En Antioquia descubren que tres masacres, en las que murieron 17 personas, se cometieron con la misma arma

La conclusión llegó a la investigación gracias al uso de un sistema llamado Sucoba, en donde se recopila todo el historial referente a actos violentos como estos

La conclusión llegó a la investigación gracias al uso de un sistema llamado Sucoba, en donde se recopila todo el historial referente a actos violentos como estos. EFE/Archivo
La conclusión llegó a la investigación gracias al uso de un sistema llamado Sucoba, en donde se recopila todo el historial referente a actos violentos como estos. EFE/Archivo

El 26 de febrero del 2020, el 21 de noviembre de ese mismo año, y el 17 de febrero del 2021, en diferentes zonas del departamento de Antioquia,17 personas perdieron la vida violentamente. En las tres ocasiones, hombres armados irrumpieron en los lugares en los que se encontraban las víctimas y dispararon indiscriminadamente. La relación entre los tres crímenes no solo se encuentra en su narrativa sino que, por el contrario, las autoridades encontraron similitudes reveladoras sobre los posibles homicidas. Noticias Caracol, medio de comunicación que resaltó la investigación de las autoridades, reveló como las tres masacres habrían sido perpetradas con la misma arma.

De acuerdo con lo que quedó plasmado en la nota del informativo, cada arma de fuego tiene su particularidad, tanto así, explicaron los especialistas en el tema, que se parece a la huella digital, característica que es única en cada ser humano. Teniendo en cuenta este dato, detalló el medio de comunicación, las autoridades antioqueñas pudieron establecer que las tres masacres podrían tener a los mismos victimarios.

“Ocurre cuando nos llegan las evidencias del homicidio colectivo que ocurrió en Andes, Antioquia. Para este hecho nos llegan vainillas recolectadas en el lugar donde ocurrieron estos homicidios”, dijo el intendente Pablo Pinzón Ramírez, de la Dijín de la Policía, ante los micrófonos del noticiero.

En orden cronológico, todo inició con la más reciente de las masacres. El 17 de febrero del 2021, en horas de la madrugada, hombres armados entraron a una finca cafetera ubicada en el corregimiento de Tapartó, en Andes. Allí, los criminales reunieron a cinco personas en una de las habitaciones y los asesinaron. La investigación sobre ese crimen hizo que las autoridades recopilaran las vainillas de las balas con las que se había cometido el múltiple homicidio. Un estudio sobre el material bélico hizo que se descubriera que coincidía con el recopilado casi un año atrás.

El 26 de febrero del 2020, al menos seis hombres armados entraron a una casa ubicada en zona rural de Salgar, Antioquia. Por la puerta de atrás de la vivienda, para no generar alertas, entraron los homicidas y terminaron con la vida de cuatro personas, entre ellas una menor de 17 años de edad. Este hecho llevó a que los investigadores dirigieran sus labores a la masacre ocurrida en Betania el 21 de noviembre de 2020, cuando hombres desconocidos dispararon contra 14 personas que descansaban en una finca cafetera. Allí murieron ocho ciudadanos.

Funcionarios de la Dijín compararon las marcas de las vainillas de los tres ataques en un sistema llamado Sucoba, en donde se encuentra registrado el historial de más de 27.000 vainillas y 3.000 proyectiles que han sido recuperados en las escenas de delitos como los ya mencionados. Allí se llegó a la conclusión. “La misma arma de fuego fue con la que cometieron los tres homicidios en los tres lugares”, aseguró el intendente Pinzón.

“En el trabajo de balística que se realiza frente a las dos armas que se incautaron, cuando se captura a alias ‘Cristian’ y alias ‘Garavito’, se establece que una de las dos armas participó o fue utilizada en tres de las masacres. Estamos en el trabajo de establecer si esta arma la utilizó el mismo delincuente o, por el contrario, fue prestada o alquilada para cada una de las acciones”, afirmó el general Fernando Murillo, director de la Dijín a finales de febrero de este año, cuando se capturó a dos presuntos sospechosos.

La captura y las coincidencias de las balas llevó a que las autoridades trajeran a la investigación el nombre de la banda ‘Los Guadalupe’. “Existe una estructura de delincuencia común organizada denominada la banda Los Guadalupe, con accionar criminal especialmente en esta confrontación y donde hay varias víctimas. Algunas de ellas hacían parte del microtráfico y esto fue lo que llevó a que se presentaran estos hechos lamentables”, explicó el oficial.

Esta banda, comentó el uniformado, ofrece sus servicios criminales a otras organizaciones más poderosas, en el caso de ‘Los Guadalupe’', estarían bajo el mando del Clan del Golfo.


Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR