Congresistas a los 25 años, doble vuelta para alcaldes y adiós a los dineros privados en las campañas: lo que se aprobó y lo que se hundió de la reforma política

Tras un debate de más de 11 horas, la Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó en la tercera instancia, de 8, lo que sería la nueva la nueva regla en este ámbito, que ya tendría varias iniciativas hundidas

Los miembros del congreso de Colombia participan en un debate la reforma política. REUTERS/Luisa González
Los miembros del congreso de Colombia participan en un debate la reforma política. REUTERS/Luisa González

Siguen discutiéndose las reformas del gobierno Petro, tras la primera gran tarea, la tributaria, la que ya se encuentra en el legislativo es la reforma política, que, aunque no ha tenido tanto ruido, es uno de los proyectos más controvertidos e importantes para el Estado colombiano, pues la normativa vigente es muy antigua, pero, que se ha prestado para tocar aspectos como las elecciones, facultades de entidades como la Procuraduría, hasta el voto obligatorio. Ayer, tras 11 horas de debate, la Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó en tercer debate esta iniciativa, por lo que le harían falta otros 5 para convertirse en ley de la República.

Son varios los puntos que se contemplan en el acto legislativo número 26, el cual busca reformar 9 artículos de la Constitución Política: 40, 107, 108, 109, 126, 172, 177, 181 y 262, los cuales permitirán hacer estos significativos cambios en la normativa del país, que deberá quedar aprobado antes del 16 de diciembre, día en que se termina el periodo legislativo; de lo contrario, podría terminar hundiéndose.

“Luego de un análisis sesudo del articulado aprobado en segundo debate, y teniendo Presente que aún no se conoce la nueva ponencia, nos permitimos poner en consideración los siguientes aspectos que consideramos problemáticos en tanto contradicen los objetivos centrales de la reforma, esto es: |) fortalecer el sistema de partidos; li) hacer más transparente y controlable la financiación de las campañas políticas; ii) abrir el sistema a la participación paritaria de las mujeres y poblaciones diversas”, expone el documento del proyecto.

¿Qué se aprobó?

El transfuguismo, que es la posibilidad que los congresistas se puedan cambiar de partido, fue aceptado, eso sí, el movimiento solo se podría hacer una vez, no obstante, se eliminaría la sanción por doble militancia.

Dentro de lo más polémico, está la pérdida de poderes, por así decirlo, de la Procuraduría General de la Nación, que precisamente es el primer artículo de la reforma, y aunque le restaría facultades, mantendría la posibilidad que el ministerio público siguiera investigando y sancionando a los políticos elegidos:

“Con excepción de la sanción de pérdida de investidura, las limitaciones de los derechos políticos de las personas solo podrán ser proferidas por una autoridad judicial competente en proceso penal”, sería el cambio que se le haría al artículo 40 de la constitución.

Adicionalmente, se modificaría la edad en la que un colombiano pueda hacer parte del Congreso, inicialmente se había propuesto que fuera desde los 18 años, pero, se acordó que se aceptara para los mayores de 25, recordemos que con la legislación actual, la edad mínima para acceder a una curul en Senado o Cámara de Representantes es de 30 años.

“Tenemos la convicción plena de que los jóvenes 18 años tienen la capacidad de defender las causas más profundas. Vale la pena escucharlas en el recinto del Congreso de la República. El presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez han reconocido que el voto de los jóvenes fue determinante para cambiar el rumbo del país”, aseveró el ministro del interior, Alfonso Prada.

Otro de los puntos más controvertidos es la posibilidad es que ahora los congresistas se pueden convertir en ministros, o declinar su curul para acceder a algún otro cargo público o privado, siendo esto muy criticado por los detractores, que lo calificaron como un retroceso: “un retroceso frente a la Constitución Política de 1991. No se le puede prometer algo a la ciudadanía y llegar a hacer otra cosa”, manifestó la representante a la Cámara, Katherine Juvinao.

Esto fue lo que se hundió de la reforma política en la Cámara de Representantes.
Esto fue lo que se hundió de la reforma política en la Cámara de Representantes.

Esto fue lo que se hundió en la reforma

Lo primero fue que se cayó la ampliación del periodo electoral, de cuatro se buscaba que fueran 5, por lo que presidentes, congresistas, gobernadores, alcaldes y asambleístas tendrían un año más de gobierno.

Otro de los articulados que ya no va más es el del voto obligatorio, que aunque se había aprobado en el primer debate de la Comisión Primera del Senado, terminó por hundirse, negativa liderada por los partidos tradicionales del país.

“Colombia no está preparada para el voto obligatorio. No tenemos las condiciones de logística ni seguridad para nuestros campesinos sean obligados a ir a una votación, que de pronto está siendo amenazado por grupos y actores al margen de la ley que muchas veces cohesionan su voto”, declaró el representante James Mosquera.

A partir de este punto, faltan 5 debates para que pase a sanción presidencial, y aunque no se lograría este año, durante el primer semestre del 2023 tendría que quedar reglado.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR