1-0 en la ida, para anotar de cabeza el recordado empate ante el Atlético Madrid, en la final de Lisboa, en el minuto 93 cuando parecía que los del Cholo Diego Simeone se quedaban ya con la Copa de Europa. Por eso se lo conoce como “El Héroe de la Décima”, que fue su primer título de Champions y a su vez el primero que el club blanco ganaba en 12 años. En diciembre de ese año también le marcó un gol al Cruz Azul de México en la semifinal del Mundial de Clubes, en la que fue reemplazado por problemas musculares, pero arriesgó y jugó la final en la que volvió a marcar un gol de cabeza ante San Lorenzo de Almagro.

Fue capitán del Real Madrid desde la temporada 2015/16, cuando el arquero Casillas emigró al Porto y enseguida pudo ser quien en esa condición levantó la Copa en 2016 en el estadio Giuseppe Meazza al vencer otra vez en la final al Atlético Madrid, aunque en este caso, por penales. Ramos marcó el gol de su equipo y también el penal en la definición desde los doce pasos y fue elegido mejor jugador del partido. En los dos años siguientes pudo repetir la grata experiencia, primero en Cardiff ante la Juventus (4-1) y en 2018 en Kiev ante el Liverpool (3-1), aunque allí estuvo relacionado con un hecho polémico porque una falta suya provocó la rápida salida de la final del egipcio Mohamed Salah, una de las figuras del equipo inglés.

Sergio Ramos y Mohammed Salah en la polémica situación de la final (Foto: Reuters)
Sergio Ramos y Mohammed Salah en la polémica situación de la final (Foto: Reuters)

En la selección española es internacional desde el 26 de marzo de 2005, en ocasión de un amistoso en el que vencieron 3-0 a China, y fue capitán desde 2006 aunque una de las grandes sorpresas fue no haber sido convocado por el actual entrenador Luis Enrique Martínez para la Eurocopa que se está desarrollando. “Trabajaré para regresar, aunque me hubiera gustado estar”, dijo cuando se enteró.

Fue campeón mundial en Sudáfrica 2010 como lateral derecho, formando parte de un ciclo excepcional, primero con la dirección técnica de Luis Aragonés y luego con la de Vicente Del Bosque, en la que su selección también ganó las Eurocopas de 2008 y 2012. Jugó además los Mundiales de Alemania 2006, Brasil 2014 y Rusia 2018 así como la Eurocopa 2016 y las Copas Confederaciones de 2009 y 2013. Es el futbolista español y europeo (en este caso, compartido con el italiano Gianluigi Buffon) con más partidos internacionales, y el jugador con más partidos ganados con su selección en todo el mundo.

Cuando presentó su libro “Sergio Ramos, corazón, carácter y pasión”, declaró: “Espero poder retirarme en el Real Madrid”, pero su deseo no se cumplió. Su ex agente Pedro Bravo declaró por estos días que “quien trajo a Sergio Ramos al Real Madrid hace 15 años jamás habría permitido que saliera como lo ha hecho porque nunca habría habido tanta tensión en las negociaciones. Chantajes, filtraciones, ni caducidad sino diálogo y profesionalidad. Al Real Madrid no se le ningunea”, en lo que pareció una clara referencia a René, el hermano del defensor y actual representante.

Bravo se refiere a que Ramos indicó en la conferencia de prensa posterior a su despedida que había comunicado al Real Madrid su decisión de aceptar la oferta “pero nos dijeron que ésta ya había caducado”, tras largos meses sin responder a la proposición del club ante el vencimiento de su contrato el próximo 30 de junio.

Desde 2012 está en pareja con la presentadora Pilar Rubio, con la que tiene cuatro hijos y con la que se casó en junio de 2019. Ese año, el Ministerio de Hacienda le impuso una multa de un millón de euros por evadir derechos de imagen.

Sergio Ramos y Pilar Rubio (Foto: EuropaPress)
Sergio Ramos y Pilar Rubio (Foto: EuropaPress)

Amante de la cocina italiana, tiene veinte tatuajes en su cuerpo, casi siempre referidos a su familia o el fútbol, y alguno sobre Michael Jackson. Apasionado desde niño por los caballos, tiene una yeguada llamada “SR4” con algunos animales que fueron campeones de España. Colabora con UNICEF desde 2007 y es embajador de la entidad desde 2014.

“Es una pena que la mayoría de la gente sólo conozca al Sergio Ramos futbolista porque es mucho mejor todavía como persona. Es generoso, noble, leal, inteligente, divertido, y yo lo admiro muchísimo porque de toda la gente que he conocido en mi vida, y son unos cuantos, nadie tiene una mentalidad tan ganadora como la suya”, resumió Motos, el conductor televisivo del popular programa de TV El Hormiguero.

Mientras muchos lo comparan con el káiser Franz Beckenbauer, Ramos comienza a analizar ofertas de clubes a futuro, entre el PSG, el Chelsea o el Manchester City, en lo que promete ser uno de los culebrones del verano futbolístico europeo. “Con su salida perdimos todos, tanto él como nosotros”, definió su ex compañero del Rea Madrid Lucas Vázquez.

Algunos de los tatuajes de Ramos (@sergioramos)
Algunos de los tatuajes de Ramos (@sergioramos)

SEGUIR LEYENDO: