El Barcelona se dejó los dos primeros puntos de la temporada en España al ceder un empate frente al Girona (2-2) en un partido marcado por la "expulsión de VAR" del defensa francés Clement Lenglet a los 35 minutos.

Hasta ese momento, el equipo azulgrana mandaba merced a una diana del argentino Lionel Messi. Sin embargo, tras la polémica decisión, el conjunto visitante fue más, a tal punto que supo ir por delante en el marcador hasta el empate de Gerard Piqué.

Al término del encuentro el árbitro Jesús Gil Manzano le extendió la mano al capitán del Barcelona, quien evitó estrecharla con la suya y prefirió decirle algunas palabras con claros gestos de desaprobación.

La expulsión de Leglet

El argentino no fue el único que evidenció su enojo con el colegiado. El experimentado defensor español tuvo una charla en el túnel de los vestuarios, antes de ingresar a disputar el segundo tiempo: "Es que es clarísima. ¿Tú de verdad crees que hay intención? ¿Que le hacen la falta y él…?", le reprochó.

Como si fuera poco, no solo los jugadores cuestionaron al árbitro, sino que también lo hizo el entrenador Ernesto Valverde en la rueda de prensa: "Resulta difícil considerar eso una agresión (…) Es la primera expulsión en la que el jugador al que le hacen la falta pide perdón", consideró el Txingurri.

Lionel Messi no saludó al árbitro
Lionel Messi no saludó al árbitro

Con 10 jugadores el Barcelona sufrió el empate antes del final del primer tiempo y, siete minutos después del inicio del segundo tiempo, Stuani volvió a aparecer para poner en ventaja al Girona. Finalmente, Piqué pudo darle la igualdad al conjunto azulgrana, que se fue con un mal sabor de boca.

Con el empate, y el triunfo del Real Madrid sobre el Espanyol por 1-0, la liga española volvió a tener dos líderes. Ambos comparten la punta con 13 puntos a tres del Alavés, su inmediato perseguidor.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: