Timochenko reconoce masacre de 34 personas en el Catatumbo: “nos avergonzamos”

En un evento organizado por la Comisión de la Verdad, Rodrigo Londoño aceptó que exintegrantes del Frente 33 de las Farc cometieron el atroz crimen.

El 15 de junio de 2004 un grupo de hombres del Frente 33 de las Farc llegó a una finca ubicada en el cerro Pico de Águila, en el corregimiento de La Gabarra, en Tibú, zona del Catatumbo y asesinó a 34 campesinos.

Sobre los hechos, este viernes Rodrigo Londoño Echeverry, conocido como ‘Timochenko’, en un evento de la Comisión de la Verdad con víctimas de esa masacre, aceptó su culpa y pidió perdón.

“Estamos en Cúcuta con la Comisión de la Verdad, reconstruyendo el contexto de la lamentable muerte de 34 trabajadores de la coca en La Gabarra en el año 2004. Es un hecho atroz del que nos avergonzamos como revolucionarios y del que esperamos algún día resarcir el daño causado”, aseguró el exjefe guerrillero.

En entrevista con RCN Radio, Timochenko agregó: “Es un episodio que se convirtió en una mancha negra, por la muerte de 34 personas menores de 45 años de edad en donde buscamos la reparación de las víctimas, es un proceso que viene realizando en diferentes partes de país”.

Las víctimas de esa masacre fueron un grupo de ‘raspachines’ de hoja de coca que trabajaban en una finca en manos de los paramilitares del Bloque Catatumbo de las Auc. Los guerrilleros llegaron en la madrugada a los alojamientos de la finca, sacaron a los hombres, los amarraron y les dispararon a uno por uno en la cabeza. En el momento de la masacre, no había paramilitares cuidando los cultivos.

El excombatiente aseguró en RCN Radio que para agosto se realizará en la zona del Catatumbo un evento público, con presencia de quienes pertenecían a las Farc junto con los familiares de las víctimas, en donde se darán respuesta a muchos de los interrogantes que tienen padres, madres e hijos de las personas fallecidas en la acción violenta registrada en junio de 2004.

Hace unos días, la Sala de Reconocimiento de la JEP imputó cargos por crímenes de guerra y de lesa humanidad a 11 personas, entre ellos un brigadier general, dos coroneles, dos tenientes coroneles, un mayor, un capitán, dos sargentos y un cabo, y a un tercero civil dentro del subcaso Norte de Santander de los ´'falsos positivos’.

Por su participación determinante en el asesinato de por lo menos 120 personas en estado de indefensión en el Catatumbo (Norte de Santander), presentadas como bajas en combate entre enero de 2007 y agosto de 2008, y así aumentar criminalmente las estadísticas oficiales de éxito militar, la Sala de Reconocimiento les imputó el crimen de guerra de homicidio en persona protegida y crímenes de lesa humanidad de asesinato, y desaparición forzada, ante el ataque generalizado y sistemático contra la población civil.

Los imputados, identificados como máximos responsables en la modalidad de liderazgo por haber dado órdenes sin las cuales las conductas criminales no hubieran tenido lugar de forma sistemática y generalizada, son el brigadier general Paulino Coronado Gámez, quien fue el comandante de la Brigada 30; los coroneles Santiago Herrera Fajardo y Rubén Darío Castro Gómez, antiguos comandantes de la Brigada Móvil 15 (BRIM15); el teniente coronel Álvaro Diego Tamayo Hoyos, antiguo comandante del Batallón de Infantería No. 15 ‘General Francisco de Paula Santander’ (BISAN) de Ocaña, el teniente coronel Gabriel de Jesús Rincón Amado, exoficial de operaciones de la BRIM15 y el mayor Juan Carlos Chaparro Chaparro, excomandante del BISAN.

SEGUIR LEYENDO: