Machista, racista y misógina: así calificó la vicepresidenta la canción “Perra” de J Balvin

Junto con la Consejería para al Equidad de la Mujer, la también canciller rechazó el sencillo del reguetonero

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y Gheidy Gallo Santos, consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, redactaron una carta para expresar rechazo en contra de situaciones recientes que consideran que atentan contra las mujeres. Puntualmente, consideran violentas las expresiones de la canción titulada ‘Perra’ del cantante antioqueño J Balvin, así como alertaron sobre un hombre que caminó con una mujer amarrada por el centro de Medellín.

Los dos hechos tienen en relación mujeres que son encadenadas mientras el hombre tiene el mando. En la canción de J Balvin, de la que se publicó el video el pasado 7 de septiembre, aparecen imágenes de dos mujeres que personifican animales, maquilladas como tal, con collares de los que el cantante tiene el poder.

La vicepresidenta y la consejera resaltaron que “el artista utiliza imágenes de mujeres y de personas afrodescendientes -grupos poblacionales de especial protección constitucional- a quienes presenta con orejas de perro. Además, mientras camina, el cantante lleva a dos mujeres afrodescendientes amarradas con cadenas del cuello y arrastrándose por el piso como animales o esclavas”.

Las imágenes se han hecho virales en redes sociales por críticas a la representación de la mujer. Sin embargo, para Ramírez y Gallo, genera preocupación también los versos de la canción. “Como si esto fuera poco, la letra de la canción tiene directas abiertas expresiones sexistas, racistas, machistas y misóginas que vulneran los derechos de las mujeres comparándolas con un animal que se debe dominar y maltratar, con expresiones que no vale la pena repetir”, señalaron en su misiva.

La canción es una colaboración de J Balvin con la rapera de República Dominicana conocida como Tokischa y hace parte del álbum Jose que contiene otras 21 canciones. La vicepresidenta y la consejera invitaron al cantante de reguetón y a la industria musical a suscribir un pacto que incluya diversos compromisos para la promoción de los derechos de las mujeres en la música y la prevención de la violencia en su contra, que se realizará en compañía de la Universidad el Externado.

El otro hecho sobre el que llamaron al rechazo, ocurrió el pasado 8 de octubre por las calles del sector de Provenza, en la zona rosa de El Poblado de Medellín. Sobre la carrera 35, testigos filmaron la escena de una mujer en ropa interior, amarrada con una correa al cuello, que era conducida por un hombre extranjero que vestía un esmoquin azul.

La escena era filmada de manera profesional, para la producción de contenido. Sin embargo, para la vicepresidenta y la consejera, era una exhibición de la mujer “como si se tratara de un objeto, un animal o una esclava”.

“Según reportes de prensa y redes sociales, la Policía Metropolitana del Valle de Aburra le impuso a la mujer una multa de Policía por realizar exhibicionismo o actos sexuales en lugares públicos, mientras el hombre no fue multado. Sumado a ello, al parecer el extranjero es un entrenador personal y creador de contenidos en redes sociales, por lo que las autoridades presumen que el material será usado en las mismas”, señalaron en la carta pública.

Las funcionarias solicitaron a la Fiscalía iniciar una investigación penal por los hechos. Además, como lo solicitó también el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, pidieron a Migración Colombia revisar la situación respecto a la violencia contra la mujer, tomar las sanciones y acciones correspondientes, “incluido el contemplar la deportación del ciudadano extranjero involucrado en los hechos”.

Sin embargo, la protagonista de las imágenes, Alejandra Torres, señaló, según El Colombiano, que el ciudadano extranjero es su novio Patrick Slurick y que no se trataba de turismo sexual. Según dijo al medio, la idea era realizar un video promocional para su cuenta de Onlyfans, en la que sí vende contenido para adultos. La situación, según dijeron, les ha generado muchos problemas personales e incluso temen que no puedan volver a encontrarse por la anunciada deportación.

Estos dos hechos son graves y ameritan acciones contundentes de respuesta porque reproducen, incitan y justifican la violencia contra la mujer al promover la vulneración de sus derechos, la afectación a su dignidad y la normalización de posturas o imaginarios denigrantes que interiorizan, subvaloran y cosifican su cuerpo y las muestra como un objeto de propiedad de los hombres. Además, los hechos relatados pueden promover el “turismo sexual y la trata de mujeres con fines de explotación sexual, sancionados por la ley penal colombiana”, señalaron Marta Lucía Ramírez y Gheidy Gallo.

La vicepresidenta y la consejera hicieron un llamado para que se asuma el mandato de la Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer CEDAW, con el fin de tomar todas las acciones y medidas para eliminar la discriminación contra la mujer, los prejuicios y modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres.

Anunciaron que buscarán junto a la Gobernación de Antioquia y Alcaldía de Medellín implementar una campaña de prevención y rechazo a la violencia contra la mujer en el sector de El Poblado en Medellín. Trabajarán con la Policía para revisar la implementación del Código de Policía con enfoque de género. Promoverán en redes sociales y organizaciones de mujeres los canales de denuncia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR