Amazonas: conozca seis planes para disfrutar la paz de la naturaleza

Conectarse con la naturaleza es solo el principio de la gran aventura que le espera en este maravilloso departamento de Colombia

El departamento del Amazonas alberga parte de la gran selva del mismo nombre y por eso es considerado como uno de los destinos con más biodiversidad del país. Esto a su vez, lo convierte en el lugar ideal para conectarse con la naturaleza en un ambiente lleno de riqueza cultural indígena y parajes asombrosos para el disfrute del ecoturismo.

Es precisamente este tipo de turismo el que atrae a visitantes de todo el mundo en cualquier época del año, además porque dentro de su oferta es posible descubrir ecosistemas ancestrales, protegidos por su importante valor medioambiental.

Todo esto y más hacen del departamento un destino imperdible de conocer en el país, por eso hoy en Infobae Colombia le contamos sobre seis planes que no puede dejar de disfrutar allí:

Conectarse con la naturaleza en Tanimboca

A 11 kilómetros de Leticia, capital del departamento, se encuentra la Reserva Natural Tanimboca, un lugar en medio de la selva que ofrece hospedaje en cabañas de madera construidas en los árboles e inspiradas en las construcciones ancestrales de los indígenas del territorio.

Los visitantes pueden disfrutar de paseos por el ecosistema selvático que también puede ser apreciado desde puentes colgantes en medio de los árboles.

Conocer los lagos de Tarapoto

Se trata de un complejo de lagos y humedales ubicados a 15 minutos del municipio de Puerto Nariño. La zona es habitada por las comunidades indígenas ticuna, yagua y cocama. De acuerdo con lo recogido por la red de turismo Travelgrafía, durante los meses de lluvia el lugar “puede albergar hasta 900 especies de plantas, 250 especies distintas de aves, 200 de mamíferos, 170 de peces, 60 de anfibios y 30 de reptiles”.

Algunos de los planes más populares entre los visitantes es nadar en las aguas tranquilas del lugar, así como practicar pesca artesanal.

Recorrer la Reserva Natural Calanoa

Se trata de un área protegida ubicada a 60 kilómetros de Leticia y que prospera a orillas del río Amazonas. Algunos de las actividades imperdibles allí es pasear en lancha hasta los municipios selváticos de San Martín de Amacayacu y Palmeras, así como aprender a pescar con los pobladores de la zona.

Asimismo, es posible acercarse a las tradiciones indígenas de la mano de chamanes y líderes espirituales que allí habitan.

Parque Nacional Natural Amacayacu en la Región Amazónica de Colombia. Foto: Parques Nacionales.
Parque Nacional Natural Amacayacu en la Región Amazónica de Colombia. Foto: Parques Nacionales.

Apreciar la fauna y flora en el Parque Nacional Natural Amacayacu

Esta área protegida, también ubicada en la ribiera del río Amazonas, es reconocida por ser el hogar de numerosas especies animales como primates, anfibios, aves y peces.

Allí es posible disfrutar actividades ecoturísticas como senderismo por el ecosistema selvático de la zona, así como pasear en canoa por el río Amacayacu.

Acercarse a las tradiciones indígenas en la Reserva Natural Tucuchira

Este enorme lugar con enorme riqueza cultural está ubicado a 32 kilómetros de Leticia, más exactamente en el resguardo indígena Santa Sofía de la etnia tikuna, donde habitan los pueblos yaguas, progreso, loma linda, nuevo jardín y santa sofía.

De acuerdo con Travelgrafía, la zona plantea una propuesta ecoturística que se basa en la inmersión cultural y la interacción con la naturaleza, lo que permite la apertura de “proyectos de desarrollo rural, social y medioambiental, talleres de artesanías, procesos de reforestación, observación de fauna y flora silvestre, pesca artesanal y actividades agroturísticas”.

Visitar Puerto Nariño

“A orillas del río Loretoyacu, cuyas aguas son negras debido a la descomposición vegetal, está Puerto Nariño, un pueblo tranquilo donde habitan cerca de 7.700 personas, la mayoría de etnias indígenas”, asegura ProColombia sobre el destino.

La entidad señala también que los colores alegres de las fachadas de sus casas de madera y el hecho de que allí no circulan automóviles, enaltecen el atractivo del lugar, ubicado en la frontera con Perú y sobre el río Amazonas, por lo cual para llegar allí es necesario partir en lancha desde Leticia y luego embarcarse en un recorrido fluvial que dura un poco más de dos horas.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR