Denuncian crisis humanitaria en Chocó derivada de ataques del ELN y las AGC

Al menos cinco comunidades indígenas están siendo víctimas de amenazas, señalamientos, hostigamientos con artefactos explosivos, homicidios, reclutamiento forzado, confinamiento y desplazamiento.

La violencia no cesa en Bojayá y El Carmen del Darién, al norte de Chocó, donde al menos cinco comunidades indígenas están confinadas para protegerse de ataques propiciados por grupos al margen de la ley. Los afectados temen resultar heridos o muertos a manos del Ejército de Liberación nacional (ELN) o las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también conocidas como ‘Clan del Golfo’, que hacen presencia en sus territorios. Este hecho ha derivado en una crisis humanitaria, pues al no poder salir de sus casas, los afectados no pueden suplir sus necesidades básicas.

“Nos permitimos informar a la opinión pública que no cesan las vulneraciones de derechos humanos en las comunidades del municipio de Bojayá y Carmen de El Darién en el departamento del Chocó, específicamente en las comunidades indígenas de Mojaudó, Playa Blanca, Usaraga, Unión Chocó, Chano y Guayabal, en donde la presencia de actores armados ilegales al margen de la ley, cada día pone en riesgo la vida, la integridad física y emocional de nuestros pueblos”, dijo la Asociación de Cabildos, Autoridades Tradicionales Indígenas Embera Dóbida, Katío, Chamí y Dule del Chocó, OREWA, a través de un comunicado de prensa.

Se detalla que están siendo víctimas de amenazas, señalamientos, hostigamientos con artefactos explosivos, homicidios, reclutamiento forzado, confinamiento y desplazamiento. Con este panorama, los indígenas deben permanecer confinados para no exponer sus vidas.

Las actividades que se han tenido que suspender a causa de esta situación son las relacionadas a educación, pues más de 300 estudiantes no pueden ir a sus colegios debido a los enfrentamientos constantes entre los mismos grupos ilegales o con el Ejército Nacional.

“Orientamos a los niños de que no pueden estar tanto tiempo jugando en la playa. El lavado de ropa también debe hacerse muy rápido porque si se escuchan algunos tiros por los enfrentamientos debemos correr a la casa rápido”, detalló Erubino Chabapicama, docente indigena del Chano, en Alto Bojayá.

Además, miembros de la comunidad denuncian que no pueden ir a trabajar ni hacer trabajo comunitario o hacer mano cambiada, una especie de trueque, para así conseguir alimentos.

Para tratar de reducir el impacto de esta situación, la Fuerza de Tarea Titán del Ejército envió tres helicópteros a la zona para entregar 4.000 toneladas de alimentos y medicamentos a los indígenas afectados. Aunque esto soluciona un poco las necesidades de los afectados, ellos necesitan más provisiones para sobrevivir, por lo que la fuerza pública está estudiando llevar más dotaciones a los embera en el transcurso de los días. Así mismo, las autoridades aseguran que continuarán realizando actividades de desminado humanitario en Bojayá.

Cabe mencionar que, una médica de la decimoquinta brigada del Ejército también hizo presencia en esta parte del norte de Chocó y atendió a 132 personas.

La Asociación Orewa, las autoridades indígenas y comunidades afectadas aseguran que esperan que el Gobierno nacional y organismos de derechos humanos se pronuncien acerca de la situación y los ayuden a poder recuperar la paz en sus territorios.

En particular, hicieron un llamado al Alto Comisionado para la Paz, la Dirección de derechos humanos de la Vicepresidencia, Defensoría del Pueblo, Justicia y Paz, Gobernación del Chocó, las alcaldías de El Carmen del Darién y Bojayá, la Unidad para la Atención y la Reparación a las Víctimas, la Unidad Nacional de Protección y la Fiscalía General de la Nación. Así mismo, pidieron apoyo del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Diócesis de Quibdó.

“Llamamos a las diferentes instancias del gobierno nacional y entidades competentes para que, desde su misión institucional, adelanten gestiones encaminadas a brindar acompañamiento, apoyo y protección efectiva a nuestras comunidades, a fin de lograr que cesen los hechos de vulneración a los derechos humanos que se vienen presentando sobre nuestros indígenas. Seguimos reiterando el llamado a los grupos armados para que respeten nuestra autonomía y nuestro territorio. Somos actores de paz”, dijo la Asociación Orewa.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR