“Asesino, secuestrador y terrorista”: así llamó Silvia Cubas, hija del expresidente de Paraguay, al excomandante de las Farc Rodrigo Granda

La hermana de la empresaria paraguaya Cecilia Cubas, asesinada hace 16 años, afirmó que existen pruebas fehacientes de cómo el exguerrillero colombiano dio asesoramiento al grupo armado Patria Libre que llevó a cabo el crimen

La empresaria paraguaya Cecilia Cubas - exguerrillero colombiano Rodrigo Granda.
La empresaria paraguaya Cecilia Cubas - exguerrillero colombiano Rodrigo Granda.

Tras de darse a conocer el regreso desde México de Rodrigo Granda, conocido como el ‘Canciller de las Farc’, luego de que este país le negara el ingreso por una circular roja de la Interpol, la cual tiene vigente frente a la autoridades de Paraguay, por el asesinato de la empresaria Cecilia Cubas, hallada sin vida en un fosa el 16 de febrero de 2005, su hermana Silvia Cubas se refirió al caso.

Silvia, en diálogo con Semana señaló que lo mínimo que se le debe dar a su hermana es justicia, al indicar que existen pruebas concretas de la investigación a unos correos hallados en el computador del comandante de las Farc, Raúl Reyes, tras el bombardeo de 2008 en el que murió.

“Por la diferencia horaria, nosotros aquí tomamos conocimiento de la noticia a media noche. Estuvimos expectantes de todos los movimientos que realizó la cancillería, que intentó concretar la detención de Rodrigo Granda con fines de extradición, por la orden de captura internacional que pesa sobre él, por secuestro, asociación criminal y homicidio doloso en contra de mi hermana. Pero, infelizmente, gracias al apoyo del gobierno mexicano, duró muy poco la esperanza de que el secuestrador y asesino de mi hermana venga a rendir cuentas ante la justicia paraguaya, y de una u otra manera, iba hacer que él pagará por todas las culpas de los asesinatos que pesan sobre él en Colombia”, manifestó Silvia, al enterarse que Rodrigo Granda logró regresar a Colombia.

“No hay duda que él fue el mentor e instructor”, afirmó Silvia al explicar que la lectura que le realizaron al expediente de su hermana demuestra cómo era la comunicación entre las Farc y el grupo armado paraguayo para realizar el secuestro y posterior asesinato de su hermana.

“Mi hermana fue secuestrada al salir de su trabajo, el 21 de septiembre del 2004, en el transcurrir del secuestro se pudo comprobar fehacientemente que los secuestradores de mi hermana fueron entrenados, asesorados, adoctrinados y aconsejados; antes, durante y después del secuestro, no solamente por Rodrigo Granda, sino también por alto directivos de las Farc. La Fiscalía paraguaya tiene todo el circuito, con el que se puede demostrar en un juicio el grado de implicación de las Farc en el secuestro de mi hermana, detalló Silvia al medio bogotano.

Con respecto a las pruebas que descubrieron la conexión de las Farc con el secuestro de Cecilia, Silvia reveló que cuando estaban en el proceso de negociación para la liberación de su hermana, la comunicación con los secuestradores se realizaba a través de una misma cuenta de correo y uno de los asesores de informática que los acompañaban en este proceso, se encontró en la papelera con un mensaje, el cual gracias al apoyo de Microsoft pudieron identificar la IP de la que provenía esa conversación, “es ahí cuando se descubre que ese era el usuario que utilizaba Rodrigo Granda. Además, se accede a otras conversaciones entre ellos, y se puede comprobar como tiempo antes del secuestro ellos los invitan para que vayan a recibir el entrenamiento adecuado y cómo ellos antes del secuestro empiezan hablar de la empresa, la agricultura o el cultivo, haciendo referencia al secuestro de mi hermana”, detalló la hermana de la asesinada empresaria paraguaya.

LEER: El secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, por el que Rodrigo Granda tiene circular roja emitida por Paraguay

Granda una vez regresó de México, señaló a medios de comunicación en Colombia que esa acusación de secuestro y asesinato es un montaje en su contra y que él no le debe nada a la justicia paraguaya, ante lo cual Silvia manifestó:

“Qué uno puede esperar de la palabra de un asesino, de un terrorista o de un secuestrador. Su palabra no vale nada, nada lo que él diga tiene validez alguna. Nosotros tenemos pruebas, yo siempre digo y sostengo que nosotros somos los más interesados en que los que son realmente culpables de lo que le hicieron a mi hermana, sean los que paguen. Nosotros lo que queremos es que Cecilia reciba lo mínimo que merecen, que es justicia”, sostuvo Silvia.

Tras la polémica que causó el regreso de Granda a Colombia y el revivir el caso de Cecilia por cuenta de la circular roja de la Interpol, la W Radio también contacto a Silvia, quien en entrevista indicó que el hecho que este hombre haga parte de los diálogos de paz en Colombia, “no quiere decir que él no sea un asesino, un secuestrador y un terrorista”.


SEGUIR LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR