Abusador reincidente engañó a una mujer, la embriagó y la violó en Bogotá

El caso ocurrió en el barrio Modelia, de la localidad de Fontibón. La víctima logró escapar del abusador y la Policía lo capturó.

Imagen de referencia tomada de Colprensa
Imagen de referencia tomada de Colprensa

Una mujer que buscaba trabajo en Bogotá fue engañada por un abusador, que ya había sido denunciado por los mismos hechos, quien la engañó, la embriagó y cometió abuso sexual en su contra. Las autoridades lograron dar captura al agresor tras la reacción de la víctima.

De acuerdo con las autoridades, la mujer llegó a un conjunto residencial del barrio Modelia, en la localidad de Fontibón, al occidente de Bogotá, donde un hombre la había citado para ofrecerle un trabajo. Según le dijo, allí harían la entrevista para evaluar sus capacidades.

Sin embargo, todo se trató de un engaño y una coartada del abusador para agredir a la mujer. Durante la entrevista para un trabajo en venta de licores e impulso de bebidas, el hombre le ofreció varios tragos de licor a la mujer y, tras tomar algunos, ella quedó inconsciente y perdió el conocimiento por algunos minutos.

Cuando logró recobrar el conocimiento, la mujer reaccionó y se dio cuenta que estaba siendo agredida sexualmente por el abusador. En ese momento, según las autoridades, la víctima logró huir de su agresor y alcanzó la portería del conjunto donde se encontraba.

Según el teniente coronel Jeisson López, oficial de inspección de la Policía Metropolitana de Bogotá, fueron los miembros de la seguridad privada del conjunto residencial, quienes alertaron a la estación policial de los hechos que denunciaba la mujer. Los vigilantes la ayudaron y resguardaron mientras llegaban las autoridades para recibir la denuncia y proceder con la captura.

Cuando arribaron los uniformados, brindaron la protección a la víctima y procedieron a capturar al agresor. “Es de anotar que el agresor ya tiene antecedentes, anotaciones en la base de datos de la Dijin por el mismo delito. La víctima está siendo atendida en un centro asistencial y ya puso el respectivo denuncio”, aseguró el teniente coronel Jeisson López.

Las cifras de violencia sexual en el país continúan aumentando. Según el informe de Medicina Legal para el periodo de enero a abril de 2021, se practicaron 6.534 exámenes médico legales por presunto abuso sexual, de los cuales 861 fueron a hombres y 5.673 a mujeres. Se presentaron 188 posibles abusos sexuales más que en el mismo periodo del 2020 y el aumento se presentó solo en mujeres.

Además, según el Instituto, la mayor parte de los exámenes por presunto abuso sexual se practicaron a menores de 14 años de edad, con 4.575 análisis en el rango de 0 a 14 años de edad. Mientras que otros 908 se practicaron a mujeres de entre los 15 a los 17 años, igual menores de edad.

Recientemente, en Buenos Aires, se presentó un caso similar en que un hombre dueño de un local buscaba mujeres de corta edad, con necesidades económicas y sin vínculos familiares en el país para ofrecerles trabajo o contratarlas y posteriormente abusar sexualmente de ellas, según describió la fiscal Silvana Russi.

El hecho tuvo lugar el pasado 23 de enero, cerca de las 14, cuando una joven venezolana fue citada en un local de la calle Paso al 600, en el barrio porteño de Balvanera, para una entrevista laboral que había coordinado momentos antes por la red social Facebook con un hombre de nombre “Santiago”. Más tarde se comprobó que no era su verdadero nombre.

Thais, la madre de la denunciante, dijo a Télam que el acusado le pidió a su hija cenar el viernes para así “poder hablar sobre el trabajo”, propuesta que fue rechazada por la joven, que finalmente arregló presentarse el sábado por la mañana.

La mujer cumplió con la entrevista e inició la jornada de trabajo. En ese tiempo el hombre le ofreció varias veces un vaso de agua o jugo, pero ella se negaba. Cuando accedió y lo bebió se sintió mareada y alertó a su hermana. La mujer y la madre, al llegar al lugar, en compañía de las autoridades, quienes hallaron el sitio cerrado y a la víctima con la ropa mal puesta y una camiseta del presunto agresor.

SEGUIR LEYENDO: