Desgarradores testimonios de soldados sobrevivientes al atentado en Guainía: “quedamos regados en la carretera”

Tres de los 11 heridos revelaron sus impactantes recuerdos; uno perdió el pie y los demás tienen graves secuelas en el rostro y el cuerpo

28-09-2020 Militares del Ejército de Colombia
POLITICA SUDAMÉRICA COLOMBIA
MINISTERIO DE DEFENSA DE COLOMBIA
28-09-2020 Militares del Ejército de Colombia POLITICA SUDAMÉRICA COLOMBIA MINISTERIO DE DEFENSA DE COLOMBIA

Luego del atentado en el departamento del Guainía que dejó 11 soldados heridos y uno muerto esta semana, la revista Semana conoció el testimonio de varios de los sobrevivientes, que quedaron con graves heridas luego de que explotó el camión en el que se desplazaban en la ciudad de Inírida.

Uno de ellos es el soldado regular Kevin Díaz, de tan solo 20 años de edad, y que quedó con el rostro desfigurado luego de que un grupo ilegal les lanzó una granada que causó el fatal accidente.

Díaz le contó al medio que la granada le pasó “entre los pies” y su reacción fue “tirarme del camión”. El joven lleva nueve meses prestando su servicio militar en ese departamento y asegura que este suceso es el más difícil que ha vivido a lo largo de su veintena de años.

Kevin dice que todavía recuerda los instantes previos, durante y después del ataque y asegura que tiene presente a su compañero muerto, al que el Ejército identificó como John Janer Escobar, oriundo de la capital del Magdalena, Santa Marta.

Foto: Ejército
Foto: Ejército

Semana documenta que los responsables de lanzar la granada contra el camión fueron dos sujetos que viajaban en una moto de bajo cilindraje y que seguía al vehículo.

Instantes después de que el automotor arrancó, los individuos aceleraron y lanzaron el misil que causó la tragedia, mientras que varios de los militares que viajaban en este se botaron del camión para intentar resguardarse.

Kevin también se tiró desde el camión y, debido al fuerte golpe que sufrió en el cráneo, permaneció inconsciente dos días. “No supe nada más”, expresa el joven, quien reveló al portal que quedó tendido a “50 metros del carro”, mientras los demás quedaron “regados en la carretera a medida que nos íbamos lanzando del vehículo en movimiento”.

Otro de los militares heridos también habló con el medio, se le identificó como Elián Bolaños, de tan solo 19 años, quien se encuentra en una unidad de cuidados intensivos debido a las graves quemaduras que sufrió. Su testimonio fue impactante.

“Uno de ellos murió, otros están en uci y uno perdió un pie; yo quedé desorientado, había un tanque de gasolina dentro del camión y creo que eso fue lo que me quemó, porque sentía la cara y los brazos como si me fueran a explotar”, contó a Semana.

Asimismo, el medio dio a conocer el desconcertante testimonio del soldado Edwar Téllez quien perdió su pie derecho en el atentado luego de que la granada le cayó a él. “(...) tenía toda la pierna rota, la granada me cayó a mí; pero tuve fe en Dios y me ha dado una segunda oportunidad”, contó el uniformado a Semana.

Entre tanto, el Comando de la Vigésima Octava Brigada del Ejército informó que el hecho se produjo en la tarde del pasado 19 de octubre, cuando soldados del Batallón de Infantería N.°45 General Próspero Pinzón se encontraban en actividades de apoyo al desarrollo solicitada por la comunidad y autoridades civiles.

Como producto del hecho 11 de nuestros soldados resultaron heridos de consideración, otro lamentablemente murió. Mientras que seis soldados más que estaban siendo valorados en un centro asistencial de Inírida han sido dados de alta”, informó la Octava División.

Tras el atentado, sobre la 1:00 am. del miércoles 20 de octubre, un avión de la Fuerza Aérea Colombiana aterrizó en Puerto Inírida para apoyar el traslado de los soldados heridos de gravedad hasta la ciudad de Bogotá. Sin embargo, por condiciones climáticas solo pudo despegar hacia las 3:30 de la madrugada. Sobre las 5:00 de la mañana los militares ya se encontraban bajo atención médica en el Hospital Militar Central de la capital.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR