Familia de Sara Sofía Galván ofrece recompensa por información que permita localizarla

El dinero fue recolectado entre los allegados a la pequeña que desapareció desde hace más de dos meses en Bogotá.

Sara Sofía Galván, bebé desaparecida desde finales de enero en el sur de Bogotá
Sara Sofía Galván, bebé desaparecida desde finales de enero en el sur de Bogotá

Alrededor de la desaparición de Sara Sofía Galván hay decenas de hipótesis y cada día más personas aseguran haber visto a la pequeña de dos años en algún punto de Colombia. Con el fin de agilizar el proceso, la familia de la niña anunció este 18 de abril que entregará 10 millones de pesos como recompensa a quien entregue “información contundente” que permita encontrarla.

El dinero fue recolectado entre familiares y amigos de Sara que desde finales de enero de este año, cuando desapareció la niña, iniciaron su búsqueda. De hecho, su tía, Xiomara Galván, llegó a Bucaramanga (Santander) el 15 de abril para hablar con diferentes personas que aseguran haber visto a su sobrina en la capital santandereana. Así mismo, adelanta una campaña para encontrar a la menor, que incluye entregar volantes en las calles.

“Me dijeron que había sido vendida en Bucaramanga. Mi hermana se la llevó el 15 de enero y de aquí nos llegó una llamada de una barbería donde aseguran que a principios de febrero a la niña la llevaron esa peluquería a cortarle totalmente el cabello”, expresó Galván al diario La Vanguardia.

En declaraciones dadas al medio santandereano, la tía de Sofía manifestó que espera poder hablar con el alcalde Juan Carlos Cárdenas para que “se una a la búsqueda, porque yo sé que Sara Sofía está viva. En Bogotá sí se han hallado restos en el caño pero no pertenecen a mi sobrina”.

Desde que iniciamos el proceso siempre he pensado que es mentira que esté muerta, no sé por qué lo hacen, por ganar tiempo. Nilson (pareja de la mamá de Sara) en un principio dijo que la niña estaba viva, que mi hermana la había regalado, es una cadena de mentiras que no sé.

Xiomara Galván también dijo al diario que una de sus hermanas, que vive en Girón habló con el barbero, quien aseguró que es la niña. “Pido que compartan la foto, aunque hay indicios de que la niña ya no esté como en las fotos, puede que le hayan cortado el pelo, la vistan como niño. Ahora somos muchos los ojos buscándola y espero tenerla pronto con nosotros”, dijo en La Vanguardia.

Finalmente, la mujer aseguró que no va a bajar los brazos ante esta búsqueda y que su expectativa es convencer a las autoridades para que dejen de pensar que su sobrina está muerta.

Hay que recordar que una de las hipótesis más fuertes respecto a lo que pasó a Sara Sofia es que murió. Esta versión está basada en declaraciones de Carolina Galván, madre de Sara Sofia, y su expareja Nilson Diaz. Ambos han asegurado quela pequeña murió el 27 de enero y tiraron el cuerpo en el río Tunjuelito. La primera en revelar esta versión fue Carolina, enlodando a su expareja.

“A las 6 de la tarde Nilson se para a mirar la niña, cuando él manda a los niños para la sala y me llama: ¡Caro, venga!, cuando yo veo a la niña botando espuma por la nariz, entonces yo me ataqué a llorar y llorar y empezaba a mover la niña para que se despertara y ya no despertó” - Carolina Galván

En el relato de Carolina abundan detalles sobre cómo ambos fueron indiferentes con los síntomas de la niña. También reveló que posterior al deceso, Diaz envolvió a la niña de pies a cabeza con una cobija azul, la metió en un costal y la dejó en la sala. Dos días después, según el relato de la madre, Nilson le confesó que había tirado el cuerpo de Sara Sofía a un caño del barrio Class Roma, en la localidad de Kennedy.

“Me confiesa y me dice: Yo desaparecí el cuerpo de Sarita (...) después le pregunté a Nilson por el cuerpo de la niña. Él se hacía como el bobo, no me quería decir nada, entonces le seguí insistiendo que me dijera dónde estaba el cuerpo de Sarita y él me dijo: ‘Yo lo tiré en el caño’. No me señaló el sitio exacto de dónde tiró el cuerpo de Sarita, a pesar de que yo le insistí que dónde estaba y siempre me decía que en el río” - Carolina Galván

Ante estas declaraciones, las autoridades han emprendido una búsqueda por el río Tunjuelito para buscar el cuerpo de la menor. Recientemente, el 8 de abril, miembros de la Policía Nacional y la Fiscalía sacaron a Díaz de la cárcel por unas horas y lo llevaron a Medicina Legal para la toma de muestras de sangre con el fin de cotejarlas con los rastros hallados en la casa donde vivía con sus hijos.

Luego, el hombre fue llevado al punto exacto donde, según su relato, tiró en una lona blanca el cuerpo sin vida de la menor en el río Tunjuelo, al sur de Bogotá. Por lo que la Policía, con ayuda de personal de la Defensa Civil, seguirá buscando por ese afluente el cuerpo de la menor.

Hasta la fecha, el grupo de rescate asegura que ha recorrido la zona en varias ocasiones sin éxito, por lo que decidió cambiar de estrategia y lanzó varios maniquíes para saber cuál habría sido el rumbo del cuerpo de la menor.

De acuerdo con Ederley Torres, coordinador de emergencias de la Defensa Civil de Bogotá, el sábado pasado se hallaron elementos que son materia de investigación.

“Ayer se produjo un hallazgo de unos elementos que son materia de investigación. Estos elementos hallados fueron entregados a la Policía judicial para que ellos hagan la investigación del caso. La Defensa Civil hizo el hallazgo, pero por cadena de custodia el material se entrega a esta entidad”, dijo el funcionario.

Medicina Legal será la encargada de hacer pruebas técnicas de los elementos encontrados y quien determinará si se trata de la menor.

SEGUIR LEYENDO: