Por amenazas del ELN fueron desplazadas 48 familias indígenas en el municipio de Murindó, Antioquia

El recrudecimiento de la violencia en el Urabá antioqueño agudiza la emergencia humanitaria de los pueblos indígenas de esta región al noroccidente de Colombia.

Foto: Organización Indígena de Antioquia (OIA)
Foto: Organización Indígena de Antioquia (OIA)

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) denunció, este miércoles 3 de marzo, que 48 familias del pueblo embera eyábida que habitan el municipio de Murindó, al oriente de este departamento, fueron desplazadas luego de recibir amenazas por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los 168 indígenas de la comunidad Turriquitadó Alto se vieron en la necesidad de abandonar sus resguardos para desplazarse a la comunidad de Turriquitadó Llano, en la que se encuentran refugiados desde el martes

“La emergencia humanitaria registrada en los resguardos Río Murindó y Río Chageradó desde el 2019 ha venido agudizándose con el paso de los días, por las múltiples violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario por parte de actores armados al margen de la ley”, señaló la OIA en un comunicado.

De igual manera, la organización señaló que, los grupos armados que operan en esta zona al noroccidente de Colombia se encuentran en una disputa territorial por este corredor que históricamente perteneció a la guerrilla de las FARC.

La OIA aclaró que, este desplazamiento forzado no se dio hacia el casco urbano del municipio, sino que se estableció al interior del resguardo, como una forma de resistencia de las comunidades indígenas, que no abandonarán sus territorios ancestrales.

La organización indígena, mediante el Sistema de Alertas Tempranas, pudo establecer que por este mismo motivo pueden estar en riesgo de desplazamiento tres comunidades de la zona, la de Gorrojo compuesta por 105 indígenas, Bachidubi por 193 y Coredó por 172, lo que representa un riesgo para estos habitantes, debido a que en la zona el Eln instaló en enero minas antipersona.

Asimismo, se identificó que, a parte de las 48 familias desplazadas, las comunidades que han recibido a estos habitantes carecen de agua potable y alimentos.

A su vez, señaló que por información suministrada por las autoridades indígenas se conoce que se encuentran hacinadas “en medio de una guerra ajena y una pandemia” mujeres gestantes, neonatales, niñas, niños y jóvenes, lo que podría representar una emergencia sanitaria.

“La Organización Indígena de Antioquia (OIA) pide ayuda urgente a las instituciones competentes para que agilicen las entregas de alimentos y para que una misión médica pueda llegar hasta el lugar donde se encuentran las familias desplazadas”, señaló la OIA.

En ese sentido, también hizo un llamado para que una comisión de verificación de derechos humanos confirme los riesgos que padecen, no solo las comunidades desplazadas sino las once que componen ambos resguardos, y el desplazamiento masivo que se está presentando.

Dos soldados muertos y once más heridos dejó un ataque con explosivos de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a un camión militar en una zona rural de Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander, informaron este miércoles fuentes castrenses. EFE/Christian Escobar Mora/Archivo
Dos soldados muertos y once más heridos dejó un ataque con explosivos de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a un camión militar en una zona rural de Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander, informaron este miércoles fuentes castrenses. EFE/Christian Escobar Mora/Archivo

Por último, la organización instó a la Gobernación de Antioquia para que agilice la respuesta institucional con el fin de hacerle frente a esta crisis humanitaria que se está presentando en este municipio.

“Exigimos una vez más, la salida inmediata de los actores armados de nuestros resguardos, así como agilizar todos los trámites y la etapa de alistamiento para iniciar cuanto antes el Plan Nacional de Desminado en territorios indígenas de Antioquia, del Atrato Medio, Occidente y Bajo Cauca antioqueño”, concluyó la OIA.

Minas antipersonales, una de las principales causas de muerte de indígenas en Antioquia

De los 38.000 indígenas que hay en Antioquia, aproximadamente unos 20.000 se encuentran en riesgo, especialmente los resguardos embera eyabida y los zenúes. Esto lo viene denunciando la Organización Indígena de Antioquia desde el año 2017, ya que, luego del Acuerdo Final de Paz, grupos paramilitares ocuparon el territorio donde se encontraba, anteriormente, la guerrilla de las FARC.

Este año han sido varios los integrantes de comunidades indígenas que han terminado heridos o, en el peor de los casos, muertos por las minas antipersonales. De acuerdo con cifras oficiales, el departamento de Antioquia es el más golpeado por los campos minados. Entre 1990 y principios de 2019, se registraron 11.718 víctimas de estos artefactos en el país, de las cuales 2.550 fueron de Antioquia, según Descontamina Colombia, entidad encargada de la acción integral contra estas.

Siga Leyendo:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS