El general Mario Montoya vinculado a falsos positivos en el Caribe

En el documento se reitera que el oficial estaría involucrado en más ejecuciones extrajudiciales de las que se conocen


EL GENERAL (R) MARIO MONTOYA. (COLPRENSA - ARCHIVO)
EL GENERAL (R) MARIO MONTOYA. (COLPRENSA - ARCHIVO)

A finales del mes de agosto la Fiscalía solicitó formalmente la audiencia para formular imputación al general Mario Montoya Uribe por los hechos atribuidos cuando fue comandante del Ejército Nacional entre el 20 de noviembre de 2007 y el 4 de noviembre de 2008 por 104 casos de ‘falsos positivos’.

La Fiscalía inició argumentando que aunque en octubre de 2018 el general (r) Montoya se sometió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la C-025 de 2018 argumenta que la institución no puede suspender los procesos que pasan al tribunal de paz para evitar una posible vulneración de los derechos de las víctimas. El ente acusador explicó que no se pueden tomar decisiones ni adelantar citaciones o investigaciones, pero sí puede seguir documentando los hechos.

Luego dijo que por ahora Mario Montoya no ha recibido alguna imputación por parte de la JEP o se ha dado alguna decisión en su caso y expresó que mientras la jurisdicción de paz ejerce sus facultades, la Fiscalía desarrolla “competencias complementarias, simultaneas y concurrentes”.

Ahora tan solo unas semanas después de las declaraciones, la w radio, dio a conocer el informe “El Ejército del Norte” y que demostraría que los casos en el que Montoya esta relacionada son más de los que se creían.

El documento denuncia 391 ejecuciones y presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas por soldados adscritos al Comando Conjunto Caribe de las Fuerzas Militares, bajo la comandancia de Mario Montoya durante una temporalidad que abarca desde el 24 diciembre de 2004 al 21 de febrero de 2006 y comprende asesinatos y desapariciones forzadas perpetradas en los departamentos de Antioquia, Chocó, Cesar, Guajira, Atlántico, Magdalena, Bolívar y Sucre.

De acuerdo con el medio colombiano, el informe señaló que Montoya junto con otros 18 oficiales fueron los encargados de que dar la autorización de las ejecuciones irregulares, el traslado de la práctica criminal entre unidades militares, la instigación a la comisión de esos hechos por medio de la presión por resultados y los estímulos económicos a quienes los presentaran.

Y agregó que los acusados, mantenían relaciones con grupos paramilitares, no tenían control de los subordinados y eran los encargados de alterar documentos oficiales para dar soporte a las operaciones militares en las que se produjeron ejecuciones.

Para ejemplificar la información y dar pruebas, en el documento según comentó el portal de El Criterio, menciona la Operación San Jorge, anunciada por el comandante general del Ejército, Carlos Alberto Ospina, de acuerdo con lo dicho en se momento, con el objetivo de acorralar y sacar a las Farc y el ELN de la Sierra Nevada, pero al aparecer no todo salió como se mostró en ese entonces y actualmente es la clara y cruda realidad de todo lo que ejecutaron los militares en esa época.

El general Mario Montoya llegó en diciembre de 2003 a la comandancia de la Primera División del Ejército en el Caribe y, con ello, empezó a controlar la operación, que terminó a finales de 2004.

De acuerdo con informes oficiales, de los 47 supuestos guerrilleros muertos en combate solo 12 fueron identificados: unos con nombres y otros con sus supuestos alias y siete años después, por declaraciones ante el mecanismo de Justicia y Paz de Hernán Giraldo uno de los jefes paramilitares de la zona; el país se enterarían que entre las bajas habían jóvenes y hombres que están registrados como desaparecidos y no tenían relación con grupos armados. La versión fue confirmada un exagente del CTI de forma anónima.

La información que se documentó durante este tiempo sobre las guerrillas y sus simpatizantes fue filtrada a los paramilitares, pues fue encontraba en el computador del excomandante paramilitar del frente José Pablo Díaz del Bloque Norte de las AUC, don Antonio (Edgar Ignacio Fierro Flores), el día de su captura en una zona exclusiva de Santa Marta, carpeta que se llamaba amigo DAS”, explicó.


SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR