“La maternidad es solo una excusa para hablar de nuestra animalidad”: entrevista con Pilar Quintana

La escritora colombiana ganó el Premio Alfaguara de Novela 2021 con el libro ‘Los abismos’.

Pilar Quintana, autora de "Los Abismos", obra con la que obtuvo el Premio Alfaguara de novela 2021.
Pilar Quintana, autora de "Los Abismos", obra con la que obtuvo el Premio Alfaguara de novela 2021.

‘Los abismos’ es el nombre del nuevo libro de Pilar Quintana, un viaje y encuentro constantes con la mirada miedosa que todo niño tiene sobre la vida, sobre el abandono y la posible ausencia de sus padres en caso de que suceda algo que lo separe de ellos para siempre. El concepto de la muerte desde la perspectiva de la infancia.

La autora desde que era niña experimentó de una u otra manera el desamparo y el abandono por parte de sus padres. En estas páginas plasmó estos miedos creando una atmosfera que llevara al lector a habitar un espacio en la vida de la protagonistas. Para ella la naturaleza tiene misterio y es caótica, al utilizar metáforas entre sus miedos y el actuar del ser humano dentro un ecosistema desconocido busca crear una tensión narrativa, para que ese clima, dentro de la selva de su casa, explique la emoción del personaje.

La herencia literaria con la que carga la autora caleña aparece en este texto, sobre las palabras que reposan en cada página hay algo de su “padre literario”, como lo llama, Andrés Caicedo.

Quintana- quien también es la autora deLa perra’ y que con esa obra recibió el prestigioso Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana- descubrió enQué viva la música’ un referente y el primer acercamiento a la Cali gótica, su ciudad, al Liceo Belalcázar donde estudió y que también fue el espacio en el que Andrés Caicedo narró una parte de su novela más emblemática.

En Infobae hablamos con la autora de esta novela ganadora del Premio Alfaguara 2021.

"Los abismos", Pilar Quintana (premio Alfaguara 2021)
"Los abismos", Pilar Quintana (premio Alfaguara 2021)

-Usted ha mencionado que considera a Andrés Caicedo como su “padre literario”, ¿de qué manera su género influenció en ‘Los abismos’?

Noche sin fortuna, la novela de Andrés, y algunos de sus cuentos pertenecen al gótico tropical, un género también explorado por algunos cineastas de su época, como Carlos Mayolo y Luis Ospina. Soy heredera de esa tradición.

-¿Por qué ‘Los abismos’ son la otra cara de ‘La perra’ desde el concepto de la maternidad?

La protagonista de La Perra tiene un deseo que la ha obsesionado toda la vida: tener un hijo, pero no lo consigue. El personaje de la madre en Los abismos no quiere tener hijos, pero termina teniendo una. Damaris, de La Perra, es una mujer negra, nacida pobre, en el Pacífico colombiano, que se dedica a limpiar la casa de recreo unos blancos mestizos del interior del país. Los personajes de Los Abismos son unos blancos mestizos del interior del país. En un momento de la novela se van a pasar vacaciones al Pacífico colombiano y se quedan en una cabaña como la que cuida Damaris.

-Ernesto Sábato decía que las obsesiones de un escritor siempre han sido muy pocas, y que cuanto menos numerosas más fuertes son, así que, ¿se podría decir que la maternidad es la suya?

Yo diría más bien que mi obsesión es la animalidad del ser humano. La maternidad es solo una excusa para hablar de nuestra animalidad.

-¿'Los abismos’ es una crítica a la idea que se ha vendido de que la maternidad es perfecta?

Es una historia que retrata una forma de ser madre, en contraposición a la idea de la maternidad perfecta, que no conozco ni he visto practicada en la vida real. Todas las maternidad son imperfectas, así como todas las actividades humanas.

-¿Por qué en el libro se abarca el tema de la muerte desde la perspectiva de la niñez?

Porque uno de los miedos más profundos en la niñez es a la muerte de los padres, a quedar huérfanos y desamparados. En Los Abismos una niña descubre el suicidio y teme por su madre, una mujer insatisfecha que sufre depresión.

-¿Qué significa ser niño y cómo vivió esta etapa de su vida?

La niñez es la etapa de crecimiento y formación. Durante estos años somos muy vulnerables, pues todavía no somos autónomos y dependemos de los mayores para sobrevivir. A los niños les toca ajustarse a su familia, así sea tóxica, pues no tienen más alternativa.

-En el libro nos encontramos con metáforas entre la naturaleza y las emociones, ¿por qué hay esta constante relación?

Todas las situaciones de la vida ocurren en un tiempo y un espacio, con ciertas características de luz, color, temperatura, clima... Me gusta que el lector habite en mis historias como en la vida. Pero no se pueden poner descripciones ni atmósferas gratuitas. Deben tener una razón de ser.

Seguir leyendo:


MÁS LEIDAS AMÉRICA