“Colombia es una amenaza mundial”: ministro de Defensa venezolano

Tal y como ha hecho en repetidas ocasiones el Gobierno colombiano, Vladimir Padrino López señaló al Gobierno de Iván Duque de auspiciar el narcotráfico y facilitar su llegada a Venezuela

05-04-2021 El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López
POLITICA SUDAMÉRICA VENEZUELA
FANB
05-04-2021 El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López POLITICA SUDAMÉRICA VENEZUELA FANB

Si bien Colombia y Venezuela reabrieron oficialmente sus fronteras oficiales tras poco más de seis años de cierre, la relación entre ambos países no ha dejado de ser tensa. Así quedó demostrado luego de que Vladimir Padrino López, ministro de Defensa del régimen de Nicolás Maduro, lanzara serias acusaciones contra el Gobierno colombiano.

Todo sucedió durante el aniversario 101 de la Aviación Militar Bolivariana, donde el funcionario sentenció que “La verdad es una sola, y la verdad es que el territorio colombiano auspiciado por esa oligarquía se ha convertido en una amenaza, no solamente regional, sino para todo el mundo en la producción y la distribución de drogas”.

Con esto no sólo lanzó dardos en contra del Gobierno de Iván Duque al emplear el concepto de oligarquía, empleando, de paso, uno de los temas que el propio presidente colombiano ha empleado para atacar en reiteradas ocasiones a la dictadura venezolana.

Es que, por un lado están informes como el del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que indicaba en julio pasado que el potencial de producción de clorhidrato de cocaína pura alcanzó 1.228 toneladas en 2020, lo que implica un incremento del 8 % frente al año inmediatamente anterior. Adicionalmente, la producción estimada de hoja de coca fue de 997.300 toneladas métricas, con lo que prácticamente se designó a Colombia como el principal productor de cocaína del mundo.

Por otra parte están los informes del Ministerio de Defensa, que indican que para mitad de este año se habían erradicado 38.000 hectáreas de cultivos ilícitos y al menos 346 toneladas de clorhidrato de cocaína incautadas, lo que representa un 30 por ciento más que el mismo periodo de 2020. Algo similar sucede con la hoja de coca, de las que se han decomisado 541 toneladas, que serían un 62 por ciento más que el año pasado.

No obstante, Padrino López no cesó de atacar. En el mismo evento, transmitido por el canal estatal VTV, insistió en que el narcotráfico está siendo alimentado por la “oligarquía” colombiana, al punto que grupos que calificó como terroristas y narcotraficantes han empezado a usar el territorio venezolano como una puerta de salida para los estupefacientes.

Es un comentario que contrasta fuertemente con las acusaciones hechas en repetidas ocasiones tanto por Iván Duque, como por el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, quienes no han dudado en señalar al régimen de Maduro como uno financiado por el narcotráfico y aliado con grupos disidentes colombianos como la Segunda Marquetalia.

“En Miraflores —Palacio que funciona como sede de Gobierno de Venezuela —, la decisión que se tomó fue atacar de una forma cómplice y selectiva solo a las disidencias cercanas a ‘Iván Mordisco’, para someterlas a la ‘Narcotalia’, y que hubiera unidad de mando no solo para seguir con el narcotráfico en Venezuela, sino para seguir incursionando y buscar su expansión nuevamente a Colombia”, decía Molano en una entrevista de abril de este año.

Por su parte, el ministro venezolano señaló este fin de semana, como si de un juego de papa caliente se tratara, que “el nivel de violencia que existe allá (en Colombia), más la producción y la distribución de drogas, creen ellos que lo van a traspasar hasta Venezuela”.

El pasado 30 de septiembre, Maduro denunció que estos grupos se están infiltrando en el territorio para amenazar “la paz y seguridad” de Venezuela. El mandatario dijo, sin mostrar alguna evidencia, que estos grupos pueden estar conformados por entre 20 y 100 personas, entrenados y financiados por Colombia.

”Los meten en la frontera para diezmar la seguridad interna, para atacar al pueblo, para traficar la cocaína colombiana y para prepararse para ataques (con) objetivos militares, policiales, políticos” dijo en esa ocasión.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR