Ministerio de Cultura retira estatuas de Cristóbal Colón e Isabel La Católica de la avenida El Dorado en Bogotá

La decisión fue impulsada debido al intento de afectar el monumento, que se dio el pasado 9 de mayo por parte de indígenas Misak.

Tras los hechos presentados en días pasados en el que indígenas de la comunidad Misak intentaron derribar la estatua de Cristóbal Colón y de la reina Isabel de Castilla, el Ministerio de Cultura retiró las imágenes ubicadas en la carrera 100 con calle 26, cerca al aeropuerto El Dorado en Bogotá.

Las autoridades indicaron que una posible restauración del monumento podría resultar más complicado que trasladarlo. El valor de esta decisión ronda los 26 millones de pesos y desde este viernes se iniciará una mesa de concertación para definir si volverá a exhibirse en ese espacio o si se envía a un museo, conoció Blu Radio. De hecho este espacio de diálogo busca escuchar a comunidades étnicas, historiadores y a otros actores sobre el significado de los monumento.

En la mañana de este miércoles 9 de mayo, tras la convocatoria del Comité del Paro para hacer nuevas manifestaciones en el marco del paro nacional que se vive en el país desde el pasado 28 de abril, cientos de ciudadanos ya se encuentran en las calles.

La Secretaría de Gobierno de Bogotá denunció que un grupo de indígenas Misak intentó derribar la estatua ubicada en la Avenida el Dorado con Carrera 100. De acuerdo con lo que explicó la entidad, los ciudadanos no pudieron cumplir su cometido, pues la Policía Nacional intervino.

En video quedó registrado el momento en el que algunos ciudadanos pertenecientes a la comunidad Misak están alrededor del monumento, mientras que un hombre hace forcejeos con la pieza. En videos grabados por la ciudadanía, desde otros ángulos, se ve a una cantidad considerable al rededor de la estatua.

Por otro lado, ciudadanos denunciaron, en redes sociales que la intervención de la Policía habría sido violenta en contra de los indígenas, y que hubo una barrera humana, hecha por los uniformados, para evitar que el monumento fuera modificado.

El pasado 7 de mayo hacia las 6:00 a.m. miembros de la comunidad Misak, en representación del Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente, (AISO) tumbaron la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada en Bogotá, “quien fue históricamente el más grande masacrador, torturador, ladrón y violador de nuestras mujeres y nuestros hijos”, expresó AISO en un comunicado. El monumento estaba ubicado en la Plaza Rosario, centro de la ciudad.

Describieron el acto como la recuperación de uno de sus espacios más sagrados, tras haber sido “despojados por los sicarios de la conquista y la colonia española”, también agregaron que de Jiménez desciende la élite de Colombia y que, para ellos, ha reproducido problemas como la corrupción saqueo y asesinatos. “Constancia de esto fue la reforma tributaria presentada hace unos días por el Gobierno y derrocada por todos los pueblos unidos en las movilizaciones”.

Se suman a las otras peticiones del paro diciendo que ahora buscan una salud digna, humana e inclusiva. Mencionaron que en ese territorio siembran la memoria de Mama Manela, “mujer hábil para el pensar y el ayudar, ella enseñó a nuestro pueblo a trabajar en grande”. Al lugar llegó la Policía de Bogotá y se llevaron a la comunidad detenida.

En su comunicado enviaron un mensaje a “todas aquellas mujeres que se encuentran sepultando a sus hijos, hoy todos y todas lloramos la pérdida de nuestros hijos en todos los territorios, quienes han caído a causa de una guerra fraticidad que nos han impuesto” y expresaron que recordarán a las personas que han muerto y que son parte del legado.

SIGA LEYENDO