Minasoro y Caracas B igualaron 1 a 1 en el marco de la quinta jornada del cuadrangular de ascenso de la tercera división disputada este domingo en Cocodrilos Sport Spark, pero el violento final manchó el cotejo y despertó la vergüenza del fútbol venezolano.

El juez Gregory González cobró un tiro libre sobre el final del partido que derivó en el gol del Caracas B. En ese instante, los jugadores y el cuerpo técnico del equipo "perjudicado" comenzaron una cacería contra la terna arbitral.

Ni la policía pudo detener a los enfurecidos futbolistas que se lanzaron sobre el árbitro mientras este huía por el campo de juego. En un momento, fue alcanzado, cayó al suelo y recibió una patada en la cabeza que lo dejó inconsciente. En consecuencia, tuvo que ser retirado en camilla y fue trasladado a un hospital cercano.

"El equipo se esfuerza en promover interna y externamente los valores del juego limpio, espíritu deportivo y respeto con los árbitros", escribió en un comunicado el Caracas F.C.

Pero por su parte, el Minasoro repudió la violencia de sus jugadores y su cuerpo técnico, pero acusó al árbitro de haber tenido un desempeño "nefasto": "Queremos expresar nuestro rechazo a las acciones realizadas por el árbitro principal del encuentro Gregory González quien en reiteradas ocasiones permitió una serie de irregularidades en contra del equipo Minasoro, entre ellas un claro penal el cual hasta se llevó el silbato para pitarlo, pero luego 'dudó de manera inexplicable'; lo cual se habría convertido en una especie de 'norma' durante todo el partido donde".

El comunicado completo:

En torno a los hechos ocurridos en la cancha "Cocodrilos Sport Park" de la ciudad de Caracas el pasado sábado 10 de noviembre, donde luego de un nefasto arbitraje, varios jugadores del equipo callaoense se vieron inmersos en una serie de hechos violentos; la junta directiva del Minasoro FC quiere hacer pública su posición, tomando en cuenta que la opinión pública y sobre todo nuestra fanaticada de lo merece.

Primeramente; rechazamos cualquier hecho de violencia sin importar su procedencia; esto apegados a los principios que buscamos inculcar desde hace poco más de un año que estamos al frente del equipo federado más antiguo de Venezuela.

Por otro lado, el equipo Minasoro se ha caracterizado por ser combativo en cualquier adversidad presentada, entre ellas los factores externos a los partidos que les ha tocado al "legendario" llevar todo en contra, más aún en el cuadrangular final del grupo "Centro Oriental A".

En tal sentido, la directiva del Minasoro tomará las acciones necesarias tanto en materia administrativa como disciplinaria en los casos que se amerite, a partir de los hechos donde varios de los jugadores ante una serie de irregularidades reaccionaron de la forma menos indicada; todo esto siempre en consonancia con el dictamen que pueda emitir la Federación Venezolana de Fútbol.

Así mismo, queremos expresar nuestro rechazo a las acciones realizadas por el árbitro principal del encuentro Gregory González quien en reiteradas ocasiones permitió una serie de irregularidades en contra del equipo Minasoro, entre ellas un claro penal el cual hasta se llevó el silbato para pitarlo, pero luego "dudó de manera inexplicable"; lo cual se habría convertido en una especie de "norma" durante todo el partido donde "El Legendario" ganaba en buena lid frente a un rival al cual no se le resta ningún mérito, tomando en cuenta toda la historia que encierra en el fútbol nacional y suramericano.

Entre dichas acciones destacó el momento cuando se decretó el cobro de un tiro libre indirecto cuando ya el reloj iba por el minuto 90+5 de los 6 minutos agregados a un encuentro que no había presentado mayores detenciones. Esta decisión según la argumentación del árbitro González, se debió a un presunto "retraso" por parte del portero José Guzmán quien para el momento se levantaba luego de atajar un cabezazo que iba con dirección a gol a una velocidad considerable (lo cual obviamente exige una acción física mayor por parte del guardameta).

De esta forma, sin esperar los 6 segundos reglamentarios (los cuales se pueden revisar en las grabaciones que posteriormente publicaremos); el principal señaló un tiro libre indirecto, el cual según varios árbitros en ejercicio que fueron consultados; no existió en ningún momento, por lo cual la decisión es errónea y hasta mal intencionada.

Esta acción, luego desembocó en un gol y posteriormente los hechos violentos que rechazamos desde un principio en este comunicado.

Desde Minasoro FC, como siempre respetuosos del marco de competición existente, ejerceremos todas las acciones para protestar dicho encuentro debido a las múltiples irregularidades tanto dentro como fuera de la cancha, las cuales sin duda alguna tienen como meta beneficiar a un tercer club en disputa directa por un cupo a la 2da división.

Nuevamente, rechazamos la violencia venga de donde venga, así como; exigimos RESPETO primeramente al fútbol como práctica deportiva, al Minasoro como un equipo nacido en la cuna del fútbol en Venezuela y sobre todo a la GRAN AFICIÓN CALLAOENSE que domingo a domingo demuestra el amor a la camiseta, sin cansarse en demostrar que a pesar de estar en 3ra división, siempre es casi seguro un llenazo en el "Héctor Thomas" de El Callao, apoyo que muchos equipos desearían en algún momento tener en cualquier campeonato.

Por último, la junta directiva, cuerpo técnico y jugadores que conforman al Minasoro quieren expresar sus disculpas de manera pública por todos los hechos acaecidos en la ciudad de Caracas, tanto a la terna arbitral, como a la fanaticada futbolística que asistió al "Cocodrilos Sport Park", a nuestra fanaticada en El Callao, estado Bolívar y Venezuela; pero por sobre todo a la juventud deportiva que va en crecimiento dentro del emocionante mundo del fútbol.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: