En Sucre habrá toque de queda para quienes no estén vacunados contra el covid-19

Las restricciones serán por las 24 horas del día y quienes tengan establecimientos comerciales tendrá como obligación solicitar el carné de vacunación.

Este 1 de agosto se conoció que, por medio del decreto 102 del 28 de julio de 2020, la alcaldesa del municipio de Sucre, Elvira Julio Mercado, decidió establecer toque de queda para las personas no vacunadas en ese territorio.

La medida inicia a partir del próximo 2 de agosto y se extenderá hasta el 9 de agosto y aplicará durante todo el día para quien no tenga carné de vacunación.

Según el documento, las restricciones serán por las 24 horas del día y quienes tengan establecimientos comerciales tendrá como obligación solicitar el carné de vacunación conta el covid-19 a sus clientes.

De acuerdo con el gobierno municipal, la medida se tomó para que quienes no se han vacunado tomen la decisión y se logre la inmunidad de rebaño en la región. En las listas de los lugares que aparecen en el documento son: tiendas de barrio, restaurantes, supermercados, panadería, locales que vendan licor, depósitos, graneros, bancos, lugares de giros y discotecas.

Los estaderos y discotecas podrán funcionar hasta la 1:00 a.m., siempre y cuando cumplan con los elementos de bioseguridad como tapabocas y seguir el distanciamiento social.

Las entidades también están en la obligación de tener a sus empleados con el carné de vacunación y mostrarlo cuando las autoridades se lo exijan.

La sanción para quienes hagan caso omiso a estas disposiciones serán multados y sancionados de acuerdo con lo establecido por la Ley 599 de 2000, incluida en el Código Penal y en la Ley 734 de 2002 del Código Disciplinario.

Así podemos ayudar a aumentar el ritmo de vacunación en Colombia

El número de dosis diarias aplicadas es una cifra a la que muchos le hacen seguimiento, sin embargo, es importante tener en cuenta que detrás de esa cifra hay un Plan Nacional de Vacunación contra el covid-19 que busca inmunizar de manera prioritaria a los más vulnerables, de tal manera que no sólo es importante la velocidad de vacunación sino también la cobertura de los grupos de riesgo.

Es por ello por lo que, desde el Ministerio de Salud y Protección Social, buscamos llegar con prioridad a los mayores de 50 años, y a todas las personas con comorbilidades, que aún no acceden a su vacuna contra el covid-19, y lo haremos entre todos, como sociedad, teniendo en cuenta la responsabilidad que todos tenemos para reducir los mayores impactos de esta pandemia.

“El objetivo de la priorización es proteger primero a los más vulnerables. Y teniendo en cuenta que todos tenemos riesgo, el Comité Asesor consideró que es importante priorizar aquellos con mayor evidencia de un riesgo más alto y significativo de complicaciones y muerte por covid-19 basado en la evidencia científica nacional e internacional. Hemos dado así un viraje actualmente de la priorización a la masificación, pero seguimos manteniendo los esfuerzos por buscar a la población priorizada que aún no se ha vacunado”, dice Julián Fernández Niño, director de Epidemiología y Demografía de Minsalud.

Pero la pregunta como sociedad es: ¿Qué podemos hacer para que sean más los vacunados en el país? Desde Minsalud entregamos algunos argumentos basados en la evidencia científica que ayudarán a convencer a los que aún no quieren acercarse a un punto de vacunación o tienen dudas y temores en torno a la inmunización: - Todas las vacunas actualmente aprobadas en el país reducen el riesgo de contagiarse (a distinto nivel, aunque ciertamente esta posibilidad sigue existiendo).

Incluso, ya hay evidencia de que algunas de ellas también reducen la probabilidad de que los contactos no vacunados de las personas vacunadas se contagien, lo que muestra su impacto humanitario. Además, su principal efecto es reducir la mortalidad y la incidencia de casos graves, para lo cual todas han demostrado una mayor efectividad.

SEGUIR LEYENDO