“Tiene unos compañeros que tienen unas claras inclinaciones socialistas”: Tomás Uribe sobre Sergio Fajardo

El hijo del expresidente aseguró, nuevamente, que no será candidato presidencial. De hecho, aseguró que su hermano Jerónimo sería una mejor opción.

Tomás Uribe Moreno, hijo del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, en los últimos meses ha estado en el sonajero de futuros candidatos presidenciables del Centro Democrático. Aunque el empresario lo ha negado en múltiples ocasiones, dejando claro que su único interés, por ahora, es dedicarse a sus empresas junto a su hermano Jerónimo, el tema sigue persiguiendo a Uribe Moreno.

Recientemente, Tomás estuvo en una entrevista con la Revista Bocas, donde reafirmó que no está interesado en la Presidencia de la República, de hecho, declaró que su hermano menor sería una mejor opción. Recordó los regaños de su padre, las investigaciones a sus empresas y que ser el hijo de Álvaro Uribe Vélez no siempre es bueno para los negocios, además, señaló que no le gusta el círculo social de Sergio Fajardo.

Sobre las ideas de su candidatura presidencial, el hijo del expresidente señaló que no está interesado porque es un apasionado por su trabajo, el emprendimiento. “Trato de ser poco dogmático, pero, casi religiosamente, creo en el foco. Por ese foco en lo que estamos construyendo (junto a su hermano) es que no tengo ningún tipo de aspiración política”, recalcó.

Además, Tomás Uribe agradeció a aquellos, como Ernesto Macías, que creen en su padre y en él, pero señala que una decisión como ser Presidente debe partir de la convicción personal, que no es su caso. El hijo del expresidente señaló que toda la idea de su candidatura se dio cuando privaron de la libertad a su padre, entonces del Centro Democrático lo llamaron a él para crear un comité, pero señala que lo llamaron por tener más cercanía con él.

Por esta razón, algunos uribistas empezaron a plantearse que él sería un buen candidato, pero Tomás Uribe reconoce que en ese ámbito, como en la adolescencia con las mujeres, su hermano menor se destacaría más, “va uno a ver y Jerónimo es más simpático que yo. Jerónimo es más querido. Si a mí me dicen, ‘¿usted quién cree que debería ser candidato?’, diría Jerónimo. Tomás es más serio, más antipático, más con el ceño fruncido”.

Foto: COLPRENSA-CHRISTIAN CASTILLO
Foto: COLPRENSA-CHRISTIAN CASTILLO

Señaló que no ha hablado del tema con su madre, para saber su opinión, pero que su esposa, Isabel Sofía Cabrales, sí le dice que “ni loco. Ha estado conmigo en las buenas, las duras y las maduras, y le teme mucho, porque ha visto el sufrimiento que ha atravesado esta familia por la actividad política de mi papá”.

Recordó que tras una entrevista en Semana, en la que Ernesto Macías decía que él debía ser candidato presidencial, muchos periodistas empezaron a llamarlo para cuestionarle si se iba a lanzar a la carrera política, y él solo respondía que no entendía de qué le estaban hablando. Acto seguido, él se convirtió en la portada de una edición de la misma revista, “algunos casos los periodistas publican solamente aquello que concuerda con sus afectos: si quiero a la persona, publico lo positivo; si no, lo negativo. Vicky Dávila publicó todo el expediente de mi papá. Me llama y me dice que le dé la entrevista y, después de ese gesto, le dije que sí. Y luego me cuenta que voy en portada. No sabía si darle las gracias o decirle: ¡Uy, Vicky!, ¡qué es eso tan horrible!”.

Precisamente esa exposición a la opinión pública, contrario a lo que muchos piensan, ha hecho que los hermanos Uribe Moreno tengan problemas en sus negocios. “No hay una pareja de emprendedores tan investigada como la nuestra. Eso siempre quita tiempo. Cuando el runrún en La W es que lo van a meter a usted a la cárcel, ¿con qué cabeza opera uno los negocios? Hay clientes que nos han dicho, ‘me encanta tu propuesta, pero no puedo hacer negocios con una persona públicamente expuesta’”.

Por otro lado, le cuestionaron su opinión sobre el expresidente Juan Manuel Santos, pero Tomás Uribe aseguró que “cuando uno no tiene cosas buenas que decir, es mejor quedarse callado”. Sin embargo, sobre el precandidato presidencial Sergio Fajardo sí dijo que le asusta; “no me gustan sus compañías. Que hoy en día es aliado del expresidente Santos y de su entorno, que tiene prácticas políticas que hicieron mucho daño, como la “mermelada”. No me gusta que tiene unos compañeros que tienen unas claras inclinaciones socialistas”.

Sobre estas declaraciones, Fajardo habló recientemente en Caracol Radio y aseguró que no le preocupa el hijo del expresidente, “no me preocupo por eso, yo conozco a Tomas Uribe y ellos ya decidirán quién los va a representar, yo me preocupo por la convergencia” y agregó que “en términos políticos nunca he tenido nada que ver con Juan Manuel Santos, pero sí creo en los acuerdos de paz”.

Tomás y Jerónimo Uribe. / Colprensa
Tomás y Jerónimo Uribe. / Colprensa

Durante su niñez, los hermanos Uribe Moreno recibieron correcciones por parte de su padre, lecciones que ahora Tomás agradece por haber sido “formativas”. Recordó en la entrevista con Bocas los regaños más recordados en su familia; el primero, “cuando vino de visita el presidente Bush y estaba con las manos entre los bolsillos, hábito que todavía conservo. Mi papá rompió el protocolo. Casi me manda un manazo y me dijo: ‘¡Saque las manos del bolsillo!’”.

El segundo, fue uno dirigido a Jerónimo, a quien no le gustaban los jugos que tuvieran ‘pepitas’, “un día le sirvieron un jugo de fresa con banano. Lo tomó y se vomitó en el vaso. Mi papá se lo hizo tomar y hasta ahí nos llegó el capricho de no me gusta esto o aquello”.

Sobre la relación con su hermano Jerónimo dijo que “hemos tenido discusiones acaloradas por tener diferentes ideas de negocio, pero nunca porque esto es mío y aquello es tuyo, nunca por un peso. Siempre pienso dos equis: cuando voy a comprar una camisa, pienso en dos, para traerle una a él. Y él, igual conmigo”.

Le preguntaron si detendría a su padre para llegar a la Presidencia de la República, en caso de poder devolver el tiempo, pero se mantuvo firme en la convicción de que el mandato de Uribe Vélez era necesario en Colombia. “Mi papá le sirvió bastante al país. Ayudó a poner las cosas en orden y a que los colombianos recuperáramos la esperanza”, señaló.

Sin embargo, si dejó entender que preferiría que su padre se alejara actualmente de la política y se dedicara más a disfrutar su rol de abuelo. “Como hijo, como padre de sus nietos, quiero que comparta más tiempo con ellos, porque, en mi caso, fue muy importante la cercanía de mi abuelo materno; al paterno no lo conocí, porque lo habían asesinado”, agregó que como militante del Centro Democrático sí le gustaría que su padre siga activo, “pero más como un orientador que como una figura de primera línea”.

SEGUIR LEYENDO: