Instituto Humboldt presenta claves para la gestión local de los páramos en Colombia

El nuevo informe de la entidad precisa que se deben priorizar programas de educación ambiental que sensibilicen a los habitantes sobre la importancia de este ecosistema.

Páramo de Santurbán. Foto: Colprensa - Vanguardía Liberal.
Páramo de Santurbán. Foto: Colprensa - Vanguardía Liberal.

Colombia posee la mitad de los páramos del mundo, con 2.9 millones de hectáreas distribuidas en 36 complejos. El 50,46 % de los páramos están declarados bajo alguna categoría de área protegida y Parques Nacionales Naturales de Colombia administra el 33,25 % de estas áreas.

Los páramos son uno de los ecosistemas estratégicos del país pues de ellos nacen las principales estrellas fluviales y abastecen de agua a 17 millones de personas, permiten el desarrollo de actividades agropecuarias e industriales en la región Andina, por lo que su adecuada gestión debe ser prioridad para las autoridades locales y departamentales.

Por su nivel de importancia en el país, el Instituto Humboldt realizó una nueva publicación llamada Claves para la gestión del páramo, un libro que visibiliza que se deben priorizar programas de educación ambiental que sensibilicen a los habitantes sobre la importancia del ecosistema y complementar los programas de reconversión de actividades agroproductivas mediante la asistencia técnica.

“Las medidas que se lleven a cabo en los páramos solo tendrán el impacto esperado si se logra llegar a los territorios de manera articulada y con una visión a largo plazo, que plantee una continuación entre periodos de gobierno y logrando convocar a los entes territoriales, los habitantes rurales y urbanos y el sector privado”, manifestó Hernando García, director del Instituto Humboldt.

El proyecto Páramos: Biodiversidad y Recursos Hídricos en los Andes del Norte, coordinado por el Instituto Humboldt y financiado por la Unión Europea, da a conocer una nueva publicación sobre su adecuada gestión en la que se ofrecen recomendaciones y destaca los aprendizajes de cinco años de acompañamiento en la gestión a 11 Corporaciones Autónomas Regionales y 50 entes territoriales vinculados al Proyecto.

Algunas de las claves son: desarrollar procesos de conservación, investigación, educación, restauración, reconversión productiva y gobernanza de estos ecosistemas estratégicos desde lo local.

De acuerdo con la publicación, resulta determinante conocer cuáles son las fuentes financieras disponibles para la puesta en marcha de estrategias de gestión del páramo y cómo se pueden articular para tener un mayor alcance entre varias instituciones.

Es de suma importancia incluir a las comunidades locales mediante acuerdos voluntarios de conservación, pago por servicios ambientales y alternativas económicas sostenibles como los negocios verdes que se consolidan como una opción para reemplazar y sustituir actividades agropecuarias de alto impacto.

Este informe revela que más de 2,9 millones de hectáreas del territorio nacional, distribuidas en 36 complejos de páramos albergan estos reservorios hídricos. Estas cifras convierten a Colombia en el territorio con mayor extensión de páramos en el mundo, donde está concentrada la mitad de estos ecosistemas.

De los 1.123 municipios del país, 400 tienen jurisdicción en los páramos. De este total, 10 cuentan con más del 70 % de su área. Esto indica que es necesario adaptar las directrices nacionales a las realidades locales, construyendo con las instituciones y sus habitantes formas de acercarse a los territorios.

Según datos de la ‘Caracterización poblacional de áreas de páramo’ del DANE, publicada en 2018, se estima que en los páramos habitan al menos 76.218 personas. Sin embargo, la población que deriva su sustento de este ecosistema es de 113.114, entre trabajadores permanentes y temporales.

Cabe recordar que, los ecosistemas de páramo son objeto de especial protección para el Estado colombiano de manera expresa a partir de la Ley 99 de 1993: “Las zonas de páramos, subpáramos, los nacimientos de agua y las zonas de recarga de acuíferos serán objeto de protección especial”.

Actualmente, se consideran una prioridad nacional por ser indispensables en la provisión del recurso hídrico, entre otras razonas asociadas a la diversidad biológica que contienen (Ley 1930 de 2018). De acuerdo con la Ley 1930 de 2018, la gestión institucional de los páramos se adecuará a los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad contemplados en la Constitución Política de Colombia, hecho que implica el trabajo coordinado de las diversas instituciones de orden nacional y regional competentes en la materia.

El informe se puede leer completo en la página web del Instituto.

SEGUIR LEYENDO: