Linda Palma se refirió, nuevamente, a su padecimiento de esclerosis: “no podía ni levantar los cubiertos”

La barranquillera recordó algunos de los momentos más críticos que tuvo que enfrentar en una de las épocas más complicadas de su enfermedad.

Linda Palma, sufre de esclerosis múltiple desde los 21 años.
Linda Palma, sufre de esclerosis múltiple desde los 21 años.

La presentadora y modelo barranquillera, Linda Palma ha sido, durante los últimos años, muy abierta a la hora de hablar de su padecimiento de esclerosis múltiple, enfermedad que la ha acompañado desde 2007, y que la dejó, durante algunos meses, en una cama sin poder moverse. Palma, quien puso como marca personal, en el noticiero de Noticias Caracol, su frase ‘la vida es linda’, recordó, en una reciente entrevista para el programa de Canal Uno, ‘Lo Sé Todo’, nuevos detalles de la condición degenerativa que la ha venido afectando desde hace más de 10 años.

“La tengo desde los 21 años, súper chiquita, fue un 29 de febrero, un año bisiesto, todo estaba medio loco (...) obviamente al comienzo tuve mucho miedo, no quería aceptarlo, duré muchos años sin querer aceptarlo”, inició su relato Linda Palma.

La enfermedad de Linda no tiene cura, y la ha hecho recaer en varias ocasiones, sin embargo, recordó, con especial detalle, aquella vez que, en una fiesta del Canal Caracol, en Cartagena, empezó a sentirse muy mal, muy cansada. La presentadora pensó, en un inicio, que se trataba del calor de la ciudad, sin embargo, al llegar a Bogotá, sus síntomas siguieron, y una salida a desayunar con su novio, Diego Pulecio, vocalista de la banda de rock capitalina, Don Tetto, marcó la diferencia.

“No lograba percibir bien los sabores (...) no lograba coger bien los cubiertos, no lograba comer bien. Me acercaba mucho al plato porque no podía ver bien, no podía levantar los cubiertos que es lo más normal (...) no tenía coordinación. Ese mismo día me dejaron hospitalizada”, le dijo Linda Palma a Lo sé Todo.

Su relación con Pulecio, a quien ella se refiere como un ángel en su vida, se vio en riesgo, pues, en medio de su tratamiento, Linda le pidió que se alejara de ella, en su mente, Linda se sentía ‘cómo una carga’ para él. “Tú no tienes que cargar conmigo, no es tu responsabilidad”, le dijo Palma a Pulecio, sin embargo, y sin dudarlo, Diego decidió, en su amor por Linda, quedarse con ella. “Estoy aquí, y aquí me quedo”, le dijo Diego.

Linda reveló, ante el programa de Canal Uno, que espera casarse con Diego en 2021, luego de diez años de relación.

Palma relató que desde ese día, duró mucho tiempo hospitalizada y, para ese año, en 2017, empezó su proceso de recuperación que, entre otras cosas, incluyó preparación física y reaprender cosas que había olvidado hacer como caminar y hablar.

“Yo tenía mucha fe”, dijo Linda respecto a su proceso de recuperación. La presentadora, aferrada a su fe en Dios, aseguró que, aunque estaba muy segura de que iba a recuperarse, no sabía en cuanto tiempo lo haría.

“Me tocó volver a caminar, recuperar mi motricidad fina, recuperar la capacidad de cepillarme los dientes, de peinarme”, contó Palma quien, al hablar de ello, se conmovió casi a las lágrimas. La presentadora recordó que, incluso, su madre tuvo que bañarla, “me sentaban en una silla para bañarme, y tenían que estar pendientes de mí porque me iba de lado, no tenía la capacidad de mantenerme”.

“Me siento en un 100%”, dijo Linda, cuando la periodista le cuestionó respecto a su estado de salud actual, sin embargo, resaltó que todavía está luchando con aspectos referentes a mantener su equilibrio, especialmente a la hora de hacer uno de sus pasatiempos favoritos: las caminatas ecológicas.

Debido a su inestabilidad, y a las irregularidades naturales de los terrenos de los lugares que visita, Linda asegura que se demora más tiempo del que una persona si esa condición de salud se demoraría, sin embargo, asegura que lo sigue haciendo porque la hace muy feliz.


Siga leyendo: