Con liberación de aves y una culebra, la Secretaría de Ambiente de Bogotá conmemoró el Día Mundial de la Vida Silvestre

Más de 600 especies de flora y 200 de fauna habitan los diferentes ecosistemas de Bogotá.

10 tinguas azules fueron liberadas por la Secretaría de Ambiente en el humedal La Conejera. Foto: comunicaciones Secretaría de Ambiente.
10 tinguas azules fueron liberadas por la Secretaría de Ambiente en el humedal La Conejera. Foto: comunicaciones Secretaría de Ambiente.

Con el objetivo de proteger y conservar las especies que se ven amenazadas por la intervención de los seres humanos, el 3 de marzo de cada año se celebra el Día Mundial de la Vida Silvestre. ‘Los bosques y los medios de subsistencia: sustentar a las personas y preservar el planeta’, fue la temática elegida por Naciones Unidas para celebrar la riqueza y belleza de la flora y fauna en el mundo.

Para conmemorar este día, la Secretaría de Ambiente realizó la liberación de diez tinguas, un águila, una torcaza y una culebra sabanera en el humedal La Conejera, después de superar los respectivos procesos de recuperación y rehabilitación en el Centro de Atención y Valoración de la entidad.

“Nos dio mucha felicidad liberar 10 tinguas, un águila y otras especies que habían sido encontradas en la ciudad. Para la Secretaría Distrital de Ambiente es muy importante recordarles a los bogotanos que toda la vida silvestre está mejor libres y en casa. Por más que liberemos a los animales tenemos que invertir muchos recursos y tiempo, y el sufrimiento de estos animales en poderlos rehabilitar para su regreso a la naturaleza”, aseguró la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Bogotá es una ciudad privilegiada al contar con una Estructura Ecológica Principal que está conformada por diferentes escenarios naturales, donde habitan más de 600 especies de flora y más de 200 de fauna (endémicas y migratorias). Humedales, ríos, quebradas, parques de montaña, Cerros Orientales y páramos son algunos de los ecosistemas que convierten a la ciudad en un lugar para albergar la vida silvestre.

“Estas especies son propias de estos ecosistemas y aquí es donde deberían estar, no en las casas de ninguno de nosotros. Esta es una actividad muy importante, recordemos que Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo y que tenemos más de 50.000 especies registradas a nivel nacional”, afirmó el director de Control Ambiental, Camilo Rincón.

La fauna es parte vital y esencial de nuestros ecosistemas, debemos continuar con su cuidado, protección y conservación. Camilo Rincón.

El estado y funcionamiento de estos espacios y de las especies que allí habitan depende del conocimiento y apropiación que cada persona tenga sobre ellos. El valor de la fauna y flora silvestre es incalculable y es parte esencial y activa de los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, científicos, educativos, económicos, culturales, recreativos y estéticos del bienestar humano y el desarrollo sostenible.

Liberación Tinguas Bogotá. Foto: Secretaría de Ambiente.
Liberación Tinguas Bogotá. Foto: Secretaría de Ambiente.

Además, la fauna silvestre tiene un papel importante en el funcionamiento y dinámica de los ecosistemas en los que vive, en procesos tan esenciales como la polinización, la fertilización de los suelos y el movimiento de nutrientes y recursos.

“Le recordamos a toda la ciudadanía que los animales deben estar libres y en casa, no son mascotas y no deben ser traficados”, agregó el director de Control Ambiental.

Curíes hicieron presencia en el humedal La Conejera

La Secretaría de Ambiente anunció que, durante la jornada de liberación, los asistentes presenciaron varios curíes alimentándose en este ecosistema. En Colombia, esta especie se distribuye en algunos humedales de la Cordillera Oriental (Boyacá, Cundinamarca y Santander) desde los 1700 m. s. n. m hasta zonas de páramo a 4000 m. s. n. m. También se ha registrado en sabanas de la Orinoquía, por debajo de los 500 m. s. n. m., principalmente en ecosistemas dominados por pastizales.

De acuerdo con los monitoreos realizados por la entidad ambiental, principalmente en los humedales Torca-Guaymaral, Conejera, Córdoba, Juan Amarillo, Jaboque y Meandro del Say, entre 2017 y 2020 se han realizado 164 registros de 386 individuos.

Esta especie es importante en los humedales debido a que es un controlador biológico de los pastizales de kikuyo, además, hace parte de la cadena trófica para aves y mamíferos carnívoros.

Por último, la administración de la alcaldesa Claudia López hizo un llamado a los ciudadanos para que denuncien los casos de tráfico ilegal de especies silvestres y eviten tener este tipo de especímenes como mascotas, comprar o extraer fauna de los entornos naturales. Así mismo, invitó a apoyar los productos hechos con madera legal, promover el uso sostenible de la flora, reciclar, reutilizar materiales y hacer un buen uso de los recursos renovables y no renovables.

Los bogotanos pueden reportar, a las líneas 3174276828, 3183651787 o 3182154047 o al correo fauna@ambientebogota.gov.co, los casos de comercialización, tenencia o emergencia que involucren la fauna silvestre presente en la ciudad.

Seguir leyendo