La queja de Maleja Restrepo por la millonaria tarifa en el cambio de unos tiquetes aéreos a Santa Marta

La influenciadora no reveló el nombre de la aerolínea, pero sí colocó una queja formal ante la Superintendencia de Industria y Comercio por la cifra “astronómica” que le pidieron.

Foto: @maleja_restrepo
Foto: @maleja_restrepo

Esta semana, Maleja Restrepo, una reconocida influenciadora colombiana, hizo una queja a través de sus historias de Instagram, a sus más de tres millones de seguidores. El año pasado la creadora de contenido planeaba viajar junto a su esposo a Santa Marta; sin embargo, el covid-19 les cambió los planes y debieron posponer el viaje, afortunadamente, no perdieron los pasajes, pero ahora le pidieron una millonaria suma para redimirlos.

“Durante la pandemia he escuchado muchas historias de problemas con las aerolíneas, hoy les voy a contar la mía”, empezó a explicar la caleña. Según Restrepo, en septiembre de 2020, como regalo de cumpleaños para Sebastián Mejía, su esposo, ella adquirió dos pasajes para ir a Santa Marta con una aerolínea de la que no quiso revelar el nombre.

Sin embargo, cuando tenían todo listo para viajar, se contagiaron de coronavirus, razón por la que tuvieron que suspender el viaje y quedarse en casa cuidándose de la enfermedad. “Me tocó pedir un bono de redención que expira hasta diciembre de 2021, por ahí todo bien”.

Entre risas y mientras aseguraba que le parecía absurdo, la influenciadora aseguró que “quería redimir el bono este fin de semana, pegarme la escapadita con Sebas”. En primera medida, en la aerolínea le dijeron que no había cupos en la cabina económica, en la que había adquirido los tiquetes.

“Entonces dijimos ‘listo, miremos si hay cupo en la otra cabina, ¿cuánto vale en la cabina ejecutiva?’ (risas) Pónganle cuánto me toca pagar, adicional, para ir a Santa Marta el viernes y devolvernos el lunes”, detalló la madre de Guadalupe y Macarena. Restrepo aseguró que le parecía ridícula la suma que le estaban pidiendo para viajar en la cabina ejecutiva, dinero que es adicional al que canceló en el mes de septiembre.

La creadora de contenido hizo una encuesta en sus historias para que sus seguidores adivinaran el dinero que le estaban pidiendo, las opciones eran $1′000.000 o más de $7′000.000, la última opción fue la ganadora por un 62%. Efectivamente, después de un rato, Restrepo confirmó que en la aerolínea le estaban pidiendo más de siete millones de pesos, adicionales, para cambiar sus tiquetes de clase económica a clase ejecutiva.

“Acertaron, más de siete millones, SIETE MILLONES, por cambio de 2 tiquetes a Santa Marta sin incluir lo que habíamos cancelado inicialmente”, reveló la caleña de 35 años.

¿Qué hizo Maleja?

Aunque la mujer no quiso revelar el nombre de la aerolínea en sus historias, sí envió una carta a la empresa para pedir una explicación. Sin embargo, no recibió respuesta por parte de la aerolínea, entonces decidió acudir a instancias legales, por lo que puso su queja ante la Superintendencia de Industria y Comercio formalmente.

El proceso se está llevando a cabo y Restrepo recomendó a sus seguidores que, en caso de tener una situación así, lo mejor era hablar directamente con la SIC para radicar la queja respectiva y evitar que más ciudadanos vivan la misma situación. Además, Restrepo compartió que muchos de sus seguidores empezaron a compartirle historias similares que han vivido.

La ‘escapadita’ ahora es en el interior del país

“Obviamente no vamos a pagar esa cifra astronómica por ir a Santa Marta, así que decidimos que este fin de semana nos vamos a recorrer Boyacá, un departamento maravilloso”, aseguró Maleja Restrepo confirmando que, a pesar del problema con la aerolínea, iba a aprovechar la visita de su madre para escaparse con su esposo.

“Lo mejor es que lo vamos a recorrer en carro, y no tenemos que gastarnos todo ese dinero”, aseguró la influenciadora. Actualmente, la feliz pareja está recorriendo tierras boyacenses y, cada tanto, están compartiendo en sus redes sociales los lugares que han visitado, como el famoso Puente de Boyacá.

Seguir leyendo: