Quién es y por qué fue asesinada la mujer que apareció incinerada en Barranquilla

Edixmar Henríquez González fue encontrada en la vía que une a Puerto Colombia con la capital del Atlántico, l el culpable confesó su crimen y actualmente se encuentra en la cárcel

Dos mujeres participan el 19 de junio de 2020 de un plantón para protestar por los feminicidios ocurridos este año en el país, especialmente durante la cuarentena nacional para contener la expansión del COVID-19, en Medellín (Colombia). EFE/Luis Eduardo Noriega A.
Dos mujeres participan el 19 de junio de 2020 de un plantón para protestar por los feminicidios ocurridos este año en el país, especialmente durante la cuarentena nacional para contener la expansión del COVID-19, en Medellín (Colombia). EFE/Luis Eduardo Noriega A.

Este 16 de mayo fue encontrado el cuerpo de Edixmar Henríquez González, una joven de nacionalidad venezolana que habría sido asesinada y posteriormente incinerada, en la ‘Ye de los chinos’, en Puerto Colombia, Atlántico. La mujer de 23 años llevaba unas horas perdida y su familia había pasado el reporte a las autoridades pues el 15 de mayo habría madrugado para ir a su trabajo, un panadería donde trabajaba como asistente, pero nunca llegó y en la tarde tampoco volvió a su lugar de residencia. Tras las investigaciones se encontró que el culpable sería su pareja.

“La última vez que fue vista iba a coger el bus para su trabajo en horas de la mañana del domingo, eso fue en Simón Bolívar”, confirmó un allegado de la víctima en entrevista con El Heraldo y agregó que se dirigieron a las autoridades para denunciar su desaparición pero que al no haber cumplido 72 horas no hicieron el reporte correspondiente.

Pasado menos de los tres días que piden las autoridades para poder reportar un caso como este, se encontró un cuerpo que había sido quemado y que presentada signos de maltrato, pese a que el cuerpo esta irreconocible, lo que sirvió para identificar a Edixmar Henríquez González fue su ropa, una blusa amarilla y un pantalón desgastado.

“Llevaba un pantalón claro, un buzo amarillo, un bolso negro cuando salió de la casa y tenía un tatuaje en el brazo derecho”, contó la persona cercana a Henríquez.

Un tiempo después de que se encontró el cuerpo de la joven extranjera, Jairo Armando Cordero Barraza llegó con una actitud sospechosa a la comisaría para reportar su desaparición, pero las autoridades ya tenía pruebas que lo relacionaban con el crimen.

El sujeto decidió hablar de cómo acabo con la vida de Edixmar, que llevaba 5 años viviendo en Colombia y tenía un hijo de 3 años. Cordero confesó que habría asfixiado a la víctima en medio de una discusión y se quedó con el cuerpo unas horas, para luego empacarla en una maleta, subirla a un taxi y proceder a quemarla en un lugar retirado de las zonas comerciales.

Luego de haber podido tener la confesión de asesino y recoger las pruebas contundentes, la Fiscalía se las dio a un juez de garantías que ordenó la captura de Cordero, quien fue encontrado por el CTI en el barrio San Felipe de Barranquilla.

Las cifras de feminicidios muestran que este tipo de crímenes han aumentado en el país. De acuerdo con el Observatorio de Feminicidios, en los cuatro primeros meses del 2022 se han registrado 160 asesinatos de mujeres en todo el país, de los cuales, El Espectador anotó que 25 han sido en el departamento del Atlántico.

Consuelo Malatesta, socióloga, asesora de género para la Gobernación del Valle y centros de estudios de la Univalle explicó a la Revista Semana que estos crímenes están relacionados con la búsqueda de la autonomía y la libertad, en muchos casos.

“Uno podría resumirlo en que cuanto más las mujeres busquen su libertad, autonomía y distanciarse de relaciones violentas, los agresores ejercen con más fuerza esa violencia. Yo creo que hay una relación determinante en todos los casos”, dijo la especialista al medio colombiano.


SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR