F1 en Barranquilla: políticos cuestionan a Duque y Pumarejo por su “desconexión” con las necesidades del pueblo

La violencia, la falta de recursos, el hambre y la problemática de los arroyos, entre los temas en los discursos de algunos

Verstappen y Hamilton, mano a mano, en la F1. EFE/EPA/SHAWN THEW/Archivo
Verstappen y Hamilton, mano a mano, en la F1. EFE/EPA/SHAWN THEW/Archivo

La posibilidad de que Barranquilla sea sede de un Gran Premio de Fórmula 1, sobre la cual se refirió el alcalde Jaime Pumarejo, y, luego, el presidente Iván Duque, continúa dando de qué hablar, no solo por la factibilidad de que en La arenosa se construya una pista o se diseñe un trazado en sus calles para acoger la máxima categoría del automovilismo, sino por lo paradójico que resulta un proyecto de este nivel en una población atlanticense y en general un país con otras necesidades.

Gustavo Bolívar, el primero de la lista cerrada al senado del Pacto Histórico para las elecciones del 13 de marzo, planteó que Colombia está a tres décadas de acoger un evento de tal categoría, entre otras, por la inversión que requiere. “La segunda línea del metro de Claudia López sin tener estudios de la primera y la F1 de Barranquilla son sofismas para engañar idiotas. Corrí Karts, fui a Indianápolis y a Mónaco a ver a Juan Pablo Montoya. Cualquier experto sabe que estamos a 3 décadas de tener la F-1 en Colombia”, comentó. Para el congresista también resulta difícil creer que las escuderías acepten venir a un país violento.

Gustavo Petro, líder de la oposición en Colombia, quien, luego de perder en segunda vuelta las elecciones presidenciales de 2018, buscará el próximo mayo ser elegido como jefe de Estado, lanzó un dardo a Iván Duque al plantearle: “Te pregunto si ¿no deberías acompañarnos en el sueño que Barranquilla sea una ciudad sin hambre?”. Lo hizo a la par que retuiteó un mensaje del mandatario, en el que se lee: “Acompañamos el sueño que tiene el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, de que esta ciudad sea vinculada en el calendario de circuitos de la Fórmula 1 con un Gran Premio en Colombia, que traería enormes beneficios económicos y turísticos para la ciudad. Cuente con nuestro respaldo”.

Por su parte, Alexander López Maya, senador del Polo Democrático Alternativo, se refirió a la “desconexión” tanto del presidente Duque como del alcalde Pumarejo al plantear que en la capital del Atlántico se desarrolle este proyecto, cuando las necesidades de la población son otras.

“¡Qué desconexión tan absurda con el pueblo! En Barranquilla cientos de familias han dejado de comer 3 veces al día y eso no es tema de conversación entre Pumarejo y Duque, solo hablan de nimiedades irrisorias que resultan insultantes al ver la necesidades de los barranquilleros”, comentó.

Sandra Ramírez, quien aspira a seguir en el Senado en representación del partido Comunes, opinó que, en lugar de pensar en un evento deportivo en favor de las familias prestantes del Caribe colombiano, se debería trabajar en brindar solución a problemáticas como los arroyos que aterrorizan a sus habitantes cada invierno.

Le puede interesar: El costo de llevar la Fórmula 1 a Barranquilla

“En lugar de pensarse una Barranquilla sin hambre, con solución para los arroyos que tanto afectan a la gente en época invernal, piensan en traer la Fórmula 1 que lo único que hace es beneficiar a los políticos y empresarios ricos de la región. ¡Ay Presidente!”, publicó en Twitter.

Antonio Sanguino, senador de la Alianza Verde, con sarcasmo comentó: “Hay fuertes rumores de que Alex Char negocia la contratación de pilotos para el equipo de Fórmula 1 del Junior de Barranquilla. ¡Otra de sus innovadoras actividades de campaña!”.

La publicación de Sanguino tiene que ver con que a los Char, dueños del Junior, algunos los señala de reforzar al equipo con futbolistas de renombre para que la hinchada vote por el candidato de la familia o que esta apoye durante las elecciones. Alex Char, por ejemplo, es precandidato a la presidencia de Colombia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR