Carmen Rosa, una matrona de 103 años de la comuna 13 de Medellín, recibió su segunda vacuna contra el coronavirus

La centenaria mujer ha superado su segunda pandemia, luego de la gripe española. Doña Carmen fue enfermera del hospital San Vicente Fundación.

Carmen Rosa Rojas tiene 103 años y fue enfermera del hospital San Vicente Fundación.
Carmen Rosa Rojas tiene 103 años y fue enfermera del hospital San Vicente Fundación.

Con la puesta en marcha del Plan Nacional de Vacunación colombiano, las poblaciones con más riesgo de contagiarse y de tener consecuencias fatales a causa de coronavirus han sido las primeras en recibir sus respectivas dosis. En medio del proceso, doña Carmen Rosa Rojas, una matrona de 103 años de la comuna 13 de Medellín, fue inmunizada en contra de la enfermedad que, por el momento, tiene a Medellín en estado crítico.

La historia de Doña Carmen Rosa Rojas fue resaltada por Noticias Caracol, medio de comunicación con el que compartió varias de sus vivencias, entre ellas, su experiencia como enfermera cuando trabajaba en el centro médico San Vicente Fundación, y su relato respecto a la primera pandemia que vivió, con la gripe española.

“Ahora está peor, la gente no hace caso para nada, en cambio en ese tiempo sí hacían caso: se encerraban, se hacía lo que mandaban, en cambio ahora no”, explicó la mujer que, en su labor como enfermera, trató a varias víctimas del conflicto armado. De acuerdo con su testimonio, la mujer recibió, incluso, en su hogar, a personas que resultaron heridas por los enfrentamientos en la Comuna 13, como aquellos que fueron víctimas de la Operación Orión.

“Era la que en muchas veces cogía a esas personas enfermas con dificultades por esos enfrentamientos y era la que los curaba, los ayudaba, hacía de partera a las mujeres cuando iban a tener sus hijos; como le decimos, tiene hasta manos curadoras”, relató Willington Cano, líder social del denominado Equipo Naranja que ayuda a familias necesitadas de la comuna 13, para Noticias Caracol.

La mujer, según le comentó a ese medio de comunicación, solía quedarse en su hogar, haciendo crucigramas para pasar las largas horas de los confinamientos obligatorios para la prevención de contagios masivos, ahora asegura que, con la aplicación de sus dos dosis del medicamento, se siente un poco más segura para salir de vez en cuando. Así mismo, expresó su emoción para volver a ver a sus hijos, nietos y bisnietos, a quienes no veía tan seguido para evitar dificultades en su salud.

“Pues yo me sentí muy bien porque es que los caballos viejos no sienten los garrotazos”, dijo la matrona de la comuna 13 que, ahora, invita a los demás adultos mayores a vacunarse, pues, argumenta ella, es la única forma de combatir la pandemia, además de las medidas de bioseguridad que se vienen manejando desde el inicio de la crisis sanitaria con el uso del tapabocas, el distanciamiento social, y el lavado de manos constante.


Seguir leyendo:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS