El ex campeón de Fórmula 1 Jenson Button lanzó su autobiografía en la que revela uno de los episodios más vergonzosos que vivió durante su época como piloto. El hecho ocurrió durante el GP de Australia en 2009, cuando él, su padre, su manager Richard Goddard, su novia, Jessica Michibata, y algunos amigos fueron a cenar. En el restaurante se encontraba el empresario británico Richard Branson, uno de los 300 hombres más ricos del planeta.

Según explica el ex piloto, todo comenzó cuando se levantó de la mesa para ir al baño. En ese instante el magnate, en estado de ebriedad, se acercó a su mesa y se sentó junto a Jessica. "Deja de mirarme", le dijo Branson. La modelo japonesa, sin comprender lo que sucedía le quiso explicar que ella no estaba haciendo nada, pero él comenzó a acosarla.

Button fue campeón de Fórmula 1 en 2009
Button fue campeón de Fórmula 1 en 2009

Ante las insistencias y el manoseo constante, el manager del corredor británico, Goddard, intervino: "Mira, creo que es mejor que te vayas o serás golpeado cuando Jenson regrese". Pero el británico insistió.

Button junto a su novia la modelo japonesa Jessica Michibata (Getty)
Button junto a su novia la modelo japonesa Jessica Michibata (Getty)

"Estaba furioso al regresar y encontrar a 'su excelencia' con su mano sobre el rostro de mi novia", escribió Button en su libro. "Detente, es suficiente. Esto es una desubicación", arremetió el piloto al salir del baño, contra el empresario que ya había sobrepasado los límites de la educación y estaba conquistando a su pareja.

Branson es el dueño de Virgin Group, un grupo que aglomera más de 350 compañías (Getty)
Branson es el dueño de Virgin Group, un grupo que aglomera más de 350 compañías (Getty)

En ese momento, Branson, en un evidente estado de ebriedad, decidió abandonar la mesa, pero su actitud fuera de lugar no se detuvo. Cuando regresaba a su asiento, una mujer le alcanzó a un bebé para que se tome una foto. El magnate accedió, pero no soltó el papel de payaso.

"Richard no solo procedió a recoger al bebé, sino a tambalearse alrededor del restaurante, cada vez más descuidado, hasta que por fin regresó al niño y se fue", contó Button, quien además explicó que al día siguiente recibió las disculpas del empresario.

Todo esto fue publicado por el piloto británico en su autobiografía titulada "La vida al límite" y el extracto fue publicado por The Telegraph.

LEA MÁS: