En Manizales, menor de 14 años golpeó a su mamá por no darle dinero para una recarga

El joven fue capturado por la Policía de Infancia y Adolescencia, pues volvió a agredir a su progenitora frente a los uniformados

Foto: Policía Metropolitana de Manizales
Foto: Policía Metropolitana de Manizales

Hay indignación en la capital del departamento de Caldas, luego de que las autoridades municipales tuvieran que acudir a una vivienda en la que una mujer estaba siendo agredida por su propio hijo, un menor de 14 años.

La alerta llegó a las autoridades a través de una llamada telefónica que realizó un vecino al escuchar los gritos de una mujer dentro de su vivienda. Los hechos sucedieron exactamente en el barrio La carola, en la ciudad de Manizales.

La Policía de la ciudad acudió a la vivienda tras la denuncia telefónica y se encontraron con que, efectivamente, la mujer que habitaba allí había sido agredida. Sin embargo, la sorpresa que se llevaron los uniformados y los vecinos al cuestionar a la mujer por el agresor, es que había sido su hijo de 14 años.

Según el reporte de las autoridades, la mujer les manifestó que solía tener problemas con su hijo ante su uso excesivo del celular y mal comportamiento, conducta que era recriminada por la progenitora, pero el menor reaccionaba de manera violenta.

Pero, en esta ocasión, la agresión del joven a su madre se dio luego de que esta se negara a darle dinero para que recargara su celular. La versión de la mujer retratada por la Policía Metropolitana de Manizales indica que “el conflicto inició cuando al joven se acabó la recarga que tenía y este le pidió dinero para poder seguir utilizando su móvil. Esta situación conllevó a que la agredirla físicamente porque no accedió a su pretensión”.

Los uniformados que atendieron la situación, en cabeza del Grupo de Protección a la Infancia y Adolescencia, señalaron que tras llegar a la vivienda familiar, trataron de hablar con el adolescente sobre su comportamiento, pero el grado de exaltación en el que este estaba impidió cualquier acercamiento a dialogar.

Era tal el enojo del menor de edad que, cuando su madre habló con los uniformados sobre lo que estaba pasando, el joven intentó agredirla nuevamente, frente a las autoridades, es por esto que fue capturado. “Se encontraba en alto grado de exaltación siendo inútil el intento de mediación. Por el contrario, en presencia de los uniformados atacó nuevamente a la madre, por tal motivo se le explicaron los derechos del aprehendido por el delito de violencia intrafamiliar”, señaló la Policía municipal.

El menor de edad, fue capturado por el delito de agresión tipificado en el Artículo 229 del código penal por violencia intrafamiliar, en el que se establece que “el que maltrate física o psicológicamente a cualquier miembro de su núcleo familiar incurrirá, siempre que la conducta no constituya delito sancionado con pena mayor, en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años”.

Cabe resaltar que estas penas podrían aumentar cuando la violencia recaiga sobre un menor, adolescente, una mujer, una persona mayor de 60 años, o que se encuentre en situación de discapacidad. Por su parte, las autoridades han señalado que, para denunciar este tipo de casos, los ciudadanos pueden comunicarse a las líneas 155 y 123.

En días recientes, otro caso similar se presentó en Los Rosales del municipio de Marinilla, Antioquia. Un video que ronda las redes sociales generó indignación y rechazo. En las imágenes quedó documentado el momento en que una joven de aproximadamente 15 años golpea e insulta a quien sería su mamá.

“Respetá culicagada, respetá”, dice la señora luego de haber recibido malos tratos por parte de la menor de edad. “Respete usted boba, vaya a pegarle a su cu..”, responde la joven.

En otro momento del video, se ve a la menor de edad agredir físicamente a la señora. Incluso, en una ocasión le lanza un objeto para pegarle. Durante casi un minuto de video que se hizo viral en Twitter, es posible escuchar los recurrentes insultos por parte de la joven hacia la adulta mayor.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR