Congreso de Colombia seguirá sesionando de manera virtual

Varios parlamentarios habían solicitado a la presidencia del Congreso tomar la decisión de volver a las sesiones presenciales con las medidas de bioseguridad pertinentes. Sin embargo, se decidió convocar a sesiones mixtas, por lo que la virtualidad seguirá siendo protagonista.

Plenaria del Senado
Plenaria del Senado

Fueron 17 parlamentarios tanto del Senado como de la Cámara de Representantes quienes solicitaron a la presidencia del Congreso de la República volver a sesiones presenciales, teniendo en cuenta que los contagios de covid-19 han disminuido y que otros sectores ya están retornando a la presencialidad con los protocolos de bioseguridad.

Sin embargo, este 2 de marzo, Arturo Char, presidente del Congreso, informó que seguirán usando de las sesiones virtuales, pero exhortó a los congresistas que deseen participar de manera presencial.

“Las sesiones plenarias del Senado de la República continuarán desarrollándose de manera mixta, entendiendo que el país se mantiene en emergencia sanitaria por covid-19 hasta el 31 de mayo de 2021. Ello, sin perjuicio de la decisión personal del congresista de asistir a la sede física del Senado de la República y participar de manera presencial, dentro de las condiciones definidas de bioseguridad. De igual manera, ello no es óbice para convocar de manera virtual o presencial, según lo que las circunstancias aconsejen o ameriten”, respondió Char.

Las sesiones mixtas, entre virtuales y presenciales, serán entonces la fórmula con la que el legislativo volverá a su trabajo, al menos durante este primer semestre de 2021.

La decisión no cayó bien entre los que pedían volver a la presenciales, entre ellos, la representante a la Cámara Katherine Miranda, quien escribió en su cuenta de Twitter: “¡Inaceptable! ¡Congreso seguirá en cuarentena privilegiada mientras el resto del país sale a reactivar economía! Seguiré yendo al Congreso a cumplir presencialmente mi labor, tal como me lo exige la Constitución y mis votantes”.

En octubre de 2020, el Congreso junto a Positiva Compañía de Seguros S.A./ARL, en coordinación con la Secretaría Distrital de Salud y la Secretaría Distrital de Gobierno de Bogotá, realizaron una inspección minuciosa para encontrar los factores de riesgo prevalentes en el ambiente laboral para garantizar la salud de los funcionarios de la entidad en caso de volver a la presencialidad.

Fue este estudio el que permitió que llegaran las sesiones mixtas, luego de casi siete meses sesionando 100 % virtual. Para el resultado final del informe se tuvo en cuenta la distancia entre las curules, la ventilación natural, las puertas de acceso a los espacios, la amplitud de los pasillos, la distribución de los puestos de trabajo, el proceso productivo, las tareas, los procedimientos, los equipos de trabajo, el tiempo de exposición de jornadas o turnos de trabajo, y la característica del personal que labora en la entidad.

De igual manera, se consideró que en una jornada laboral en el Capitolio Nacional, Edificio Nuevo del Congreso y en otros centros de trabajo del Senado en donde se realizan las sesiones de plenarias y comisiones Constitucionales, Legales, Especiales y Accidentales, en las que se efectúa control político, y se debaten y aprueban proyectos de ley, laboran 108 senadores, 298 servidores públicos de planta, 991 servidores públicos de las Unidades de Trabajo Legislativo, aproximadamente 400 contratistas, 100 personas entre pasantes, Policía Nacional asignada al Congreso, servicios generales, entre otros.

Por lo tanto, para el caso de retomar las sesiones, se recomendó por parte de la ARL lo siguiente:

● Prohibir de forma inmediata la elaboración y/o preparación de alimentos en zonas de cocineta de las comisiones, no destinadas formalmente para este fin y que no tienen control sanitario, así como no consumir alimentos en ningunos de los recintos.

● Prohibir el ingreso de visitantes, debido a que esto incrementa la carga ocupacional de los edificios.

● Prohibir o restringir el uso del sótano, por la no circulación adecuada de ventilación natural.

● Restringir el uso de los ascensores solo y exclusivamente, para personas en condición de discapacidad.

● Ser exigentes en el uso de tapabocas, distanciamiento físico, lavado de manos mínimo cada 3 horas, desinfección de prendas, limpieza de puestos de trabajo, desinfección de recintos y pasillos, control y toma de temperatura.

Seguir leyendo: