20 armas de fuego y sus municiones fueron hurtadas a una empresa privada de seguridad en Cali

El robo se habría dado sin ningún herido. El alcalde de Cali convocó a una reunión urgente en la mañana de este jueves.

En este espacio fueron robadas las armas
En este espacio fueron robadas las armas

En la noche de este jueves en el barrio Santa Anita, al sur de Cali, se dio un hecho delincuencial cuando ladrones ingresaron a una entidad de seguridad y se robaron 20 armas de fuego, de las cuales 17 son tipo revolver y tres pistolas. La empresa víctima del asalto es Colviseg Limitada y presta servicios de vigilancia privada.

Los delincuentes habrían ingreso vestidos de trabajadores de la empresa y posteriormente intimidaron a los que se encontraban en el lugar para cometer el robo. Después se escaparon en un carro blanco, denunciaron testigos. Además de las armas se llevaron uniformes y equipos de comunicación, todo esto sin haber herido a nadie.

Por su parte el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina alertó a la ciudad y convocó un consejo de seguridad. Hasta el 25 de marzo se han reportado 548 hurtos a establecimientos en la capital del Valle.

Extra ! Ante el robo de 20 armas de fuego a una " Empresa de seguridad " en nuestra ciudad, armamento con el cual la criminalidad podría hacer mucho daño , hemos decidido ofrecer una recompensa de 50 millones para quien nos brinde información y posibilite su recuperación. Además se convocará a las 10 am reunión extraordinaria de seguridad”.

En otro pronunciamiento, el alcalde calificó de “triste” e “inaudito” el hecho y expresó su preocupación porque también se hayan llevado municiones de estas armas. “Por eso yo le demando a la Superintendencia de Vigilancia a que adelante el respectivo control con las empresas de seguridad en Cali”. Agregó que la Fiscalía, la Policía y el Ejército han desplegado unidades de inteligencia para ubicar el armamento.

El coronel Guillen Amaya aseguró que las indagaciones preliminares arrojan de que no hubo forcejo ni ruptura de las cerraduras en el sitio. Tenemos vehículos identificados, inventario del material que fue robado y versiones de testigos. Una de ellas es que los hombres se habrían hecho pasar como vigilantes”, expuso. Además dijo que no comprendía cómo una empresa de estas no tenía las medidas necesarias para prevenir este hurto.

“Se han llevado revólveres Smith & Wesson y Llama, pistolas Jericho y munición que ponen en riesgo la vida de los caleños. No entiendo cómo puede haber una empresa de seguridad sin los requisitos más estandarizados y extremos para tener un armamento de ese tipo. Por eso le pido a la Superintendencia de Vigilancia que adelante todas las medidas pertinentes frente a esta empresa de seguridad”.

Por otro lado, en menos de una semana las cámaras de seguridad en las calles de Cali han dejado en evidencia el modus operandi de los delincuentes para llevarse consigo objetos de valor y dinero a su paso amenazando a sus víctimas con armas de fuego en plena vía pública.

En la noche del martes 13 de abril, la Policía Metropolitana de Cali dio con la captura de un hombre acusado de haber intimidado con un arma de fuego a un taxista hasta despojarlo de su celular y dinero en efectivo luego de que emprendiera la huida y en una persecución lo detuvieran.

El delito habría sido cometido en el barrio Cristóbal Colón, suroriente de la capital del Valle y según información de testigos, el responsable sería de nacionalidad extranjera. En cuanto al taxista, él salió ileso del hecho y además agradeció a los policías que lograron recuperar lo robado. El conductor también e hizo un llamado a la comunidad para que denuncien todos los delitos de los que sean víctimas.

Sobre los hechos ocurridos, el general Juan Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, llamó la atención ciudadana destacando la importancia de que la gente ponga una denuncia formal sobre los delitos para así judicializar a los delincuentes.

Los casos ocurridos entre el 11, 12 y 13 de abril muestran también una intimidación a un grupo de mujeres por delincuentes que les arrebatan de sus manos sus teléfonos celulares.

SIGA LEYENDO