La cepa británica del covid-19 ya está en seis departamentos de Colombia

A poco menos de un mes de la confirmación de su presencia en el país, el INS presentó un nuevo reporte de vigilancia genómica que demuestra el rápido avance de esa variante, considerada más contagiosa.

People wait to board a bus before a three-day lockdown ends on Tuesday in the capital of the country, to curb the spread of the coronavirus disease (COVID-19), in Bogota, Colombia April 12, 2021. REUTERS/Nathalia Angarita NO RESALES. NO ARCHIVES
People wait to board a bus before a three-day lockdown ends on Tuesday in the capital of the country, to curb the spread of the coronavirus disease (COVID-19), in Bogota, Colombia April 12, 2021. REUTERS/Nathalia Angarita NO RESALES. NO ARCHIVES

Las jornadas de protestas contra la gestión del gobierno de Iván Duque no es lo único que avanza a paso firme por el país por estos días. También lo hace la cepa británica del covid-19, cuya presencia fue confirmada por las autoridades sanitarias a mediados de abril pasado. De acuerdo con un reciente informe epidemiológico del Instituto Nacional de Salud, la misma ya estaría presente en seis departamentos del territorio nacional.

De acuerdo con el INS, a casi un mes de su hallazgo en dos pacientes del departamento de Caldas, la variante, considerada más contagiosa pero no por ello más letal, se encontraría también en el Valle del Cauca, Antioquia, Bolívar, Norte de Santander, Cundinamarca y Bogotá. Además, señaló que el linaje brasilero, que comparte esas características de transmisibilidad, ha sido detectado exitosamente en Antioquia, Arauca, Santander, Bogotá y Amazonas.

Para llegar a esas conclusiones, el instituto tuvo que adelantar un total de 2.800 pruebas genómicas en la red de 19 laboratorios con los que cuenta el país en este momento. A causa de estas cifras, surge un resultado de 954 genomas secuenciados hasta el momento y que dan cuenta de la presencia de 61 cepas distintas de covid-19 en todo el país, siendo Antioquia, Bogotá y Valle del Cauca los que más variantes tienen con 28, 25 y 16, respectivamente.

A raíz de esos resultados, la directora del INS, Marta Ospina, advirtió que “es muy importante insistirle a los colombianos que la pandemia no ha terminado, de lo que cada uno haga ahora, depende el comportamiento de la curva en el futuro. Evitar contagios y más fallecidos depende del mantenimiento de las medidas de autocuidado”.

En ese sentido, no sobra recordar que de acuerdo con el último informe del Ministerio de Salud y Protección Social, el país tiene en este momento 94.746 casos activos del virus, incluyendo 16.425 nuevos contagios positivos reportados el día de hoy. Según el mismo, precisamente Antioquia, Bogotá y Valle del Cauca son los territorios que más portadores del virus presenta: 2.304, 5.490 y 1.458 respectivamente.

La situación es preocupante si se tiene en cuenta que, a cierre del 10 de mayo, en el país quedaban disponibles 2.071 de las 12.973 camas disponibles en unidades de cuidados intensivos, UCI, pues 7.727 de estas plazas están ocupadas por personas contagiadas o sospechosas de tener el virus, mientras que otras 3.175 corresponden a ciudadanos que sufren de otras patologías. En este rubro, Antioquia, Bogotá y Valle del Cauca son, nuevamente, tres de los territorios con mayores niveles de uso: el primero tiene libres 74 de 1.473; el segundo 152 de 2.632 y el tercero 142 de 1.205.

En contraste, el más reciente reporte de vacunación apunta que hasta la medianoche del pasado 10 de mayo ya se habían aplicado en Colombia un total de 6.478.808 dosis de la vacuna contra el covid-19, incluyendo 2.440.975 correspondientes a segundas dosis. De este universo, 982.187 han sido aplicadas en Antioquia; 1.237.682 en la capital colombiana y 575.323 en territorio vallecaucano.

No sobra mencionar que las cepas británica y brasileña no son las únicas de interés en el país. Nada más el pasado 10 de mayo, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, ECDC, clasificó a la variante colombiana como un linaje de interés por demostrar cuatro mutaciones distintas que sirven como evidencia para pensar que la misma tiene un impacto en la transmisibilidad del virus. Esto último, sin embargo, todavía debe ser demostrado.

SEGUIR LEYENDO: