Presidente Iván Duque se reúne con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Los delegados de la CIDH visitarán, en la tarde de hoy, Cali, Tuluá y Popayán. Allí tendrán la posibilidad de escuchar a la comunidad que, desde el inicio del paro, ha denunciado presuntos abusos de autoridad.

Iván Duque con la CIDH
Iván Duque con la CIDH

En la mañana de este martes 8 de junio, el presidente colombiano, Iván Duque, adelanta su reunión, en la sede de la Cancillería, con los representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH. Acompañado de la vicepresidente y canciller, Marta Lucía Ramírez; el embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez, y la consejera presidencial para los Derechos Humanos, Nancy Patricia Gutiérrez, Duque discutirá respecto a la situación que se vive en Colombia desde el pasado 28 de abril, día en el que comenzaron las manifestaciones del paro nacional.

El jefe de Estado se encuentra con la presidenta del organismo, Antonia Urrejola, acompañada por los secretarios ejecutivos Camina Koch, Maximiliano Duarte y María Claudia Pulido. Ante la terminación de la reunión, la delegación de esa entidad internacional se dispondrá a visitar Cali, Popayán y Tuluá, aquellas zonas del país que han sido las más golpeadas por la violencia en medio de las movilizaciones, y en donde se denunció constantes abusos perpetrados, presuntamente, por uniformados del ESMAD de la Policía Nacional.

“Un equipo recogerá testimonios de forma presencial y solo recibirán a quienes se hayan inscrito y recibido confirmación por medio de un correo; en paralelo reafirmamos nuestro compromiso de aceptar a todas las personas. Queremos escuchar a todos y todas pero por las restricciones de la pandemia debemos cuidarnos. La CIDH reitera su compromiso con los colombianos y manifestamos nuestra entera disposición para participar con todas y todos”, dijo la presidente del organismo Antonia Urrejola, a su llegada al país, luego de que la visita se prorrogara previamente.

Esta jornada de reuniones con el gabinete del Gobierno colombiano se une a la que tuvo, el pasado lunes 7 de mayo, con Marta Lucía Ramírez quien aseguró, luego de la reunión, que se había tratado de un “diálogo constructivo y obviamente darle la bienvenida a la Comisión Interamericana a nuestro país donde estarán trabajando por tres días. El mensaje es que tenemos un país con una institucionalidad que funciona, un país que ha estado sometido a una destrucción sin ninguna razón y nos corresponde a todos protegerlo”.

Ante la CIDH, Ramírez aseguró que el gobierno nacional ha respetado la movilización ciudadana, y que ha actuado cuando una minoría de personas ha intentado, según ella, activar el desorden en el territorio nacional, “el Gobierno nacional y nuestro estado es respetuoso siempre de la protesta pacífica tal y como exige la ley y los instrumentos internacionales, pero la destrucción, el caos y todas las amenazas que hemos visto deben contenerse y responderse por parte de las autoridades legítimas (...) desde el pasado 28 de abril, nuestro país ha estado bajo el asedio de unos grupos minoritarios que se han aprovechado de la protesta válida de unos jóvenes para generar caos y destrucción”.

La agenda de hoy, tras la reunión con Iván Duque, continuará a las 2:00 p.m. en la capital de Valle, con un encuentro con voceros de la sociedad civil que expondrán sus testimonios respecto a las denuncias de abusos policiales que, entre otras cosas, incluyen presuntas desapariciones, homicidios y agresiones excesivas. Reuniones de este tipo se llevarán a cabo, como se mencionó anteriormente, en Popayán y Tuluá.

El periódico El Tiempo consultó a expertos que explicaron lo que significa la llegada de la delegación a Colombia, entre ellos, Silvia Serrano, abogada experta en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. La experta aseguró que “para los manifestantes, el hecho de que venga un organismo que evalúa la situación, que tiene garantías de independencia, de autonomía y que el Estado se abra a la posibilidad de recibir sus recomendaciones para la investigación y para la reparación de esas violaciones de derechos humanos, ya es en sí mismo un factor que ayuda a bajar las tensiones y atenuar la crisis”.


Seguir leyendo: