Estatua de Belalcázar sí regresará a su pedestal, por un costo de $500 millones

La Alcaldía de Cali ya tramitó las diligencias necesarias para comenzar con el proceso de restauración, que se espera se demore unos 90 días. Habrá nuevos monumentos para comunidades raizales e indígenas.

Cerca de las 6:00 a.m. de este miércoles un grupo de personas intentó derribar la estatua de Sebastián de Belalcázar, ubicada en el barrio La Arboleda del oeste de Cali. El monumento quedó colgado desde su propia base, a pocos metros del piso.
Externos
Cerca de las 6:00 a.m. de este miércoles un grupo de personas intentó derribar la estatua de Sebastián de Belalcázar, ubicada en el barrio La Arboleda del oeste de Cali. El monumento quedó colgado desde su propia base, a pocos metros del piso. Externos

Luego de casi tres meses desde que fue derribado de su pedestal por los indígenas misak en el marco del paro nacional, las autoridades de Cali confirmaron en la tarde de este viernes 23 de julio que la estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar si regresará al punto en el que se ha ubicado históricamente, en el barrio de La Arboleda.

Según reportaron desde la alcaldía de la ciudad, para ello se hizo efectiva la reclamación ante la aseguradora contratada por la administración local para cubrir este tipo de imprevistos, con lo que se determinó que el proceso necesario para reparar dados los daños sufridos por la escultura tendrá un costo de 500 millones de pesos.

Sobre las labores se pronunció Carlos Alfonso Salazar Sarmiento, director de la Unidad de Bienes y Servicios de la Alcaldía de Cali, quien según cita el diario local El País, manifestó que además del acuerdo con la aseguradora, ya se eligió a una empresa que se encargará de la restauración del monumento. Se trata de un avance si tenemos en cuenta que hasta ayer no se sabía quién se encargaría de la reparación, según dijo el subsecretario de Patrimonio, Leonardo Medina, a Blu Radio.

A hoy, sin embargo, se sabe que los restauradores ya “tienen un plazo de 30 días para que lleguen los recursos y 60 días adicionales para que la restauradora haga su trabajo”, según explicó Salazar Sarmiento. Valga recordar que desde su caída y hasta el momento, el monumento había permanecido bajo custodia en la III Brigada del Ejército Nacional.

Igualmente, le dijo a ese periódico que, “La restauradora es de basta experiencia a nivel nacional, es la misma que está encargada de la restauración de la estatua del Belalcázar de Popayán” y agregó que ese costo de 500 millones de pesos, que es un aproximado, comprende “la restauración de la espada, la pierna y todo el tema del bronce de la escultura”. Se refiere, claro, a todas las partes que resultaron rotas y separadas del resto del cuerpo durante la caída.

Estado actual de la estatua de Sebastián de Belalcázar. / Gabriel Velasco
Estado actual de la estatua de Sebastián de Belalcázar. / Gabriel Velasco

De igual manera hay que anotar que ese monto no pasó desapercibido para ciertos personajes de la política caleña, como el senador del Centro Democrático Gabriel Velasco Ocampo, quien por medio de Twitter cuestionó la cifra señalando que dicha estatua “había sido cotizada en 20 millones de pesos”. Por ese motivo, señaló que “La alcaldía de Cali debe aclarar la razón de este sobreprecio de manera inmediata”. No obstante, las autoridades locales no se han pronunciado al respecto.

Lo que si es una certeza es que el monumento no estará listo para el próximo 25 de julio, cuando Cali celebra su aniversario numero 485, como había solicitado el concejal Roberto Rodríguez, quien elevó un llamado a la Secretaría de Cultura ”para que haga las tareas de recuperación de la estatua, porque es un gran monumento que representa a la ciudad y debe volver a su lugar”. Aseguró, que ese sería el mejor regalo que se le puede dar a la ciudad.

La estatua de Belalcázar regresaría a Cali a pesar de los esfuerzos de las comunidades indígenas de Colombia para eliminar los símbolos de la colonia, considerados opresores y esclavistas, de las ciudades del país. Eso lo reconoció también el alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, quien tras la caída de la misma advirtió que, “efectivamente en la ciudad no existen monumentos para la comunidad afro, la indígena, que tanto le han dado a una ciudad plural y multiétnica”.

Como solución, la administración local resolvió que el colonizador español regresará, custodiado por un equipo de Seguridad y Justicia de Cali y de la Policía Nacional, para evitar futuros ataques, a la par que se erigen dos monumentos adicionales para homenajear a las culturas raizales e indígenas.

“Estamos consultando con cada grupo poblacional para que coloquemos una cantidad determinada de estatuas y que efectivamente tengamos pluralidad a nivel de este tipo de elementos en la ciudad”, le dijo Salazar al diario caleño.

SEGUIR LEYENDO: